Sábado, noviembre 27, 2021

El ombligo del mundo

-

- Anuncio -

Por la charla del maestro  Alfredo López Austin

con bailarines del montaje Omphalos

- Anuncio -

 

Está en todos los sitios.

- Anuncio -

Unos lo cortan y lo entierran

en el territorio sagrado y común que habitan.

 

Hay quienes lo dejan que crezca, se seque,

se desprenda y sus cenizas vuelen   

para que las respiremos todos

y se columpien en la memoria.

Habremos además quienes,

por los quehaceres cotidianos,

lo dejamos al resguardo de alguna estrella

y cuando lo necesitamos,

volteamos ante el arco de la noche y preguntamos

dónde hallarlo como aro de luz del universo.

 

Y en tantos lugares como cabe un ombligo humano,

caben los de otros seres que por parto nacen

y por eso el meollo del mundo

es un ombligo de la diversidad de vidas

vívidas y difuntas, vivaces como flores o como pumas

o serenas como el lago donde la luna dormita.

 

Nos dicen los creyentes de un dios único:

el ombligo es Él que está en todos lados

y en cualquier tiempo.

Aunque los mayas, los nahuas, los constructores de Rapa Nui

-y tantos pueblos ancestrales-

desde sus observatorios, 

contaron los ombligos y dijeron: cuatrocientos,

sea muchos-muchos,

 

infinito nudo de contradicciones

que no vive en uno solo sino como voces,

como diálogo, algarabía,

bandada de palabras compartidas,

amor y lucha por un mundo

común para comunes. 

 

Visto así el ombligo está en todas partes,

más aún donde cruzan el río frio y el río ardiente,

o en el vértice sexual que nos parte y nos regala,

ahí donde todo es relativo,

donde se puede chocar en una crispada lid

o podemos hundirnos tiernamente en un abrazo

cuyas únicas convulsiones sean orgasmos

y latidos que murmuran: bendita y bendito seas.

 

El ombligo del mundo es de todos y de ninguno. 

 

Quienes quieren despojarnos del ombligo

para sentirse el ombligo del mundo,

al final siempre fracasan, pues como en todo ciclo

el movimiento les resiste, se rebela,

y liberado el ombligo de la jaula o de los nichos,

se recrea y se propaga como fragancia. 

Ricardo Antonio Landa, 9 de febrero de 2019

Imágenes: Omphalos, danza Ceprodac; Ombligo Isla de Pascua, Chile; Botticelli: detalle de Venus;  Vitral Capilla Dallas, Texas: Fibonacci; Ombligo de piedras en Rapa Nui Isla de Pascua; Piedra de Coyolxauhqui, detalle; Omphalos, Danza, México; Uluru, monte ombligo; Botticelli: El mapa del infierno.

Blog: https://elrojodelalengua.wordpress.com

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Cabildo autoriza al edil Eduardo Rivera solicitar al gobierno estatal 14.8 mdp para obra pública

El Cabildo capitalino autorizó al edil Eduardo Rivera Pérez solicitar al gobierno del estado apoyo financiero de “recursos no regularizables” por un monto de...
- Anuncio -

Recomendamos

-