En Puebla prohíben la presencia en el parto de personal no autorizado por la mujer

La Comisión de Igualdad de Género del Congreso de Puebla aprobó por unanimidad una reforma que prohíbe la violencia obstétrica que se manifiesta con la presencia de personal no autorizado por la mujer que recibe atención médica con motivo de su embarazo o con la toma de fotografías o videos sin su consentimiento.

La diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Rocío García Olmedo, presidente de la Comisión de Igualdad de Género, destacó la importancia de la modificación con base en los resultados de la Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones de los Hogares (ENDIREH) de 2016, los cuales exhiben que 34.8 por ciento de las participantes del estudio en Puebla reconocieron que fueron víctimas de ese tipo de violencia.

Explicó que la reforma se realizó a la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de Puebla para crear una sección dedicada a la violencia obstétrica a fin de ampliar ese concepto y ordenarlo.


La corrección la impulsaron las legisladoras Vianey García Romero, de Morena, y Nora Yéssica Merino Escamilla, del Partido Encuentro Social (PES), ante las denuncias de mujeres que fueron objeto de observación y atención por parte estudiantes o practicantes de medicina sin su consentimiento.

En la discusión de la propuesta, el diputado Uruviel González Vieyra, del Partido Compromiso por Puebla (CPP), aseguró que la enmienda ampliará la protección de los derechos de las mujeres.

En tanto, la representante popular del PES Mónica Lara Chávez manifestó que comparte la preocupación en este tema y confió en que la incitativa pueda ser aprobada lo más pronto posible por el pleno, para que el estado cuente con una normatividad integral.

En la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia vigente, que se modificará con la reforma aprobada en la comisión una vez que sea validada por el pleno del Congreso, determina que la violencia obstétrica es toda acción u omisión por parte del personal médico y de salud que dañe, lastime, denigre o cause la muerte a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio.