Viernes, junio 21, 2024

En Puebla crean Frente Internacional vs Bonafont por concentrar 38% de las ganancias por venta de agua embotellada

Destacamos

Los pueblos unidos cholultecas y de la región de los volcanes Izta-Popo crearon un frente de lucha internacional con organizaciones de Canadá, Estados Unidos, Alemania, Francia e Italia para coordinar trabajos contra el corporativo Grupo Danone, líder nacional que concentra 38 por ciento de los ingresos por la comercialización de agua embotellada.

El frente es resultado de los trabajos del primer Encuentro Internacional de Científicos por la Vida, llevado a cabo en el Altepelmecalli o la Casa de los Pueblos, como bautizaron a la embotelladora de Bonafont, a casi un mes de la incursión de sus instalaciones ubicadas en la comunidad de Santa María Zacatepec.

A manera de relatoría, los organizadores entregaron los resultados a los que llegaron en Zacatepec, donde dieron a conocer que en México tres empresas concentran el 82 por ciento del mercado del agua embotellada: Grupo Danone, Coca Cola y Pepsicola, con un valor de 200 mil millones de pesos.

Bonafont, filial a la francesa Danone, es líder al recabar el 38 por ciento de los ingresos por este rubro, siguiéndola Ciel, de Coca Cola, con el 25 por ciento; y E-Pura de Pepsicola con el 19 por ciento, de acuerdo con reportes de la Consultoría Euromonitor.

El mercado lo completan empresas medianas o de alcance regional, como Agua San Martín (Puebla), La Purísima (Morelos), Agua Modelo (Culiacán, Sinaloa) y Santa María (Coahuila), y un sinnúmero de micronegocios que montan máquinas despachadoras en modestos locales de las ciudades más pobladas del país y cuya venta no está cuantificada.

Frente a esta situación, los pueblos declararon que Bonafont nunca más regresará a operar a Zacatepec, perteneciente al municipio de Juan C Bonilla, en la entidad poblana.

Dijeron que tampoco permitirán el saqueo del territorio, la instalación de desarrollos inmobiliarios, industriales y otros proyectos extractivistas que destruyen y contaminan el suelo, el agua, los ríos y el aire.

“Estas instalaciones de Bonafont se han tomado para resarcir todo el daño que hicieron en la región. Ahora vemos cómo los niveles de agua en los pozos, ameyales y ríos de las comunidades de la región comienzan a recuperarse y nosotros seguiremos resistiendo”, afirmaron.

Por tratarse de una base simpatizante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, resaltaron que continuarán organizados como sus compañeros que han resistido durante 30 años desde las montañas de Chiapas, porque sólo de esta manera, hermanando geografías y luchas, es la única forma de vencer al sistema.

“Para nosotros, los Pueblos Unidos de la región cholulteca el agua es nuestra hermana y la vamos a defender con la vida misma, porque sin ella no hay vida, no hay presente ni futuro”, advirtieron a través de la declaratoria que dieron a conocer este fin de semana.

Ante lo expuesto, responsabilizaron a los tres órdenes de gobierno por la intimidación que desde el primer día los Pueblos Unidos han recibido de los empresarios y las autoridades locales.

La defensa del agua nos corresponde a todos

Informaron que en el Encuentro Internacional asistieron más de 200 personas de manera virtual y presencial.

Entre ellos, científicos e intelectuales como Raúl Zibechi, Gilberto López y Rivas, Yuderkys Espinosa, Raquel Gutiérrez, Carmen Cariño, Eliana Acosta, Linda Marín, Alejandra Colom, Mónica Berger, Gabriela Méndez, los documentalistas Juan C. Rulfo y Valentina Leduc, la defensora de los derechos humanos Estela Hernández Jiménez; estudiantes de licenciatura y posgrado o provenientes de universidades como la BUAP, la Universidad Iberoamericana, la UACM, la UNAM y la UAQ.

Durante una semana se dieron charlas acerca de la situación socioambiental del Alto Atoyac y el Acuífero de Puebla, también sobre alternativas y propuestas comunitarias frente al extractivismo, el saqueo y demás agravios a los territorios de vida.

Se habló de los otros despojos que realiza la academia, las empresas y los gobiernos: el robo de saberes, de prácticas, de la palabra, conocimientos y pensamiento de los pueblos.

Los organizadores destacaron que se cumplió con el propósito de ser un espacio de confluencia entre personas de diferentes países que coinciden en el interés, la preocupación y la certeza de que hay que defender la vida de todos quienes atentan contra ella desde los poderes coloniales, capitalistas, patriarcales, extractivistas, racistas y neoliberales.

Hicieron un llamado a los científicos, organizaciones, colectivos e interesados que desde sus geografías asuman la defensa del agua y de la vida, porque la lucha no es de unos cuantos, sino corresponde a todos.

“Para nosotros los pueblos originarios el agua es sagrada, es alegría, es fiesta, es salud y vida; para los empresarios y los malos gobiernos es solo una simple mercancía, para ellos es dinero y poder, para nosotros es explotación saqueo y muerte”, concluyeron.

Ultimas

Ximena Plaza destaca en gimnasia artística 

Obtiene cuatro medallas en sus competencias más recientes
- Anuncios -
- Anuncios -