El Poder Judicial clasifica como reservada la información médica forense de RMV y MEAH

El Poder Judicial declaró como información clasificada los dictámenes de necropsias realizadas a la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso; Rafael Moreno Valle Rosas, su esposo, ex gobernador y coordinador de los senadores panistas en el Senado; el asesor Héctor Baltazar Mendoza, así como los pilotos Roberto Copee Obregón y Marco Antonio Tavera Romero, quienes fallecieron en un accidente aéreo el pasado 24 de diciembre de 2018.

El Comité de Transparencia del Poder Judicial del Estado de Puebla acordó en la primera sesión extraordinaria clasificar como reservada la versión pública de los expedientes del Servicio Médico Forense que se desprendieran del desplome del helicóptero en terrenos de cultivo de la localidad de Santa María de Coronango, Puebla.

La resolución difundida la noche de ayer se emitió luego de la solicitud de información con número de folio 01585618. Se informa en una relatoría que fue mediante oficios del 24 de diciembre de 2018, dentro de la carpeta de investigación correspondiente, el agente del Ministerio Público adscrito a la Fiscalía de Investigación Metropolitana, solicitó al Semefo permitir el ingreso de los cadáveres, a efecto de que el médico legista en turno practicara la necrocirugía correspondiente.


“Habiéndose cubierto los requisitos legales, así como los protocolos vigentes como el de cadena de custodia, se ingresaron los cadáveres mencionados, los cuales se recibieron debidamente embalados y etiquetados, practicándose la necropsia médico legal solicitada, con fines de identificación conforme a los protocolos vigentes”, revela la resolución.

Aunque el Comité de Transparencia reconoce el derecho de acceso a la información debe ser garantizado y respetado por todos los sujetos obligados que tengan información generada, adquirida, obtenida, transformada en su posesión y debe ser accesible a cualquier persona, insistió en que esta información en particular reviste características que contiene indicios para el esclarecimiento de los hechos, y datos de prueba para sustentar el ejercicio o no de la acción penal dentro de la carpeta de investigación que se encuentra abierta.

“Difundir esta información podría poner en peligro esta investigación, lo cual supera el interés público general de conocer su contenido”, señala el documento que extiende la estricta reserva cualquier registro de la investigación, todos los documentos independientemente de su contenido o naturaleza, los objetos, registros de voz, imágenes o cosas que estén relacionadas.

Se explica en el documento que no emite el tiempo de reserva que la divulgación, incluso en versiones públicas podría causar un perjuicio muy grave en detrimento de la indagación que se está llevando a cabo, lo cual supera el interés público de conocerlo, “ya que a pesar de que se trata del dictamen médico de necropsia de quienes en vida tuvieron un cargo público importante, también lo es que es de mayor interés público que la investigación correspondiente se lleve a cabo con la mayor certeza, objetividad y claridad posible”.