Sábado, mayo 8, 2021

El rebrote de los rebrutos

Destacadas

Envían a San Miguel al exjefe de Seguridad del penal de San Pedro y a su hermano

José Antonio N., exjefe de Seguridad y Custodia del penal de San Pedro Cholula, así como su hermano Oscar...

Confirma TEPJF candidatura de Toledo; se vienen abajo las de Maurer, Salazar y Sánchez Sasia

La candidatura a diputado federal de San Martín Texmelucan de Mauricio Toledo Gutiérrez, por la coalición Juntos Haremos Historia...

Desecha el TEEP impugnación de Norma Romero para competir por la alcaldía por la vía independiente

El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) desechó la impugnación que Norma Romero Cortés presentó en contra del...

Europa está presentando un incremento importante en la cifra de contagios por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad Covid-19, lo que ha dado lugar a una serie de críticas orientadas a señalar que los protocolos de atención para controlar la pandemia no solamente son débiles e insuficientes sino además, producto de profesionales de la salud incompetentes, condición que percibo injusta, malintencionada, inmoral y hasta escandalosa. Por supuesto se puede apreciar que este fenómeno tiene un tinte más político que social y sanitario, generando un escenario extremadamente preocupante, pues a nivel poblacional, se crea una polarización o división social que provoca incertidumbre y miedo.

La potencia, si así se pudiese calificar a la pandemia, en algunos países tuvo una primera ola que adquirió una fuerza inusitada y por supuesto inesperada, provocando un colapso de los sistemas de salud que generaron una alerta mundial. Por supuesto este surgimiento de nuevos casos ahora, condiciona una sensación de alerta con la temible visión de un nuevo confinamiento y la consecuente parálisis de la economía.

Sin embargo, pareciera que en general no se entiende ni se comprende que esto no obedece particularmente a las autoridades sino a la irresponsabilidad social, que se manifiesta en formas verdaderamente absurdas como las reuniones de jóvenes, celebraciones de bodas, bautizos, velorios, fiestas ilegales y por supuesto, tertulias con consumo inmoderado de alcohol y tabaco en lugares cerrados.

- Anuncio -

Cuando sufrimos el terrible terremoto de 1985, pude ver a una juventud verdaderamente desbordada en ofrecer apoyo y ayuda, en rescates que pueden ser calificados como heroicos; pero ahora no puedo entender a los muchachos que no pueden disciplinarse socialmente ante la pandemia y sujetarse a las reglas de confinamiento que evitarían el surgimiento de nuevos casos, con la consecuencia lógica de restricciones en todas las actividades, como lo sufrimos al inicio de la epidemia en nuestro país y en el mundo.

Tratando de valorar lo que sucede en México, considero verdaderamente insensato, obtuso, desatinado y hasta ruin, que se descalifique el trabajo que está llevando a cabo la Secretaría de Salud en México (SALUD/SSA). Confieso que nada tengo qué ver con la SSA y trato de valorar en la forma más objetiva lo que sucede en el ámbito de mi especialidad médica (Epidemiología). Resulta verdaderamente algo inédito, cómo el Doctor Hugo López-Gatell Ramírez, en un trabajo evidentemente sobresaliente, conduce la pandemia en nuestro país. Independientemente de las críticas que literalmente le llueven constantemente, su papel al mando de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, en la Secretaría de Salud de México, ha sido reconocido a nivel mundial. Tan es así que recientemente fue elegido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como miembro del Comité de expertos del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) en el que participará durante un periodo de cuatro años.

​     Por supuesto, no podemos enumerar a todos los miembros de la SSA que en una forma verdaderamente sobresaliente, con un espíritu vocacional que está marcando un verdadero hito en la historia de la salud en nuestro país, se encuentran incluso arriesgando la vida en la búsqueda de atender sanitariamente y en la mejor forma, esta pandemia que es de carácter mundial.

Las críticas enfocadas a la forma en la que se ataca al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 son mundiales y pueden comprenderse en función de la ignorancia que todos tenemos alrededor de este microbio. A cada momento surgen investigaciones que cambian la visión de esta enfermedad, de modo que estar actualizado resulta complejo y leer toda la literatura que va surgiendo a cada momento es imposible.

En una forma verdaderamente mezquina, los políticos han visto en esta pandemia la oportunidad de recuperar una legitimidad que perdieron en función de malas decisiones que desmantelaron a nuestro sistema de salud y se dedican a atacar en una forma verdaderamente inmisericorde lo que se está haciendo ahora.

Formular propuestas para controlar este extraordinario problema de salud puede ser de una facilidad asombrosa. Si actualmente somos 7,700 millones de seres humanos, la forma más efectiva de detener la pandemia sería, en un instante llevar a cabo la prueba de Reacción de Cadena de la Polimerasa con Transcriptasa Inversa (RT-PCR) a todos y cada uno de los seres humanos (es decir que se deberían hacer en un momento determinado, 7,700 millones de pruebas) . Como se habla de un análisis de tiempo real, inmediatamente después de haber sido sometido a la toma de muestra, se debe de proceder a un aislamiento total, para no ser contagiado por cualquier portador que se cruce en nuestro camino dispersando al virus. Una vez identificados a los casos, se deberían mantener en un confinamiento estricto durante 2 o 3 semanas para reiniciar las correspondientes actividades cotidianas. Por supuesto, esto es imposible desde muchísimos puntos de vista y en estos momentos solamente podemos ajustarnos a lo que gradualmente se va decidiendo por las autoridades de salud considerando recursos, factores ambientales, conductas sociales y variables económicas.

Cuando se creó el Seguro Popular durante el sexenio del expresidente Vicente Fox en el año de 2003, no percibí reacciones de críticas feroces a un planteamiento de oferta de servicios de salud que, la verdad, nunca fue “seguro” ni mucho menos “popular”, pues desde su nacimiento, siempre fue insuficiente. Esto dio lugar a que en el año 2005 se crearan las cadenas de negocios conocidas como farmacias de Similares, que representaron una opción para llenar el hueco tremendo de atención en salud que no podía cubrir el Seguro Popular, dando lugar a una paulatina privatización de servicios de salud que hasta ahora, generó que nunca se reforzara a la SSA, en la medida de las necesidades para ofrecer soluciones a enfermedades que debía brindar el Estado.

No se trata de establecer críticas a lo sucedido en el pasado, pero tampoco de descalificar ahora lo que se está haciendo, con un equipo de trabajo que se encuentra bajo tensiones que ponen los nervios al límite y bajo la mirada de todo el mundo.

Como sea, hay algo mal que puedo percibir en el actuar del Doctor Hugo López-Gatell Ramírez. Viendo sus conferencias vespertinas y dándome cuenta de que se encuentra en ocasiones con una Dermatitis seborreica facial que puede ser consecuencia de un trabajo extremadamente intenso, aunado a inconmensurables tensiones emocionales, es muy probable que se pueda enfermar, condición que personalmente lamentaría con profunda pena y malestar, pues en nuestro país, por supuesto existe la probabilidad de un rebrote, por los rebrutos que no siguen las propuestas que plantean nuestras autoridades que conforman el sector de la salud.

Comentarios: [email protected]

- Anuncio -

Ultimas

01:41:54

Aurelio Fernández autor de “Saavedra. Un Anarquismo”, una obra para reflexionar sobre qué es el pensamiento libertario.

Hoy en las Reporteras que presenta La Jornada de Oriente: Elizabeth Rodríguez y Paula Carrizosa entrevistan a Aurelio Fernández Fuentes...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -