Empresas chinas tienen cultivos en Tehuacán y Tepanco, rentaron decenas de hectáreas

El campo de esta región se ha convertido en zona de oportunismo para empresas chinas que encontraron un método de producción para exportar vegetales a su país rentando decenas de hectáreas en Tepanco de López y Tehuacán donde además contratan mano de obra barata.

Hace poco más de un año los empresarios chinos llegaron para pactar la compra de los cultivos, esa modalidad convenía a los productores locales, porque aseguraban la venta de su cosecha, aunque debían cumplir ciertos parámetros de calidad para alcanzar el nivel de exportación.

Lo anterior lo explicó Miguel Ángel Carrera Castañeda, exlíder de la Confederación Nacional Campesina (CNC) en esta zona, quien dijo que varios campesinos de Magdalena Cuayucatepec, junta auxiliar de Tehuacán, hicieron contratos con los chinos.


Sin embargo, la modalidad cambió y con ello se deja en desventaja a los agricultores que ya no son quienes trabajan sus tierras. Los empresarios seguramente se dieron cuenta de que es más redituable para ellos convertirse en productores de modo que buscan los terrenos que más se adaptan a sus necesidades, ya que eligen aquellos que cuenten con pozos de agua pata garantizar el riego de los campos; ya son varios los dueños que han accedido a esa propuesta.

Carrera Castañeda reconoció que no se obtiene la misma ganancia con la renta; sin embargo, al no haber mejores opciones, las personas aceptan rentar sus tierras para garantizar un ingreso económico.

El propio presidente municipal de Tepanco de López, Eusebio Martínez Benítez, reconoció que los chinos tienen tierras de cultivo rentadas en su municipio, llegaron con sus propias semillas y maquinaria, están realizando agricultura con un sistema muy moderno, según lo que declaró el munícipe.

Dijo desconocer la cantidad de hectáreas que se rentaron, pero afirmó que toda la producción sale del país, ya que la empresa se encarga de su traslado y comercialización en el país asiático.

Si bien hay un ingreso para los propietarios de la tierra y se generan empleos por la contratación de personas para trabajar en los campos, la situación se presta a la explotación laboral, así lo reveló una joven que el año pasado laboró en el una de esas empresas.

De inicio no hay un contrato formal, trabajan en jornadas de más de 10 horas por día, carecen de seguridad social, no les incluyen alimentos y les asignan labores que van desde la limpia del terreno hasta la cosecha, detalló la mujer quien dijo que se tiene un sistema de cuadrillas, que se presta a la corrupción.

“Yo le tenia que dar 150 pesos a mi cuadrillera para que me tratara bien” reveló la entrevistada, quien reconoció que pagan buenos salarios pero es a cambio de un trabajo pesado y excesivo.

No se sabe con exactitud cuantas hectáreas están en renta, tampoco cuántas personas trabajan en esos campos. En lo que coinciden los entrevistados es que son empresarios de origen chino y que toda la producción es para exportación, aunque al parecer pasa antes por una procesadora ubicada en Veracruz.