Reclama empresario a la Comuna falta de plan que regule el comercio informal

Este lunes, se instaló una mesa de trabajo entre representantes del ayuntamiento de Puebla y el sector empresarial, donde el mayor reclamo fue que desde el gobierno de Jorge Murad no hay un plan rector para regular el comercio informal en el Centro Histórico  ni un programa que rescate los mercados municipales. 

Asimismo, los empresarios reclamaron que existe una sobre regulación en el Código de Reglamentación Municipal (Coremun) en el tema de la inspección de los negocios.

Incluso, reclamaron que con la apertura de la réplica de la Capilla Sixtina en el atrio de la Catedral, pareciera que el ayuntamiento de Puebla “boicotea” el proyecto del gobierno del estado al autorizar permisos para la instalación del comercio informal en el primer cuadro de la capital.


Por parte del gobierno de la ciudad, el encuentro estuvo encabezado por el secretario de Desarrollo Económico, Enrique Peniche García, el tesorero Armando Morales Aparicio y los regidores Patricia Montaño Flores, Roberto Elí Esponda y José Luis González Acosta.

Mientras que del sector empresarial participó Ignacio Alarcón Rodríguez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial; Rafael Herrera, presidente de la Canaco Puebla; Andrés de la Luz Espinoza, de la Asociación de Centros Comerciales, así como Juan José Ayala , del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, Alejandra Mendoza, de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, y Olga Méndez Juárez, titular de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

Esto ocurre después que el pasado viernes, el cabildo de Puebla otorgó permisos al comercio informal para la temporada Guadalupe-Reyes, incluso se les autorizó que se instalen en la calle 5 de Mayo.

En su intervención, la regidora Patricia Montaño aclaró que no se va a tratar con “el garrote” a los comerciantes informales durante el gobierno que encabeza Claudia Rivera Vivanco.

 

“No se les está criminalizando porque no son delincuentes. Lo que ellos hacen no es un delito, aunque sí están fuera de la norma”, recalcó.

Además, la presidente de la Comisión de Patrimonio y Hacienda se comprometió a realizar una reforma al Coremun para “sensibilizar” el tema de las inspecciones al comercio establecido para acabar con su rigidez que deriva en la clausura del lugar si no exhibe la licencia de funcionamiento.

Montaño Flores reconoció que al comercio establecido le afecta el ambulantaje, pero dijo que este gobierno no lo va a regular utilizando la estrategia de la represión con el uso de la fuerza pública, como ocurrió en otras administraciones.

En ese sentido, negó que el ayuntamiento no tenga un plan o esquema para paliar el comercio informal.

“Estamos trabajando con otra estrategia para reestablecer una política de rescate de los mercados públicos para dar oportunidad a los informales”, argumentó.

La postura no fue compartida por el regidor de Morena, Roberto Elí Esponda, quien se pronunció en contra de que el Cabildo haya autorizado más permisos -sin saber cuántos- a vendedores informales para comercializar en el Centro Histórico.

Por esta razón, Esponda se pronunció a favor de la realización de políticas públicas para que el ayuntamiento de Puebla sea verdaderamente competitivo.

Del sector empresarial, la crítica más fuerte vino de Rafael Herrera, de la Canaco, quien lamentó que con la llegada de un proyecto de “primer mundo” como es la Capilla Sixtina, el gobierno de la capital reaccione de forma adversa y boicotee el proyecto propuesto por el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta.

 

Desde el presidente municipal Jorge Murad, con la creación de siete mercados en Puebla, dijo que no hay planeación en el ayuntamiento para regular el comercio informal y rescatar centros de abasto.

“Esta responsabilidad del abasto de la población, no la atiende el ayuntamiento, a pesar que está  plasmado en el artículo 115 Constitucional, en la parte de mercados”, arguyó.

Tampoco señaló- hay programas para regularizar los mercados para convertirlos en centros de atracción turística, como sí ocurre en otras ciudades más chicas y menos importantes que Puebla.

Declaró que es inexplicable que haya un subejercicio de mil 300 millones de pesos en el ayuntamiento de la capital, cuando hay necesidades de la población que se están dejando de cumplir.