Miércoles, abril 17, 2024

En el PRI, todos unidos contra Néstor Camarillo

Destacamos

Pasan lo días y en el PRI se pone en evidencia que, aunque faltan casi dos meses para la elección del nuevo dirigente del partido, “los dados ya están cargados” a favor del exedil de Quecholac, Néstor Camarillo Medina. Y en la medida en que transcurren las semanas, en lugar de sumar, se acrecientan las facciones del tricolor que manifiestan su malestar contra la –casi segura– imposición de quien fuera secretario de organización política del tricolor

El principal problema es que ese enojo no hay con quien expresarlo. El delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Américo Zúñiga, ha buscado reunirse con todos los grupos del partido y finge que escucha las inquietudes, pero todo mundo sabe que lo mandaron a Puebla a imponer a Néstor Camarillo.

Se dice que Alejandro Moreno Cárdenas, el invisible presidente nacional del PRI, ya tomó la decisión de que en Puebla se decidirá por imposición al próximo presidente del partido y que éste sería Camarillo Medina, a quien se le dio la instrucción de construir una planilla de unidad.

Hasta ahora, ese esfuerzo ha fracasado rotundamente. Ya que en lugar de unir a las corrientes del partido en torno a sus aspiraciones, está poniendo a todos en contra de él.

Las tres únicas figuras que se han sumado a su proyecto son: Javier Casique Zárate, el coordinador de los diputados locales del PRI; la exedil de Puebla Blanca Alcalá Ruiz y el exdirigente priista Jorge Estefan Chidiac.

Fuera de ellos tres, el resto de las figuras importantes del tricolor han incrementado su animadversión hacia Néstor Camarillo, a quien califican como un buen candidato, pero no para encabezar al partido, sino para llevarlo a un desastre.

Son tres aspectos de Néstor Camarillo que enojan al grueso de los líderes del tricolor:

Primero: que es un personaje gris, sin ningún hecho destacado en su carrera política. Al contrario, su fuerza cuando era alcalde se debía a que su familia operaba, en ese entonces, a favor del PAN y del grupo político del extinto exgobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

Segundo: que es un prospecto con un alto grado de vulnerabilidad por no tener aprobadas sus cuentas públicas de su gestión como alcalde de Quecholac y por los señalamiento que hubo, cuando era presidente municipal, de supuestas investigaciones por haber solapado a bandas huachicoleras de su región.

Tercero: que los apoyen Blanca Alcalá, Jorge Estefan y Javier Casique, quienes se destacan porque han utilizado al PRI poblano para obtener candidaturas a favor de parientes o amigos, pero que nunca han sabido construir proyectos políticos con la mayor parte de los grupos, organizaciones y sectores del partido.

Se estima que el PRI elegirá a su nuevo dirigente más o menos por el 20 de abril próximo, luego de que la convocatoria se emita en marzo.

Faltando dos meses para el proceso interno, la mayoría de las facciones priistas ya están inconformes con las decisiones del partido.

Ultimas

Parametría, Mitofsky, Beap, Impronte y Centro de Estudios Consultivos me ubican hasta 30 puntos arriba de Riestra: Chedraui

El equipo del candidato de Sigamos Haciendo Historia publicó los resultados de los cinco estudios demoscópicos
- Anuncios -
- Anuncios -