Por la epidemia fallecieron 37 empleados estatales; piden considerar al Covid-19 como un riesgo de trabajo 

Exempleados de la administración estatal solicitaron la emisión de un decreto para que el Covid-19 sea considerado como un riesgo laboral, debido a que 37 trabajadores fallecieron por el virus y las familias de por lo menos 10 no alcanzaron una pensión pues aún no contaban con la antigüedad necesaria. 

 Los exburócratas instalaron este lunes una ofrenda en la Plaza de la Democracia de la capital poblana, para recordar a compañeros despedidos durante el sexenio de Rafael Moreno Valle y que no lograron una indemnización.

En el altar fueron colocadas nueve cruces con los nombres de ex empleados que fallecieron, algunos por enfermedad, en espera de la resolución de sus casos, pues fueron destituidos de sus puestos injustificadamente.


Inicialmente la ofrenda iba a ser colocada en el zócalo pero este fue cerrado por el gobierno de la ciudad, como medida para evitar aglomeraciones y la transmisión del Covid-19.

Al emitir un pronunciamiento en el marco de la colocación del altar, Marco Antonio Manzano Ramírez, representante de los ex empleados, señaló que durante el desarrollo de la epidemia de coronavirus en la entidad, 37 trabajadores de la administración estatal perdieron la vida a causa de la transmisión del virus.

Los casos corresponden, principalmente, a las secretarias del Trabajo, Infraestructura, Seguridad Pública y Movilidad y Transportes, que tienen áreas de atención al público, circunstancia que representa un riesgo de contagio.

Manzano detalló que en por lo menos 10 de los 37 casos, las familias de los fallecidos no alcanzaron el beneficio de una pensión debido a que los ex empleados no contaban con una antigüedad mínima de 15 años, como se establece la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla (ISSSTEP).

Los deudos, comentó, solo alcanzaron el pago de un seguro de vida por 120 mil pesos, cantidad que consideró insuficiente para cubrir gastos o posibles deudas que hayan heredado.

Por, ello, dijo, es necesario que el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta emita un decreto en el que se reconozca al coronavirus como un riesgo de trabajo y de esa forma proteger a las familias de las posibles víctimas.

Debido a que pertenecen a un grupo de riesgo, trabajadores de más de 50 años están confinados en sus domicilios, pero hay otro bloque de empleados de entre 30 y 50 años de edad que sí acuden a oficinas a laborar, por lo que es necesario protegerlos con certeza jurídica.

Marco Antonio Manzano indicó que la petición ya fue presentada al secretario del Trabajo de Puebla, Abelardo Cuéllar Delgado, y se ha hecho extensiva al gobernador a través de mensajes por la red social Twitter.

Indemnizaciones a despedidos de Moreno Valle, un tema pendiente

En ese contexto, el representante de los ex empleados señaló que el pago de una indemnización a los afectados, es un tema pendiente ya que a la fecha hay 60 casos sin resolver.

Aunque se trata de un grupo reducido, pidió al gobierno del estado atenderlo, ya que entre sus integrantes hay personas con enfermedades que requieren una pensión. “Hay ese compromiso de hacer justicia legal, social y humana”, acotó.