Elevar salario en México no ocasiona inflación y contribuye a elevar el consumo interno: presidente de Conasami

Incrementar los salarios en México, incluyendo el mínimo, no genera inflación y, por el contrario, aumenta el consumo interno, lo cual es benéfico para la economía nacional.

Así lo indicó Andrés Peñaloza Méndez, presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), durante la visita que realizó ayer a Puebla para hablar de los ajustes a la alza que se aprobaron en 2019 al ingreso de los trabajadores.

En el auditorio de la Secretaría de Economía estatal, indicó que la desaceleración del país viene desde 2012 y que no hay evidencia de que el aumento a los salarios inhiba el crecimiento sino todo lo contrario.


“Fue una medida contra cíclica que favoreció, y lo digo como opinión personal, que la economía no se derrumbara, no entrara este país a una recesión profunda como las que se han registrado. El incremento en los salarios mínimos, la reformulación de las políticas sociales, de inversión pública”.

Subrayó que el aumento en las remuneraciones puede contribuir a la reactivación económica, fortaleciendo el mercado interno.

Empero, precisó que la política salarial no puede echarse a sus hombros el desafío de reactivar de manera justa y sustentable la dinámica económica.

Consideró que los incrementos deben seguir siendo sustantivos, pero a la vez debe existir una política para recuperar su poder adquisitivo, mediante la promoción de una sana competencia en los mercados de bienes y servicios, especialmente los asociados al consumo de las familias que perciben hasta un salario mínimo

Es decir que, por ejemplo, se debe cuidar que el precio de las tortillas no se eleve, a través del apoyo a los productores de maíz, para reducir la importación del grano.

Andrés Peñaloza Méndez estimó que para el año próximo el salario mínimo se podría incrementar nuevamente en 20 puntos porcentuales, como se logró para 2020.

Por otra parte, se pronunció en contra de la eliminación de la Conasami, pues argumentó que la comisión es una conquista de la sociedad mexicana para determinar los salarios mínimos generales y profesionales.

Opinó que no es recomendable que la política salarial sea manejada por solo uno de los tres sectores que actualmente conforman la comisión: sindicatos, patronos y gobierno.

“Lo que hay que cuidar es que haya una discusión transparente, pública, no constreñida a estos tres sectores porque el tema del salario mínimo es un tema de alcance nacional, de obligaciones incluso internacionales y que compete a la sociedad toda”.