Feligreses pagan daños por sismo en templos; imponen cobro de 2 euros por visitar Capilla del Rosario

Ante fracaso de reconstrucción de iglesias y conventos luego de los sismos de septiembre de 2017, sacerdotes han retomado los gastos para la reparación de los graves daños con cargo a su feligresía. El Templo de Santo Domingo ha implementado el donativo de 2 euros para extranjeros y nacionales que entren a la Capilla del Rosario, joya barroca bautizada por el Papa Juan Pablo II como “el relicario de América”.

La Dirección de Conservación de Bienes Culturales de la Arquidiócesis de Puebla denunció que los sismos de 2017 y 2018 que provocaron profundos daños de los más de 584 templos, falta la mitad por reconstruir y existen templos donde ni siquiera se cuenta con proyectos, como la Iglesia de Belén en la 4 poniente y 7 norte.

A tres años de los siniestros contrastan también experiencias comunitarias exitosas, como en la iglesia de La Merced cuya feligresía popular asegura que “La fe movió montañas y levantó muros”. Con colectas de sacerdotes mercedarios y cooperaciones de fieles se logró una de las reconstrucciones, levantamiento y reparación más impresionantes del templo que fue exhibida hace días, en su recién fiesta parroquial.


Imponen donativo de 2 euros en Capilla del Rosario

Desde hace semanas la visita a la Capilla del Rosario considerada como una maravilla mundial conocida también como “la casa de oro” —porque todas las paredes, desde abajo hasta lo más alto de la cúpula, están decoradas con láminas de oro sobre estuco— ha dejado de ser gratuita.

Un sacerdote y una cadena amarilla custodian la entrada a la capilla de suntuosa decoración en la que no hay un hueco libre de adorno y obras de arte. La urna dorada para limosnas soporta el cartel donde se especifica que los donativos son de 20 pesos, 2 dólares o 2 euros a visitantes nacionales y extranjeros.

Junto, el pizarrón con la leyenda “su donativo será para la restauración del templo” exhibe 11 fotografías que dan cuenta de grietas y cornisas que están por desprenderse del inmueble que consta en el “Inventario de Arte Religioso 2017-Daños por los sismos en los templos de la Arquidiócesis de Puebla”, cuyos detrimentos fueron clasificados como graves con la clave 211140011255.

El párroco dominico Rodolfo Segura Garrido en entrevista confirmó que la colecta no es solicitada para lucro sino para paliar las afectaciones que a tres años del temblor no han podido ser reparadas.

“Si ya investiga la que sucedido en templos en Puebla tras el temblor entonces ya comprende lo que pasa aquí”, refirió el sacerdote parco y molesto ante cuestionamientos.

También señaló que la feligresía que acude al templo dominico del siglo XVI y XIX no “necesita rezar en la Capilla del Rosario” y que el acceso no se niega, basta con decir que no se tiene el dinero; aunque la presencia del sacerdote que custodia la entrada disuade la entrada a familias que sólo pueden contemplar la maravilla de lejos.

La mitad de templos sin concluir reparaciones: Arquidiócesis

La Dirección de Conservación de Bienes Culturales de la Arquidiócesis de Puebla sostiene que los avances de la Reconstrucción de Templos afectados sismos del 2017 y 2018 que provocaron profundos daños en el patrimonio cultural de la Arquidiócesis no va más allá del 50 por ciento.

De acuerdo al Observatorio Nacional de la Conferencia del Episcopado Mexicano, la diócesis más afectada en todo el país, con 584 templos dañados fue la Arquidiócesis de Puebla, templos ubicados en 4 de 6 zonas pastorales. A la fecha en toda la Arquidiócesis falta el 50 por ciento de su restauración, el 34 por ciento en proceso y el 16 por ciento se encuentran aún con daños de mecánica de suelo, daño estructural, entre otros.

Pese a INAH, reconstrucción avanza

El temblor de 7.1 grados del 19 de septiembre ocasionó daños severos en el Templo de Nuestra Señora de la Merced y Conjunto Conventual. Con la clave 211140013246 el grado de afectación alto quedó registrado en el Inventario de Arte Religioso de la Arquidiócesis de Puebla.

El INAH designó a la empresa Torno para reparar los estragos al templo del siglo XVII, que sólo logró cumplir en un 50 por ciento antes del incumplimiento del pago del INAH (actualmente pendiente), la obra fue abandonada no sin consolidar “lo más posible”. Se repararon arquerías, fracturas, se cambió el enladrillado roto por el temblor de columnas y muros e inyectó los contrafuertes de paredes del templo separadas.

Al retirarse la empresa por falta de fondos, el párroco rector del templo, fray Octavio Escobar Rangel tomó la decisión de retomar los trabajos. “Teníamos que escoger entre dejar que se cayera el templo o hacer un esfuerzo mayúsculo, y con el compromiso de “no hacerlo al ahí se va”, confesó.

Rifas que iban desde enceres domésticos hasta autos y refrigeradores, cooperaciones voluntarias de feligreses y personas solidarias – nacionales y extranjeras— amigos de frailes se logró avanzar en la reconstrucción que había quedado a la mitad, contrastando las experiencias comunitarias.

Con más de 2 millones de pesos y un proceso de investigación de fotografías antiguas del interior del templo, el trabajo la reconstrucción se transformó en un trabajo de rescate a cargo de maestros artesanos originarios de Cholula de San Matías, expertos en técnicas originales, que lograron avanzar  un 40 por ciento más a la intervención del templo dañado.

“Se rescató no solo la técnica, también en la propia iglesia se implementó un taller para elaborar a mano las ornamentaciones. La intención es devolver al templo de La Merced el estado original y la belleza con la que fue concebida, devolverle su estado primero” señaló el sacerdote.

El impresionante y bello templo a la fecha tiene pendientes la reconstrucción de altares laterales y bóveda del coro, pero aún existen fracturas en arcos que tiene que ser consolidados.

En junio pasado, el ex titular del Centro INAH Puebla, Ambrosio Guzmán Álvarez, denunció que había irregularidades dentro de la dependencia en los trabajos de reconstrucción de inmuebles históricos afectados por los sismos de septiembre de 2017, incluso anunció la solicitud de apoyo a la unidad de Inteligencia Financiera para que se iniciara una investigación sobre los supuestos malversados recursos públicos.