En el ayuntamiento de Puebla poco caso hacen al llamado de AMLO contra el nepotismo

Parece que en el ayuntamiento de la capital no hay mucho interés de aplicar la máxima que, hace mes y medio, lanzó el presidente Andrés Manuel López Obrador “de nada de que somos amigos, que somos compañeros de lucha y llevamos muchos años juntos”, para justificar el nepotismo, el influyentismo y el “amiguismo” en los gobiernos de Morena. Resulta que la presidente del Patronato del Sistema DIF, Mayte Rivera Vivanco, ha permitido la incorporación de su cónyuge en la nómina del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), lo cual provoca mucha molestia en varios ámbitos de la comuna.

Es un secreto a voces que frecuentemente Mayte Rivera –quien es hermana de la edil Claudia Rivera Vivanco– antes de dirigirse a sus oficinas del DIF, pasa a dejar a Jonhatan Lara a las instalaciones del IMACP, lo cual ha impedido que pase desapercibida la presencia del segundo de ellos en el organismo cultural del ayuntamiento de Puebla.

Se dice que María Teresa Rivera y Jonhatan Lara se conocieron en los tiempos del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, cuando ella laboraba en Bansefi y él en Oportunidades, que era el programa estelar del gobierno federal del PAN. Ahora que la hermana de la edil se ha hecho cargo del DIF, su pareja sentimental ha sido incorporado al IMACP, en donde se encuentra contratado en el sistema de asimilados al salario.


¿Por qué causa molestia esa situación? Primero por la poca congruencia que se observa en el ayuntamiento de Puebla, que mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 3 de junio emitió un documento público exigiendo no permitir el nepotismo o el “amiguismo”, de los que dijo “son las lacras de la política del antiguo régimen”, en el ayuntamiento no se hace caso a esa advertencia y se piensa que nadie se dará cuenta de la presencia de Jonhatan Lara en el Instituto Municipal de Arte y Cultura.

Segundo porque mientras en el IMACP a un grupo de artistas apenas se les paga unos 2 mil pesos por impartir talleres, en espacios que ellos mismos autogestionan, un funcionario como Jonhatan Lara gana mucho más que estos creadores y hasta ahora, se le conocen pocos méritos, del que se dice toca la guitarra y sería parte de una banda musical de Atlixco.

Más allá de lo anterior, el problema de fondo es el comportamiento poco sensible de la presidente del Sistema DIF estatal.

Desde el DIF se contribuyó en mucho a alimentar la mala relación que había entre Luis Miguel Barbosa Huerta y Claudia Rivera Vivanco, pues en algún momento se dice que nueve trabajadores del órgano municipal fueron dados de baja por ser “barbosistas” en la época en que el ahora gobernador electo era, por segunda vez, candidato por Morena a la titularidad del Poder Ejecutivo del estado de Puebla.

Sin contar que Jonhatan Lara desde sus redes sociales habría lanzado mensajes ofensivos contra Barbosa, como haber supuestamente escrito: “Casa Puebla seguirá siendo el castillo encantado: Primero un enano Luego una princesa Ahora un s…” (sic)

Mayte Rivera juega un papel muy importante en el ayuntamiento de Puebla, que es presidido por su hermana, pero en mucho su notoriedad en la opinión pública es por aquella polémica y desafortunada declaración en la cual dijo que muchos de los niños que laboran en la vía pública lo hacen “por diversión”, para matar el tiempo en vacaciones.

“Durante los últimos meses se incrementó –el número de niños en situación de calle–, pero es porque en el periodo de vacaciones muchos niños lo vieron como algo divertido y una forma de ganar dinero”, dijo en mayo pasado la funcionaria.

Se puede esperar una aseveración así de cualquier persona, menos de la encargada del DIF, que es la instancia encargada de velar para que no exista explotación infantil en las calles de Puebla.