Lunes, mayo 10, 2021

Experto: además de biografiar a José Manzo, Galí hace una historia del arte de Puebla

Destacadas

Pese a veda, “Bulnes Arquitectos” perfora pozo profundo para dotar de agua a la lujosa torre en espiral de Vía Atlixcáyotl

A pesar de la veda que existe por parte de la Conagua, el desarrollo inmobiliario “Bulnes Arquitectos”, que construye...

Segundo atraso del IEE en aprobar listas de candidatos rezaga inicios de campaña en Morena

Por segunda ocasión en menos de una semana, el Instituto Electoral del Estado (IEE) retrasó la aprobación de la...

Ha ocurrido un intento de linchamiento cada 3 días en Puebla durante 2021

En promedio cada tres días ocurrió un intento de linchamiento en Puebla durante el primer cuatrimestre del año, eventos...

El libro José Manzo y Jaramillo, artífice de una época (1789–1860) de la historiadora del arte Montserrat Galí Boadella, es un parteaguas en la historiografía local porque retrata a un artista y a su época, porque hace una historia del arte local y revisa además las fuentes documentales, a las que incluso cuestiona, opinó el investigador Arturo Aguilar Ochoa.

Al comentar el libro de la catedrática de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), señaló que a través de sus páginas el lector puede conocer a un artista y dimensionar su valor. “(A José Manzo) le queda corta la categoría de artista, pues fue un creador polifacético. Fue pintor, dibujante, grabador, arquitecto que tuvo en sus manos proyectos como la penitenciaria o la remodelación de la Catedral, además de orfebre y cincelador, sobre el cual no hay paralelismo en su época”.

Incluso, Aguilar Ochoa dijo que si a José Manzo se le compara con otros artistas de la época como Manuel Tolsá y Francisco Eduardo Tresguerras, quienes integran una “triada que representa el paso del antiguo régimen a la modernidad”, el poblano los “supera porque tiene actividades más amplias”.

- Anuncio -

“Tolsá tuvo varias actividades, no solo fue escultor y arquitecto, pero Manzo los supera. Si bien Tresguerras es de provincia y esto lo une a Manzo, el primero es individual y solitario, con un carácter romántico, mientras que el otro fue un hombre integrado con la sociedad que encontró apoyo y protección con otro personaje inteligente, abierto y culto como lo fue el obispo Francisco Pablo Vázquez”.

De igual forma, el también historiador del arte coincidió con la hipótesis de Montserrat Galí sobre que Manzo era un hombre ilustrado y moderno, que a diferencia de Tolsá tuvo más discípulos porque era carismático y establecía una empatía directa con sus alumnos.

Resaltó que con este libro publicado por Ediciones de Educación y Cultura, Fomento editorial de la UAP y la madrileña Trama editorial, la autora “repasa la historia del arte de Puebla” a través de la figura de José Manzo y su contexto, así como del apoyo que recibió por parte de sus contemporáneos.

“(Galí Boadella) no solo narra la biografía de Manzo sino que lo deja implicado en los acontecimientos. Da una historia personal y una historia del arte, la cultura y la sociedad poblana, y a partir de ahí, aborda la industrialización, la economía, la independencia, los cambios de estilo, los inicios del romanticismo”, indicó.

Continuó que por tanto, un libro así no se había publicado en Puebla y aseguró que no se tenía una historia del arte desde lo hecho por Francisco López de Salazar. “No encuentro otro (libro) que toque el contexto con la figura de un personaje que toca lo que sucede en Puebla en esa época”, insistió.

Refirió que a través de lo investigado por la autora, no sólo descubrió a José Manzo sino a otros artistas de la época como José Nava, José Viveros, Miguel Jerónimo Zendejas y José Zacarías, entre otros, a la par de la creación de una sociedad patriótica y la academia de dibujo que sería la Academia de Bellas Artes de Puebla.

Además de conocer la historia del artista y de lo que ocurría en Puebla en los años 70 del siglo XIX, Arturo Aguilar dijo que, como historiador del arte, aprendió como escribir Historia del arte.

“Reconocemos a algunos maestros y entre ellos Montserrat Galí quien enseña como investigar de manera rigurosa y profunda. Regala en el libro los trabajos de Manzo, es decir, las obras que él realizó en los diversos campos del arte, pues no se reduce a su trabajo en la orfebrería y la escultura, sino que presenta más imágenes con una historia detrás. Es un trabajo aparte que hay que reconocer: el permiso, la reproducción y lo que lleva realizar el libro”.

Definió que este libro de Manzo, el cual se adquiere en las librerías universitarias, debe tomarse como un estudio “de la historia del arte en general y en concreto de la historia del arte que no sucede en el centro de la Ciudad de México, sino en provincia”.

Ello, agregó, porque la academia suele incurrir en un error, que es el considerar que la historia y los acontecimientos suceden a partir de la Ciudad de México, cuando no es así. “Es un reclamo de Montserrat y tiene toda la razón. La investigación se sigue haciendo desde el centro cuando hay mucho por investigar más allá, en la provincia, tal como lo era José Manzo”.

Por último, el académico del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” destacó que el tercer punto a destacar en esta publicación es la forma adecuada en que su autora “conoce y repasa” las fuentes informativas, a las cuales las “toma e interpreta, revisa y tiene presente”.

Incluso, concluyó Aguilar, cuestiona esas fuentes pues habla de un momento de transición y explica a un personaje, entendiendo lo que implicaba un cambio en la industria, y en la adopción de técnicas nuevas que no se veían como algo que mejoraría la producción artística.

“Son líneas que son un regalo para aprender de Puebla, del personaje y de la historia de Manzo como constructor de Puebla y de su vanguardia en el arte, que se inspiran en lo surgido por las luchas políticas desencadenadas por la Revolución Francesa”, cerró.

El libro es una obra abierta, dice su autora

Para su autora, Montserrat Galí Boadella, el libro José Manzo y Jaramillo, artífice de una época (1789–1860) implicó muchas horas de trabajo y de indagación, que incluyó la revisión que hizo sobre las cartas del artista, que enriquecieron el material pues permitieron descubrir la interioridad del personaje.

Afirmó que este volumen de más de 600 páginas e ilustraciones es una “obra abierta” que apertura otras vías de investigación. Definió que no obstante su carácter académico puede ser leída “por cualquier poblano que se interese por su ciudad”.

“Es algo que puse en práctica y que ya había esbozado. (El libro) se acerca a la antropología, al trabajo de campo como un aspecto necesario en el historiador del arte, que tiene que visitar los escenarios de los acontecimientos o personajes que se narren.

“Como trabajo de antropólogo recorrí los lugares en los que había vivido Manzo. En Francia descubrí la ubicación del barrio donde vivió, incluso la calle. Hice el recorrido para descubrir cuál podría ser el modelo que uso para la penitenciaría: lo descubrí caminando por París”, contó la estudiosa del arte.

Galí Boadella, quien además estudió música en Barcelona y Munich, mencionó que publicar un libro como este se logra “cuando ya se es viejo”; por tanto, a sus pares, especialmente a los jóvenes les recomendó que si bien se tiene la presión académica como el obtener puntos ante el Sistema Nacional de Investigadores o el doctorado, es necesario tener el esquema general de la obra a trabajar, además de hacer avances y tener la conciencia de que es una labor lenta, aislada, solitaria y sin prisas. “Si te desesperas no hay tiempo para ir decantando, filtrando y que las cosas caigan”, aseveró.

Sobre José Manzo, en cambio, dijo que la biografía y una historia de la Puebla de los Ángeles que hace, permite ver la forma en cómo a “Manzo lo arrinconaron”. En ese sentido, concluyó que el historiador del arte no juzga sino que entiende, y por tanto toma a este artista en un contexto, lo piensa y lo toma como elemento de reflexión sobre un tema mayor, como lo es la cuestión de por qué se destruyó el barroco en la ciudad.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:12

De mediana a alta la afluencia de comensales en restaurantes del Centro Histórico por 10 de mayo

De mediana a alta es la afluencia de comensales en los restaurantes del Centro Histórico para celebrar el 10...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -