Entre la vida y la sobrevivencia

El megaproyecto del Tren Maya, así como muchos otros que se anunciaron en esta administración, ponen en peligro a la naturaleza

Oscar Ochoa

Ante los embates de la pandemia por COVID-19 y las secuelas económicas que se acumulan para el 2021, el sistema político nacional se prepara para recomponerse en un año electorero que promete, como siempre, cambiar de forma para no cambiar de fondo. Esto es, un poder económico que destroza todo lo que toca bajo el lema del progreso (ahora en clave liberal según el discurso oficial), y un régimen político que articula voluntades, esfuerzos, mentalidades y corazones en torno a un proyecto que cada vez es más parecido al anterior.

El aumento de un 15% en el salario mínimo para quedar en $141.70 por día a nivel nacional, mientras que en la Zona Libre de la Frontera Norte queda es de $213.39 diarios, resulta en una estrategia necesaria pero insuficiente para hacer frente al trágico binomio pandemia-economía. Administración de la crisis más que resolución de la misma es lo que ha ocurrido con esta administración. Lobos neoliberales con piel de oveja populista denunció Víctor Manuel Toledo antes de abandonar la Semarnat, quien ahora agrega para que la cuña apriete en carta a La Jornada su crítica a la militarización y agresión a la cultura Maya con el megaproyecto mal llamado “Tren Maya”.


El aparente jugoso incremento al salario oculta lo que se perderá en términos económicos, y sobre todo, ecológicos. El despojo y destrucción de los territorios de pueblos originarios ancestrales no parece tener descanso. Estos conflictos tienden a caer en la fórmula salinista de “no ver y no oír” a los disidentes tachándolos de conservadores. Las mineras canadienses, españolas y norteamericanas, así como las de mexicanos dejan muerte a su paso, envenenando ríos, acuíferos, erosionando suelos y devastando grandes extensiones de selvas, bosques y desiertos. Las grandes cantidades de minerales que se llevan estas empresas dejan mínimas o nulas utilidades al erario, y el trastocamiento de la economía y el tejido social donde asientan sus proyectos extractivos.

De esta forma pueblos, barrios, colonias y familias se ven forzadas a aceptar los trabajos que promete traer el mentado progreso, que no es otra cosa que despojo y explotación, ante un panorama de mortandad por una pandemia que está alcanzando el pico de la segunda ola con mutaciones del virus del SARS COV-2 que lo hacen más veloz en su propagación.

Ante este panorama los trabajadores y desempleados nos vemos en la peligrosa disyuntiva de morir de hambre o arriesgarnos a morir de COVID en trabajos sin seguridad social, con un sistema de salud al borde del colapso, sin derechos laborales y con el imperativo de mantener un trabajo fuera de horarios y exigencias del trabajo en casa para aquellos que lo pueden hacer si cuentan con un servicio de internet y un dispositivo digital desde el cual ser explotados. Se vive la reedición de la novela de George Orwell, 1984, en la cual El Gran Hermano vigila y adoctrina (en las mañaneras) y muchos son felices porque se está viviendo el mejor de los mundos posibles.

Aquellos que no han despegado los pies de la tierra, aquellos que se mantienen unidos a la Pacha Mama, a Tonana Tlalli, reconocen el nuevo totalitarismo que viene disfrazado de una administración militarizada de las instituciones y garantice, como en Huexca, el Istmo, el sureste maya y los aeropuertos, el avance de los proyectos de muerte reforzados con las armas ante la oposición popular.

Lo que no entienden estos conversos del liberalismo es que las contradicciones del propio capital han generado una sociedad volátil, sociedad en movimiento que lo mismo estalla en puntos imprevistos de manera aleatoria, que se organiza y engendra nuevas formas de resolver sus necesidades. Es decir, genera seres de la anticipación, y estos son los forjadores de la nueva sociedad, la que están imaginando desde abajo sin patrones ni presidentes, y mucho menos, iluminados.

Impactos del corredor interoceánico en la selva de Los Chimalapas

Por Juan José Agustín Reyes Rodríguez *

El pueblo de México ha tenido su principal atención en otros megaproyectos, como la Refinería Dos Bocas, el Aeropuerto Felipe Ángeles y sobre todo en el Tren Maya. Poca atención ha recibido el megaproyecto del Desarrollo Integral del Istmo de Tehuantepec, mismo que sigilosamente ha avanzado, con sus licitaciones y asignaciones directas para los diferentes componentes, sin contar con una verdadera aceptación de los pobladores originarios de esa región y la obligada Manifestación de Impacto Ambiental INTEGRAL, no fraccionada, para simular los impactos posibles.

El megaproyecto del corredor transístmico comprende una franja fundamental de zona libre, que divide el territorio nacional en dos partes, lo cual pone directa e indirectamente una parte fundamental del territorio nacional en manos de los concesionarios de las vías de comunicación, como son las vías del ferrocarril y la autopista, así como de los parques industriales, las concesiones mineras, las explotaciones forestales clandestinas y con gran énfasis las concesiones y asignaciones de las aguas nacionales, que se han otorgado y seguirán entregándose con base en la Ley de Aguas Nacionales vigente y que los intereses de los concesionarios y la complicidad de muchos legisladores y funcionarios, piensan dejarla vigente, con un maquillaje legaloide (sic.) que cumpla con el mandato de la Constitución en su artículo 4, que ordena legislar el derecho humano al agua.

