Sábado, abril 17, 2021

Empresario y su escolta plagiaron y calcinaron a los seis desaparecidos de Lomas de San Miguel

Destacadas

Agentes policiacos de Puebla capital golpean a hombre en estado de ebriedad y son dados de baja

Dos agentes de la Policía municipal de Puebla capital golpearon y agredieron a tres personas en estado de ebriedad,...

Con Ruth Zárate, Ignacio Mier busca tener eje político en Tecamachalco: Barbosa

El gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que Ignacio Mier Velazco, actual coordinador de la bancada del Partido Movimiento de...

No despenalizar el aborto es arriesgar a las mujeres; legalizarlo no solucionará la desigualdad y la violencia, debaten en el Congreso

Mientras que organizaciones feministas indicaron que no despenalizar el aborto significa poner en riesgo a las mujeres que realicen...

El empresario poblano Jorge Aduna Villavicencio mandó a desaparecer a seis jóvenes de la colonia Lomas de San Miguel, ubicada en la capital, quienes fueron descuartizados, incinerados y tirados a la coladera, en venganza por un robo con violencia en su domicilio particular.

En Puebla, Jorge Aduna Villavicencio es conocido por tener la concesión del palenque de la feria del 5 de Mayo, la más importante en la entidad.

En una rueda de prensa ofrecida este sábado, la Fiscalía General de Justicia estatal dio a conocer que el empresario y Ricardo López Meza, uno de sus escoltas, fueron detenidos por portar sin licencia armas de fuego calibre 9 milímetros y 38 milímetros, mientras que los agentes ministeriales Javier Cruz Ventura y José Felipe Riveros Hernández están a disposición de las autoridades porque se establece que durante la indagatoria filtraron información del caso.

- Anuncio -

El titular de la Fiscalía, Víctor Carrancá Bourget, confirmó que algunos de los desaparecidos participaron en un robo con violencia en el domicilio del empresario.

En lugar de denunciar el hecho, la autoridad informó que Aduna hizo justicia con mano propia por medio de su seguridad personal, el ex policía ministerial Ricardo López Meza, a quien ordenó la búsqueda y desaparición de los jóvenes.

Tras indagatorias, también responsabilizó de las muertes al ex agente de la Agencia Federal de Investigación, Yosafhat Berlanga y los escoltas Alejandro Páez y José Emanuel Limón Meneses.

La Fiscalía precisó que se logró ubicar a los seis jóvenes que participaron en el robo, a través de un iPad que sustrajeron del domicilio de Jorge Aduna.

La dependencia estatal explicó que la gente del empresario planeó una estrategia para ubicarlos y después privarlos de su libertad, entre los meses de octubre y noviembre del año pasado.

Hoy se sabe después de varias protestas por parte de las madres de las víctimas, quienes exigieron la aparición con vida de sus hijos, que los muchachos fueron trasladados a una casa de la colonia San José El Conde, al parecer de la propiedad de Aduna, en donde fueron descuartizados, incinerados y tirados a una coladera.

Los desaparecidos son: Marco Antonio Cuautle Cuautle, de ocupación lechero; Román Limón Gómez; Pedro Negrete Orea, Luis Ángel Flores Gutiérrez, Rogelio Rivera Osorio y el menor Bryan Gerardo Torres Sandoval, quien se dedicaba a limpiar parabrisas en la vía pública.

Luego del cateo a la casa en San José El Conde, la Fiscalía dijo que los familiares identificaron prendas y objetos diversos de las víctimas para confirmar sus identidades.

Refirió que en la casa propiedad del empresario se encontraron la camioneta Silverado y siete botes lecheros propiedad de Marco Antonio Cuautle, el primer desaparecido, así como dos tambos metálicos utilizados para la incineración de los cuerpos con fragmentos óseos en su interior y los restos vertidos en la coladera.

“Los cuerpos fueron calcinados con el objeto de que no se localizaran, sin embargo, se logró la ubicación durante diligencias realizadas con la presencia de familiares que identificaron prendas y objetos diversos de las víctimas”, destacó.

Indicó que otros objetos encontrados en la casa de seguridad fueron un machete, un hacha, tres cuchillos metálicos con rastros de sangre, cuatro esposas, joyería y ropa de los desaparecidos.

Incluso en la vivienda se halló una especie de bitácora donde se detallaban las actividades realizadas para la vigilancia de las víctimas, así como 42 cartuchos calibre 38, 181 cartuchos calibre 122, y cinco pistolas tipo Plummer.

En el caso de los agentes ministeriales Javier Cruz Ventura y José Felipe Riveros Hernández, se mantienen a disposición de las autoridades porque se establece que durante la indagatoria filtraron información.

- Anuncio -

Ultimas

Puebla va por otro triunfo a San Luis

El Puebla enfrenta este sábado a las 17 horas al Atlético de San Luis en partido correspondiente a la...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -