Empresas que no acaten nuevo etiquetado serán multadas: López-Gatell

A partir del 1 de octubre entra en vigor la ley del nuevo etiquetado frontal en todo el país|Foto José Antonio López| Archivo

El día de ayer, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, durante la rueda de prensa vespertina en Palacio Nacional, mencionó que las empresas que no cuenten con el nuevo etiquetado frontal mexicano tendrán multas económicas. Las industrias que aún no cuenten con este etiquetado tendrán una prórroga hasta el mes de noviembre, mientras, deberán pegar en sus envases los sellos de advertencia aprobados.

La nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) 051 entrará en vigor el próximo 1 de octubre y está respaldada por la Secretaría de Salud y la Secretaría de Economía. Este modelo se aprobó después de investigaciones realizadas por especialistas en temas de nutrición y economía con base en hábitos alimenticios de la población. La NOM 051, inspirada en el modelo chileno, está pensada para que consumidores de todas las edades sean capaces de leer el contenido nutricional y tomar mejores decisiones.

Los consumidores de estos alimentos podrán levantar quejas, en caso de no encontrar los sellos correspondientes, a la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) o a la Comisión Federal para la protección de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Estas dependencias publicarán el monto de las multas en días venideros.


En estas etiquetas se señalará el aporte energético del producto. Los contenidos que se deben declarar son: Grasas saturas, otras grasas, azúcares totales, sodio y energía total. En la parte trasera del producto seguirá el cuadro donde se especifican los ingredientes del producto y el cuadro nutricional de aporta por porción.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció esta medida como buena para orientar a la población sobre el contenido energético de sus alimentos. En algunos países de América Latina, como Chile y Uruguay, un etiquetado similar ya está implementado con buenos resultados. El nuevo etiquetado frontal se aprobó en México desde el pasado mes de marzo.

PP/ars