Con mensajes amenazantes, delincuentes intentan extorsionar a maestros en la Sierra Negra y Huauchinango

Con mensajes amenazantes colocados en escuelas públicas, delincuentes pretenden extorsionar a docentes y directivos de las mismas, acusó Jorge Cabrera Cantero, vocero en Puebla de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Exhibió que esta situación se presenta principalmente en la Sierra Negra y la región de Huauchinango, y que son cuando menos cuatro casos de ese tipo los que han registrado en lo que va del presente año.

“Incluso hubo un director baleado y a partir de ahí se empezaron a mover algunos mensajes por medio de las escuelas, por medio de alguna cartulina en las que les decían que ya sabían dónde trabajan y cuánto ganaban y  pues, como ellos dicen comúnmente, que se fueran mochando con una parte”.


Por temor, algunos maestros no presentaron la respectiva denuncia ante la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE). Pero aquellos que sí lo hicieron, a la fecha no han conocido avances de las investigaciones.

Cabrera Cantero indicó que tampoco se ha aplicado alguna estrategia para protegerlos en los traslados, ya que en estos sufren asaltos.

Al respecto, Juan Durán Martínez, también integrante de la CNTE, añadió que los delincuentes usualmente detienen las unidades del transporte público en las que viajan los profesores y los atracan, pero también ocurre cuando los maestros van por caminos rurales.

Denunció que este tipo de incidentes se registra con más frecuencia en la zona de Izúcar de Matamoros, donde los educadores han sido despojados principalmente de sus computadoras portátiles.

Mientras que en el “triángulo rojo”, exhibió Jorge Cabrera, son cientos de maestros los que ya han pedido su cambio a la Secretaría de Educación Pública (SEP), pero no hay suficientes lugares para moverlos a todos.

“Por eso hemos estados pidiendo, desde administraciones pasadas, que se cree un programa de seguridad en las escuelas, en todas las comunidades porque sí hay mucho temor”, comentó al pedir que desde las Coordinaciones Regionales de Desarrollo Educativo (Cordes) se diseñen las formas de proteger a los docentes.