Facundo Rosas revela que fue citado a comparecer por “Rápido y Furioso”

Facundo Rosas Rosas, quien fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal durante el sexenio del fallecido, Rafael Moreno Valle Rosas, informó que se desistió del amparo que tramitó ante una posible orden de aprehensión y aclaró que declaró ante la Subprocuraduría Especializada en la Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por la operación Rápido y Furioso.

A través de Twitter, el exfuncionario estatal admitió que solicitó un juicio de garantías por que en el citatorio que recibió a principios de mes para que compareciera no se precisaba el número de carpeta de investigación ni en calidad de qué figura se requería su presencia ante el Ministerio Público federal.

Aseguró que fue citado como testigo y no como indiciado por el operativo Rápido y Furioso, realizado en 2009 por el cual el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa permitió el ingreso de miles de armas de Estados Unidos a México con el supuesto fin de detectar a los cárteles que adquirían arsenales de aquel país.


Facundo Rosas Rosas no ofreció detalles sobre su declaración ante la Representación Social de la Federación, pero sí aprovechó su mensaje para deslindarse de las acusaciones que le hizo en una rueda de medios el gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta, quien lo tildó de “delincuente” y “criminal”.

El también excomisionado de la Policía Federal respondió que el gobernador hizo declaraciones correspondientes a alguien que “ignora las leyes y sus funciones, apartándose de su responsabilidad como titular del Poder Ejecutivo estatal de velar por la presunción de inocencia.

Entre otras cosas, Facundo Rosas Rosas reveló que pagó una multa por 500 mil pesos por la represión que el 9 de julio de 2014, al mando de la Policìa Estatal, ejerció contra el pueblo de San Bernardino Chalchihuapan, dinero que habrìa sido entregado a Elia Tamayo Montes, madre de José Luis Alberto Tehuatlíe Tamayo, el niño de 13 años asesinado por la corporación.