Sábado, noviembre 27, 2021

Fechas FIFA y un Tri de balón cuadrado

Destacadas

A dos meses de su despenalización, Puebla sigue criminalizando el aborto con 4 carpetas de investigación

A dos meses que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puso fin a la criminalización del...

City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan atentaría contra la Reserva Estatal Sierra del Tentzo: Semarnat

El Desarrollo inmobiliario City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan del Grupo Proyecta pondría en riesgo la Reserva Estatal Sierra del Tentzo,...

No hay ninguna intención de cambiar al auditor superior del estado: Sergio Salomón

El gobierno del estado presentó al Congreso local una reforma constitucional que tiene como objetivo ampliar la regulación sobre...

En torno a las fechas FIFA impuestas por el organismo máximo a todas las federaciones bajo su dominio -que comprenden el planeta entero- existen dos posturas divergentes. De un lado está una abrumadora mayoría de cronistas y comentaristas -no futbolistas ni directores técnicos en activo, cuya opinión por lo visto sale sobrando- que las asumen como un hecho consumado y se dedican a ejercer su oficio sin remilgos: la noticia, la crónica, la entrevista, el comentario o, con más frecuencia, la chismografía en torno a jugadores y equipos.

En el otro polo están los escasos pero incisivos opositores a las políticas de doña FIFA en general y de las fechas de marras en particular. Se atreven a analizarlas desde su origen y extraen polémicas conclusiones: la FIFA, aunque afirme que las creo “para ordenar el calendario mundial”, sólo busca recaudar cuanta lana le sea posible dándole otra vuelta a la tuerca a cambio de perturbar la marcha normal de los torneos domésticos y obligar a cientos de futbolistas a sumar horas de vuelo por docenas convocados por sus respectivos seleccionadores. Convenientemente, el organismo rector se embolsa una cuota por partido internacional jugado y les prohíbe a las federaciones dejar en blanco una fecha FIFA.

En vista de lo cual, mejor ocuparnos de lo ocurrido esta media semana –las fechas FIFA van de miércoles a martes-, empezando por los penosos resultados del viaje de la Selección a Norteamérica (viaje, sí, porque la mayor parte de los mexicanos vivimos al sur de trópico de Cáncer, es decir, en Mesoamérica o, lo que es lo mismo, América Central).

- Anuncio -

Cero y van tres. Lo que se vio el viernes en Cincinnati fue un Tri desvaído y lleno de agujeros, y a Gerardo Martino sumar su tercer revés consecutivo ante la selección de Estados Unidos, como si ésta se empeñara en vengar la fuga hacia el sur del DT que acababa de coronar campeón de la MSL al equipo de Atlanta. Pero más que un desquite particular contra el Tata, lo sucedido el viernes simplemente confirma la nefasta gestión  de los mandamases del futbol nacional, gavilleros sólo capaces de pactar aquello que conviene a sus bolsillos. Encierra un agudo simbolismo que los goles estadounidenses los hayan marcado dos hombres que juegan en equipos punteros de Europa -Pulisic en el Chelsea (74´) y McKennie en la Juve (85´)-, mientras fracasaban las medianías mexicanas que sobreviven como suplentes en formaciones medianas del Viejo Continente –en este caso El Tecatito y Héctor Herrera, porque Guardado y Láinez ni siquiera jugaron-; y los que sí son más o menos fijos en sus equipos –Edson Álvarez en el Ajax y el Chucky Lozano en el Nápoli- se fueron apagando conforme el aluvión gringo del segundo tiempo exhibía la mediocridad del representativo nacional y el pésimo desempeño de sus dos laterales –peor, si cabe, el “Chaka” Rodríguez que Gallardo, con todo y que el carril de éste fue una autopista sin aduana para el moreno Weah, rapidísimo y hábil bajo la lluvia del segundo tiempo, ciertamente menos intensa que el dominio abrumador ejercido por los norteamericanos ante el azoro sin respuesta de los pupilos de Martino.

No significa lo anterior que México, con todo y la pérdida del invicto y del liderato, corra el riesgo de no estar presente en Catar 2022, pues nos bendice la zona geográfica del balón cuadrado. Lo que debiera preocupar, y mucho, es el futuro de nuestro futbol, librado a los caprichos de una (des)organización cuya única meta es llevarse todo el dinero posible lo más pronto posible, desentendiéndose de cuanto tenga que ver con el decoro deportivo y despreciando cualquier mínimo intento de formar jugadores. En Cincinnati se vivió con toda crudeza el extravío de un equipo oxidado –verifique usted el promedio de edad de la formación del viernes-, con Ochoa abandonado a su suerte por una zaga lentísima a pesar de su relativa juventud y prácticamente sin medio campo –Edson será, cuando mucho, un buen volante escudo–. Y adelante, Jiménez no está aún en ritmo, Corona lo perdió hace tiempo y Lozano, muy aislado, acabó naufragando. Y si es verdad que el Tri pudo anotar en la primera mitad –El Chucky obligó al arquero Stephen a su mejor intervención y Tecatito malogró un magnífico servicio del primero con infame tornillazo con el marco a su disposición-, también lo es que Estados Unidos apabulló en el segundo tiempo y hasta pudo golearnos, de modo que el 2-0 resulta justo reflejo de lo ocurrido.

