Lunes, junio 24, 2024

Enfermos y médicos prehistóricos

El ejercicio mental de imaginar históricamente los fenómenos sociales en la prehistoria es sorprendente, pues nos alienta a evocar perfiles que sobrepasan la ficción.

Analizando las características de los grupos humanos mucho antes de invenciones determinantes para el desarrollo de la civilización, es decir, previamente a la invención de la escritura o de la agricultura, debemos comprender que unidades formadas por pequeños grupos de individuos vagaban en un nomadismo impulsado por el agotamiento de recursos en las zonas que habitaban, o incluso la búsqueda de ambientes con temperaturas estables y seguramente cálidas. Pero la enfermedad debió haber formado parte importante de la vida, en un tiempo donde la supervivencia se circunscribía a no más de 35 o 40 años cuando mucho.

Seguramente las medidas terapéuticas iniciales eran de un carácter instintivo, de la misma forma en la que los animales, sin una racionalización, cuidaban sus heridas lamiéndolas (la saliva tiene una enzima llamada lisozima que tiene cualidades antibacterianas) o bien, en un forma espontánea, guardaban reposo e inmovilización ante traumatismos con lesiones de diversa índole como fracturas o contusiones. Es muy probable que dividieran las enfermedades que se podían explicar, precisamente como los golpes o heridas; pero al mismo tiempo, tuvieron que enfrentar enfermedades misteriosas, de donde surgen con una lógica irrefutable, las infecciones.

A medida que superaron sus tasas de mortalidad con respecto a los nacimientos, debieron haberse acumulado experiencias, surgiendo la observación empírica a través de lo que ahora elegantemente expresamos como “pruebas de ensayo y error”; o en otras palabras, buscando soluciones al azar y llegando a conclusiones de algo que funcione más allá de la casualidad. Pero también debieron establecer procedimientos naturales de imitación, tomando como base lo que podían aprovechar del medio ambiente, surgiendo el fenómeno de especulación, mientras trataban de explicarse qué es lo que, en un momento dado, alteraba las condiciones de salud. Ya en este periodo que se observaba y se especulaba, debieron haberse generado las contrastaciones, es decir, comparaciones de distintos métodos de abordaje para ayudar a un enfermo, que sin ser precisamente un acto de ciencia en el sentido estricto de la palabra, poco a poco iban a cimentarse métodos de búsqueda en las causas de patologías y la forma de resolverlas.

La magia y la religión como formas de explicación de los fenómenos naturales sentaron las bases de los sanadores o chamanes que se pueden deducir a través de representaciones que podríamos resumir con el término “artesanos curativos”. Uno imaginaría que el primitivismo del acto médico en esa época, más que deficiente, es inferior, considerando los avances tecnológicos actuales. Sin embargo, es impresionante que se hayan encontrado cráneos perforados con evidencias de sobrevida, en periodos como el mesolítico; es decir, 8 mil años antes de nuestra era.

Por otro lado, es también sorprendente que en la actualidad el pensamiento mágico y religioso, así como el acto instintivo de curaciones con saliva u orina todavía prevalezca en la sociedad.

Veo con preocupación, profesionistas que, en un empirismo injustificable, llevan a cabo procedimientos sin una base científica y personas que buscan curarse de problemas extremadamente graves con plegarias u oraciones. En efecto el método científico no es perfecto y hay cosas que no nos podemos explicar, lo que implica que personalmente no pueda establecer una crítica formal a personas que buscan la solución a problemas de salud por medio de prácticas que me parecen carentes de toda lógica.

En medio de todo este pensamiento y con muchas interrogantes (no tan distantes ni distintas a las del hombre de hace más de 8 mil años) me llega una cita de Charles Robert Darwin (1809–1882) que en su maravillosa obra Origen del hombre escribió: “En lo que a mí concierne, prefiero descender del heroico monito que se plantó ante su más temido enemigo para salvar la vida de su cuidador o del viejo babuino que descendió de la montaña y arrebató triunfalmente a un camarada más joven de los dientes de una sorprendida jauría, que de un salvaje que haya placer en torturar a sus enemigos, que ofrece sacrificios sangrientos, comete infanticidios sin el menor escrúpulo, trata a sus mujeres como esclavas, no conoce el decoro y es víctima de las más necias supersticiones”.

Temas

Más noticias

Llaman a capturar los paisajes, rituales y cosmovisiones de los volcanes de México

Los volcanes, sus paisajes, sus rituales y cosmovisiones serán el centro de las miradas fotográficas de un concurso que llama a capturar la presencia,...

Lobos Plateados jugará sus primeros partidos de pretemporada

Los Lobos Plateados anuncian sus primeros partidos de pretemporada de cara al inicio de su actividad dentro de la Liga Nacional de Basquetbol Profesional...

Últimas

Últimas

Relacionadas

Inicia Primer Congreso Internacional Enviro Epi Health México 2024

Espacio en Latinoamérica sobre el exposoma humano y su impacto en la salud

La IA va en sentido contrario del progreso de la medicina: Leonardo Viniegra

“La inteligencia artificial (IA) va en sentido contrario al progreso de la medicina”, consideró Leonardo Viniegra Velázquez, médico, profesor, investigador y autor del libro...

Más noticias

Llaman a capturar los paisajes, rituales y cosmovisiones de los volcanes de México

Los volcanes, sus paisajes, sus rituales y cosmovisiones serán el centro de las miradas fotográficas de un concurso que llama a capturar la presencia,...

Lobos Plateados jugará sus primeros partidos de pretemporada

Los Lobos Plateados anuncian sus primeros partidos de pretemporada de cara al inicio de su actividad dentro de la Liga Nacional de Basquetbol Profesional...

Un avance del 75% lleva la transición del sistema de salud al IMSS-Bienestar en Puebla

El gobernador de Puebla, Salomón Céspedes Peregrina, informó que la transición del modelo IMSS-Bienestar lleva un avance del 75 por ciento en la entidad,...