Domingo, julio 21, 2024

En Puebla el martes pasado fue marcado con el sello del crimen organizado, hubo 10 asesinatos

Destacamos

La jornada de violencia del martes de esta semana en el estado de Puebla estuvo marcada con el sello del crimen organizado, pues además de los siete muertos por el ataque en un “picadero” de San Miguel Canoa, los cadáveres maniatados y con signos de tortura de dos hombres fueron abandonados en las inmediaciones de Valsequillo y también ejecutaron a otro varón con 10 balazos en Chietla. El saldo final fue de una decena de asesinados en un solo día.

Al filo de las 10 de la mañana del pasado 23 de octubre, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana arribaron al kilómetro 16 de la carretera que conduce a Cuautinchan, alertados por una llamada ciudadana que avisó sobre el hallazgo de dos cuerpos.

Las autoridades ubicaron los despojos en territorio de la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán, en Valsequillo, entre el puente Cuiliapan y el zoológico Africam Safari.

Los cuerpos presentaban varias heridas, las cuales indican que fueron torturados antes de ser ultimados. Estaban atados de pies y manos, con la cabeza cubierta. Entre las piernas de una de las víctimas, los homicidas dejaron una cartulina con un mensaje, al estilo de los que suelen enviar las bandas del crimen organizado.

La identidad de ambos interfecto hasta ayer por la tarda seguía sin conocerse.

En Chietla, municipio ubicado en la Sierra Mixteca de Puebla, el Ministerio Público y el Servicio Médico Forense realizaron el levantamiento del cadáver de un hombre de aproximadamente 30 años de edad, quien estaba sujeto de pies y manos con un alambre, amén de haber sido amordazado.

El sujeto presentaba al menos 10 impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, incluido el tiro de gracia.

Al mediodía de este martes, siete hombres fueron asesinados y uno más resultó herido en un local de San Miguel Canoa, junta auxiliar de la capital poblana, en el que se consumen drogas y se vende alcohol.

Se presume que un cartel estatal conocido como “Los González” que opera en la región de Amozoc y Acajete, envió a una célula de sicarios que disparó contra las personas quienes, al filo de las 14 horas, estaban en el “picadero”, pues entre ellas había varios narcomenudistas que tenían deudas con la organización.

Otra especie que fue relatada a esta casa editorial por pobladores de Canoa apunta a que la matanza se derivó de un enfrentamiento entre dos bandas locales de narcomenudistas.

Ultimas

Con baja productividad, 60% de los diputados del Congreso de Puebla

De los 41 diputados que integran el Congreso de Puebla, 60 por ciento tuvo un bajo rendimiento al presentar...
- Anuncios -
- Anuncios -