“¡Es un honor estar con Obrador!”, clamaron el presidente en un restaurante de Atlixco

“¡Es un honor estar con Obrador!”, “¡es un honor estar con Obrador!”. El clamor de campaña que ha acompañado al tabasqueño desde 2012 fue gritado por decenas de personas que llegaron hasta el restaurante Vica, en Atlixco, donde el presidente de la República hizo una parada para comer el pasado sábado.

Los seguidores del titular del Poder Ejecutivo llegaron con celulares en mano para grabarlo y pedirle que se retratara con ellos.

Guardando la sana distancia, López Obrador cambió los abrazos que solía prodigar a sus prosélitos antes de la pandemia, por un cruzado de brazos sobre el pecho, en señal de afecto.


Según trascendió, el mandatario pidió una orden de chalupas, un chile en nogada y agua de guayaba. Solo estuvo acompañado de su chofer.

Antes, al pasar por un vivero pleno de rosas, Andrés Manuel López Obrador hizo una parada para grabar uno de los tradicionales videos que acostumbra cuando anda de gira y alguna persona, hecho o paisaje lo sorprende.

Esta vez, frente al rosal, el presidente de la República habló sobre los privilegios de que goza como el hombre más poderoso del país:

“Además de que me pagan por ser presidente, me paga el pueblo, tengo estos extras, el pueblo paga por ser presidente” tiene este tipo de “extras”.

“Tengo esta suerte, esta fortuna. En mis giras me encuentro con estas bellezas. Estoy en Atlixco. Estoy haciendo una gira porque estamos evaluando el programa de reconstrucción de todo lo que estamos haciendo para atender a toda la gente afectada por los sismos, hoy 19 de septiembre”, manifestó

“Y miren aquí en Atlixco, me encontré con este rosal. Se los comparto a ustedes, pueden pensar que es cursi, no esto es belleza, esto es México, esto el vida. Un abrazo”.