En 2013, la Policía Ministerial de Moreno Valle torturó para fabricar culpable

Víctor Antonio Carrancá Bourguet, Procurador General de Justicia del estado.

Agentes de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) torturaron a un hombre para que se declarara culpable de un homicidio que no cometió, en 2013, razón por la cual la Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CEDHP) emitió una recomendación.

El afectado fue vejado y maltratado en el hotel Kyoto, donde estuvo arraigado el mes de julio de hace dos años.

En ese sitio, los ministeriales lo “golpearon en reiteradas ocasiones, lo intimidaron, lo amenazaron y le infirieron tratos crueles, inhumanos y degradantes, desde el momento de su detención y durante el tiempo en que permaneció asegurado, con la finalidad de obtener información y obligarlo a declarar que había cometido el delito de homicidio”, se registra en la recomendación 09/2015, emitida el pasado 30 de junio.


Asimismo, los oficiales, le ordenaban “que declarara haber sido el autor del homicidio y él se negó, entonces lo hincaron y lo amarraron con unas vendas en los brazos, hacia la espalda, subiéndolos; también le amarraron los pies, le pusieron una venda en los ojos, lo levantaron y le dijeron que ya sabía lo que tenía que declarar; posteriormente lo agarraron entre varios elementos de la Policía Ministerial y le pusieron una bolsa en la cabeza y lo apretaban tratando de asfixiarlo; esto lo hicieron 3 o 4 veces, lo cual tardó aproximadamente 30 minutos; después lo acostaron en un colchón y le decían ‘… te va a cargar la chingada…’.

Por esa razón, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla (CDH Puebla), determinó emitir la Recomendación 9/2015 al Procurador General de Justicia del estado, Víctor Antonio Carrancá Bourguet, debido a que elementos de la Policía Ministerial adscritos a Izúcar de Matamoros, “violentaron los derechos humanos a la integridad y seguridad personal de un habitante de este municipio, hechos que se verificaron tras el análisis lógico –jurídico realizado a las evidencias que integran el expediente de queja 14086/2014–C”.

“Este organismo constitucionalmente autónomo, acreditó que el 8 de julio de 2013, aproximadamente a las 19:30 horas, en las canchas deportivas ubicadas en la segunda sección del municipio de Tehuitzingo, elementos de la Policía Ministerial del Estado adscritos a la Inspectoría Poniente de Izúcar de Matamoros, detuvieron al quejoso y le infirieron tratos crueles, inhumanos y degradantes, desde el momento de su detención y durante el tiempo en que permaneció asegurado, con la finalidad de obtener información”, se informó en un boletín del organismo.

Derivado de estos acontecimientos la CDH Puebla determinó emitir los siguientes puntos recomendatorios: “Primero, se proporcione al afectado la atención psicológica que permita su rehabilitación y la superación de las secuelas que fueron provocadas con motivo de los hechos conocidos en el presente documento; segundo, se colabore ampliamente con esta Comisión en el trámite de la queja que se promueva en la Visitaduría General de la Procuraduría General de Justicia del Estado, en contra de los elementos de la Policía Ministerial del Estado adscritos a la Inspectoría Poniente de Izúcar de Matamoros, quienes participaron en los hechos que dieron origen a la presente Recomendación; tercero, se colabore ampliamente con esta Comisión en el trámite de la denuncia que se presente ante la Agencia del Ministerio Público que corresponda, en contra de los elementos de la Policía Ministerial adscritos a la Inspectoría Poniente de Izúcar de Matamoros, que participaron en los hechos que dieron origen a la presente recomendación.

“Cuarto, se brinde a los elementos de la Policía Ministerial del estado adscritos a la Inspectoría Poniente de Izúcar de Matamoros, la capacitación relativa al uso de la fuerza y el respeto y protección de los derechos humanos, establecidos tanto en la legislación local, nacional e internacional, principalmente los relacionados con las garantías de seguridad jurídica, legalidad, integridad y seguridad personal como medidas de prevención y protección de la tortura y malos tratos, con el fin de evitar que actos como los señalados en el presente documento se repitan; quinto, se emita una circular a través de la cual se reitere la instrucción a los elementos de la Policía Ministerial del estado, adscritos a la Inspectoría Poniente de Izúcar de Matamoros, para que sujeten su actuar a lo establecido por el orden jurídico mexicano, así como a los tratados internacionales suscritos y ratificados por el Estado mexicano y se abstengan de realizar actos que atenten contra de la integridad y seguridad personal de las personas; sexto, toda vez que el Ministerio Público es parte en el juicio penal seguido en el Juzgado de lo Penal del Distrito Judicial de Izúcar de Matamoros, por lo que se solicita se instruya al Ministerio Público adscrito al juzgado, que aporte a la presente recomendación al citado juicio, en aras de coadyuvar al mismo”.

Las autoridades de la PGJ deberán emitir las evidencias correspondientes que demuestren el cumplimiento de los seis puntos recomendatorios antes mencionados.