Tabla y perspectivas. Así las cosas, EU pasó a liderar la clasificación con los mismos 14 puntos que tiene México pero mejor diferencia de goles (+3 contra 0) y Canadá, que se deshizo con apuros de Costa Rica (1-0 en Edmonton) les sigue con 13, siendo Panamá (vencedor 2-3 de Honduras) el ocupante del último puesto de clasificación directa con 11, lejos de los 6 puntos que tienen ticos, jamaiquinos y salvadoreños (éstos dos igualaron 1-1 en el Cuscatlán), y reservando para Honduras (3) el cabús del chirriante ferrocarril de la Concacaf.

Mañana, México intentará sacarse la espina en Edmonton ante ese Canadá donde brilla el temible Alphonso Davies, Estados Unidos visita a Jamaica en Kingston, Panamá recibe a El Salvador y Honduras se mide en San José con los ticos.

Conmebol. Mientras lo anterior mantiene ocupados a los del balón cuadrado, Sudamérica cubría, sin grandes sorpresas, una fecha más de su extenuante eliminatoria mundialista. Nada perturba la marcha invicta de Brasil, por más que le haya costado riñón y medio deshacerse de Colombia (1-0, anotado por Paquetá a falta de 17´), y Argentina, por el mismo marcador pero en calidad de huésped, confirmó la declinación de la envejecida celeste uruguaya (Di María a los 7´). Como puestos de acuerdo, otro 1-0, éste por cuenta de Ecuador, que se lo aplicó en Guayaquil a una voluntariosa Venezuela. Y en el colmo de la tacañería otro marcador mínimo, que le permitió a Chile salir con banderas al aire de Puerto Sajonia, en Asunción. La única pizarra discordante da fe de una amplia victoria peruana sobre Bolivia (3-0 en Lima).

Brasil encabeza la procesión con 34 unidades y le sigue Argentina con 28, ambos con un partido menos que el resto, Ecuador es tercero con 20 y le siguen Chile, Colombia y Uruguay, los tres con 16, y tras ellos Perú (14), Paraguay y Bolivia (los dos con 12) y por último Venezuela (7).  Pero siete goles en cinco partidos, la obsesiva repetición del 1-0 y la dichosa posesión en vez del atrevimiento y la gambeta pintan fielmente la realidad actual del futbol sudamericano, ese páramo que alguna vez fue jardín florido.

GP de Brasil. Fue lo que se conoce hoy como una carrera táctica, afectada por tres interrupciones –la primera con auto de seguridad y las otras dos virtuales- e incontables cambios de neumáticos. Pero fue, sobre todo, una exhibición memorable de Hamilton. Mercedes se había jugado el albur de una doble penalización por cambio de motor, de modo que Lewis partió 20º en la carrera sprint del sábado –ganada por Bottas con Verstappen como escolta- y 10º en el GP dominical. El primer día remontó hasta terminar 5º, y ayer, a mitad del recorrido, se plantó mano a mano con el bólido holandés y fue ese duelo lo que le puso su picante a la carrera hasta que en la vuelta 59/71 el Mercedes impuso su tremenda potencia y dejó atrás al Red Bull de Max. Iba a llevarse el inglés el punto adicional destinado a la vuelta más rápida, pero el Checo Pérez la hizo y se lo impidió justo en el giro final, luego que le calzaran a su auto las llantas rojas.

Aunque esta vez no hubo podio para el tapatío porque cuando rodaba delante de Bottas lo llamaron del pit y perdió la posición. Leclerc terminó 5º y Sainz 6º, lo que descuelga a Ferrari del asedio de McLaren –sólo Norris rescató el puntito destinado al 10º- en la disputa por el tercer escalón del mundial de marcas (287.5 por 256 favor Ferrari).

El mundial de pilotos continúa encabezándolo Max Verstappen (332.5) catorce puntos arriba de Lewis Hamilton (318.5), con Bottas y Pérez detrás (203 y 178). Y en el de constructores Mercedes (521.5) aumentó su ventaja sobre Red Bull (510.5). Restan sólo tres fechas, pero el espectacular repunte de la Mercedes y Hamilton, que ayer se devoraron a la dupla Red Bull-Vestappen de manera espectacular, promete un cierre de año altamente emotivo.

- Anuncio -

Ultimas

Cabildo autoriza al edil Eduardo Rivera solicitar al gobierno estatal 14.8 mdp para obra pública

El Cabildo capitalino autorizó al edil Eduardo Rivera Pérez solicitar al gobierno del estado apoyo financiero de “recursos no...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -