¿Elecciones o circo estadounidense?

El presidente Donald Trump durante una conferencia de prensa este 28 de septiembre de 2020| Foto Ap

El primero de tres debates en los Estados Unidos, considerado el país de la democracia y la libertad, resultó más bien un enfrentamiento rijoso, estridente, desaforado entre los aspirantes a la presidencia de la República: Donald Trump y Joe Biden.

Así lo consideraron los principales medios de aquel país, ya que Donald Trump interrumpió a su rival, no guardó la compostura, evitó responder si metería al orden al supremacismo blanco y si respetaría el resultado de las elecciones. En tanto, Biden llamó payaso a su contrincante, exigió callar a Donald y señaló que Trump debería “salir de su bunker” (la Casa Blanca) o de sus campos de golf para darse cuenta de la realidad existente.

El supuesto moderador, Chris Wallace, de la agencia Fox News, con timidez llamó la atención en dos ocasiones a Donald por interrumpir a Biden y no supo imponerse para que ambos abordaran los cinco temas propuestos: Salud, Covid y economía, Conflicto racial y violencia, Cambio climático y la Elección.


Tan quedó una mala sensación que se exige en los próximos encuentros se tendrá que cambiar de forma para tratar que no haya tal espectáculo penoso, en el cual los electores no se enteraron de muchas cosas y sólo escucharon descalificaciones y burlas.

La democracia que muchos alaban quedó exhibida en lo que hace mucho tiempo es: un juego en donde no ganan las ideas sino el que encuentra mayores posibilidades de humillar al contrario y tiene más apoyo económico entre los millonarios.

Para la mayoría, lo que vimos el 29 de septiembre no trajo ninguna variación en las encuestas que existían hace tiempo, en donde hay seis puntos de ventaja del demócrata Joe al republicano Donald: 49. 4 por ciento a Biden y 43.3 por ciento a Trump.

Según las estaciones televisivas: CNN le dio 60 por ciento a quienes consideraron que triunfó el ex vicepresidente de Obama contra 28 del millonario bocón; en tanto CBS le atribuyó 47 puntos al primero y 40 al segundo. Con todo, nada está resuelto, ya que un 10 por ciento de indecisos no tomó partido.

Dice bien el cineasta Michael Moore, quien ha criticado acremente a Trump, aunque había dicho hace cuatro años que ganaría la elección en 2016: su antagonista debe jalar a los jóvenes, los afroamericanos, los latinos y las mujeres. Para ello necesita plantear educación gratuita superior, la cancelación de las millonarias deudas de los estudiantes, acceso universal a las guarderías y mejoras en el servicio de salud. Todo con el fin de integrar, claramente, a los simpatizantes de Bernie Sanders.

Moore planteó asimismo, en Michigan, por ejemplo, las preferencias van cambiando en favor del iracundo político. Es más, en Florida, los cubanos vieron en este desastroso encuentro verbal una victoria contundente del esposo de Melania, a quien el patán ignoró cuando ella lo fue a saludar.

Hay cuatro estados claves para la elección del 3 de noviembre, día que por cierto no es feriado y donde muchos no podrán asistir a las casillas; que se complicará instalar por la pandemia: la citada Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Ohio. En las tres últimas la ventaja de Biden es de tres a seis puntos.

Y como la votación mayor será por correo- 1.3 millones de estadounidenses en 15 estados ya mandaron sus preferencias por el servicio postal y en algunos casos, por internet. La situación se complica y ante esa posibilidad, Donald ya ha dicho que habrá un fraude descomunal y no aceptó, insistimos, que avalaría los resultados, algo a lo que se comprometió Biden.

De ser así, la Suprema Corte de Justicia deberá entrar en acción, en la cual después de la reciente muerte de la magistrada Ruth Bader, la composición en ese poder será de seis conservadores contra tres progresistas, algo que beneficia a Donald.

Ante este panorama, incluso un grupo de escritores, científicos e intelectuales encabezados por Paul Auster, han decidido salir a manifestarse contra el odiado millonario que ha pagado 750 dólares de impuestos en los años 2006 y 2007. Y dice bien el autor de: La trilogía de Nueva York: “La pobreza es una maldición terrible”; algo que aumentó en USA en los últimos tiempos.

Según las estadísticas de 50 estados de la llamada Unión Americana, seis son los importantes para la elección y en todos Joe va adelante, ya que el desempleo es de 8.4 por ciento. La pandemia ha traído más de 220 mil fallecidos, seis millones de contagiados y las rebeliones contra el racismo aumentan.

Pero todo puede ocurrir y los mexicanos que tenemos cerca de 20 millones de parientes en Estados Unidos debemos estar atentos, como nunca antes, a los comicios yanquis.

[email protected]

@jamelendez44