Sábado, abril 10, 2021

Entre dios y la muerte…

Destacadas

Se concluyen en Puebla 8 de cada 10 investigaciones por delitos

El promedio de conclusión de las carpetas de investigación que se inician en Puebla por algún delito, es del...

CEN del PAN investiga denuncias de venta de candidaturas en Puebla

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN investiga las acusaciones que enfrenta la dirigente del partido en Puebla, Genoveva...

Barbosa pide que SG intervenga para resolver conflicto con Bonafont en Juan C. Bonilla

La delegación de la Secretaría de Gobernación federal (SG) debe intervenir en el conflicto que hay con la planta...

Una gran amiga mía, vía telefónica, me confesó:

-¿Sabes?, yo anoche le escribí una carta a Dios…

-Haces bien; tener con quien hablar y sentirte acompañada en tu consciencia. Yo hago lo mismo. Y no me quedo ahí. Es bueno que nuestros hijos sepan lo que pasa por nuestras cabezas, nadie sabe qué puede suceder por más que te cuides.

- Anuncio -

-Si, se los comenté pero leve porque todavía no creo que procesen la cantidad de muertes a nuestro alrededor y la magnitud de lo que nos afecta. Algunos familiares se han contagiado pero hasta hoy, todos han salido adelante.

-Yo recibí un mensaje de una persona con quien sólo coincidí dos veces en mi vida, y a la ligera pero nunca sabes lo que la gente lleva por dentro. Me sorprendió en demasía lo que reveló. ¡No la vi venir! No sería si no estuviéramos en contingencia. Escribió:

“Hola Ale. ¿Cómo has estado? ¡Está tremendo el virus! Esta pandemia está arrasando con los seres vivos y amados, chicos y grandes por lo que no me gustaría quedarme con algún pendiente.

“Estas palabras deseo te lleguen y si no las respondes no hay problema. Al menos sabré que fueron leídas. Si me enfermo y no puedo tener comunicación contigo, sólo quería decirte que eres una persona muy especial y un gran mujerón, que el poco espacio-tiempo que compartimos fue grato haber coincidido contigo.

“Ale me atrae tu pensamiento y forma, ojalá hubiese tenido la oportunidad de decírtelo frente a frente pero ya no creo que sea posible, por lo que es mi deseo que lo supieras.”

-¿Está grave?

-Le pregunté: ¿Estás bien? Y siguió: “Estoy bien, sólo que veo personas de mi círculo que ya se están yendo. Por eso mis palabras, aunque tengo vacuna experimental no sé si funcione y trabajo en la calle por lo que es riesgo latente.

-¡Qué impacto!

-Sí carajo, ya te imaginarás… Le dije: “Yo espero que todo esté bien y nos volvamos a ver en persona”. Respondió: “Si no, ya sabes mi pensar en ti.” Añadí: “¡No me digas eso! Yo tengo esperanza que mientras nos cuidemos, la libramos. Hay que tener fe y cuidarnos mucho.” Y me dijo: “Tengo fe. Ojalá Ale. Cuídate. Gracias por tu respuesta.”

-¡¿Y ya?!

-Sí…

En silencio profundo con el auricular encendido en el oído, calibramos la dimensión de escribirle a Dios y escribir una despedida a la persona que le tienes un afecto especial.

[email protected]

- Anuncio -

Ultimas

Rogelio López Maya fue nombrado encargado de despacho en la SSP

El gobierno estatal relevó a Raciel López Salazar de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP), y trascendió que...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -