Fallece custodio con 30 años de labor del INAH; era una pieza necesaria de reconocer, dice director del Museo Fuerte de Guadalupe

foto: Es Imagen

Este día falleció Ricardo Manuel Apango Díaz a los 73 años de edad. Durante 30 años se desempeñó como custodio de Museos en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) siendo un ejemplo del trabajo comprometido, puntual, de la forma en que también en instituciones como esta poseen a trabajadores como él.

Todos los días, desde hace tres décadas, hacía sus actividades de limpieza y vigilancia en el Centro INAH de Puebla. Su labor, desempeñada en el Museo Fuerte de Guadalupe, fue siempre comprometida: “de aquellos que no dan excusa y hacen lo que no les toca”.

Oriundo de la junta auxiliar de La Resurrección, Ricardo Manuel tuvo unos días de descanso. “Entraba el martes, se puso mal y falleció el miércoles de un problema cerebral”, cuenta Miguel Ángel Díaz Sánchez, coordinador del Museo Fuerte de Guadalupe.


Con él, cuenta durante una breve entrevista, hay una historia particular que inició con el papá de Ricardo Manuel, y que continuó con él durante 30 años, siendo “una pieza importante del INAH, que es necesario reconocer”.

“Era comprometido, de un carácter extraordinario”, dice Díaz Sánchez, al señalar que era de “aquellos que se quedan hasta el último momento”.

En ello coincide Guadalupe Tlapa, ex compañera del Museo Fuerte de Guadalupe, quien hace 10 años conoció a su compañero custodio: “era un personaje trabajador, que daba armonía al centro de trabajo”.

Como custodio, cuenta el coordinador del museo, Ricardo Manuel era no solo vigilante, sino jardinero, carpintero, el que “resolvía una y mil cosas”, ayudante y presente, hasta el último instante, de las exposiciones que se abren en el recinto del INAH.

Miguel Ángel Díaz, incluso, reconoce que, a 38 años de laborar en el Centro INAH Puebla, son pocos los trabajadores que tienen esa antigüedad, como las tres décadas que cumplió don Ricardo Manuel.

Por ahora, por la contingencia causada por el Covid-19, don Ricardo Manuel no será despedido por sus compañeros del museo; seguramente -como advirtió el director del Fuerte de Guadalupe-, se le recordará en noviembre próximo cuando forme parte de la ofrenda que lo traerá a la memoria de los suyos.