De acuerdo con la información pública de Maderas del Pueblo del Sureste, este megaproyecto incluye varios componentes que, de manera directa e indirecta, tendrán un impacto en los recursos naturales, sobre los pueblos originarios y, sobre todo, en la Soberanía Nacional.

Este megaproyecto incluye:

  • Un tren rápido de carga con autopista paralela.
  • La modernización de los puertos de Coatzacoalcos, Ver. y Salina Cruz, Oax. (con dragado profundo y ampliación de rompeolas y escolleras).
  • La modernización de las dos refinerías y complejos petroquímicos en dichos puertos (Pajaritos, Cangrejera y Antonio Dovalí).
  • Construcción y operación –integrada al transístmico– de la nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco.
  • El incremento en la extracción petrolera privada de nuevos yacimientos (convencionales y por fracking) con la construcción de nuevos gasoductos y oleoductos.
  • El incremento de concesiones para explotación minera a cielo abierto.
  • La interconexión del Tren Interoceánico con el megaproyecto llamado Tren Maya, en su ramal Coatzacoalcos-Palenque-Escárcega-Puerto Progreso, para buscar circulación complementaria de mercancías a través del Caribe (Océano Atlántico).
  • Adicionalmente, la anunciada creación de 10 parques industriales (500 a 1500 ha) para la instalación y operación de empresas manufactureras, maquiladoras y armadoras automotrices y de maquinaria, subsidiadas por el pueblo mexicano a través de la declaratoria oficial del Istmo como Zona Libre o Franca; esto supondría un proceso colonización con acelerado cambio de uso de suelo, mismo que es la principal causa de degradación ecosistémica, por encima, incluso, de la contaminación.

Este megaproyecto resulta más neoliberal que los clásicos neoliberales, que de continuar en los términos en que se está ejecutando, tendremos una cesión de la soberanía nacional en esta parte importante del territorio nacional.

Es tiempo de reconsiderar este megaproyecto para replantear su diseño, que permita el respeto pleno a los pueblos originarios, a la naturaleza y a todos los recursos que contiene y, sobre todo, no poner en riesgo la SOBERANÍA NACIONAL.

*Fragmento del artículo del mismo título con información de Maderas del Pueblo

Revelan vínculo entre el ex-narcopresidente Uribe y cartel de Pablo Escobar

El ex-narcopresidente (sic.) colombiano Álvaro Uribe recibió financiamiento del cartel de Pablo Escobar para sus campañas electorales al Senado, confirman nuevos documentos.

Se trata de documentos desclasificados del Departamento de Estado de EEUU, según los cuales, el cártel del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, en Medellín (noroeste), financió las campañas electorales de Uribe, según han confirmado este sábado medios locales del país suramericano.

Los papeles desclasificados muestran que el expresidente ultraderechista recibió dinero de Ochoa Vásquez, miembro del cartel de Medellín para campaña al Senado de Colombia. Además, la información explica que la relación de Uribe con el grupo del capo de Escobar data de 1993.

Según la publicación, Escobar exigió a Uribe que le ayudará a comunicarse con el entonces presidente César Gaviria (1990-1994) “a cambio del favor” de financiar su campaña electoral.

Esta polémica sobre el ex-narcopresidente colombiano no es algo nuevo, el Archivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. desclasificó en 2004 un informe de la inteligencia militar que incluía a Uribe entre las principales figuras del narcotráfico en Colombia, junto con Escobar y el jefe narco paramilitar, Fidel Castaño.

Uribe renunció al Senado, tras recibir detención domiciliaria preventiva el 4 de agosto, por las investigaciones por fraude procesal y manipulación de testigos. La dimisión de Uribe como legislador permitió que su caso pasará de la Corte Suprema de Justicia al fuero común para lograr la libertad que consiguió como se esperaba, el pasado 11 de octubre.

Estos escándalos han salpicado al Gobierno del actual narcomandatario(sic.) de Colombia, Iván Duque, que también es investigado por delitos de soborno y fraude procesal.

nota de HispanTV / La Haine

Argimiro Gabaldón,

Venezuela

No permitas que tu dolor se esconda

oblígalo a salir desnudo a que combata

que empuñe el fusil y la granada

que anime la marcha

que estalle en un grito en el asalto

que ría y que cante en la emboscada

Tu pena, mi pena y la de todos

es una sola pena militante

armada en el fuego que arde en la alborada

la revolución que avanza desbordada

hacia el milagro de las cadenas rotas

Y el gran sufrimiento se tornará alegría

emergerá del fuego un mundo diferente

será el llanto detenido

y dejará la sangre de correr asesinada

se esparcirá la risa

y los niños puros como pájaros

en vuelo llenarán los parques con sus gritos

y nosotros estaremos allí ¡seguro que estaremos!

como una llama ardiendo eternamente

Somos la vida y la alegría,

en tremenda lucha contra la tristeza y la muerte.

www.elzenzontle.org

[email protected]

[email protected]