Domingo, julio 14, 2024

El modelo educativo vigente ha agravado los problemas de la juventud: Narro

Destacamos

El rector de la UNAM, José Ramón Narro Robles, acompañado del de la máxima casa de estudios de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz, durante la ceremonia el día de ayer  ■  Foto Rafael García Otero
El rector de la UNAM, José Ramón Narro Robles, acompañado del de la máxima casa de estudios de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz, durante la ceremonia el día de ayer ■ Foto Rafael García Otero

José Ramón Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró que el modelo educativo vigente en el país no ha resuelto los problemas de los jóvenes, y urgió a crear políticas públicas que atiendan sus necesidades.

“Puedo sostener, con convicción, que a México le urge contar con un conjunto de políticas públicas que atiendan las necesidades de los jóvenes. Sostengo que carecemos de una visión reformadora integral, de una perspectiva autocrítica que cuestione el estado de cosas y que evalúe objetivamente los logros y las deficiencias. Estoy persuadido de la aceptación de que el modelo seguido no ha resuelto el fondo del problema y que, por el contrario, lo ha agravado”, expresó.

Narro Robles recibió ayer el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) en una sesión solemne del Consejo Universitario celebrada en el Salón Barroco del edificio Carolino.

En su discurso, el rector de la UNAM expresó que muchos de los grandes logros de la humanidad están determinados por los niveles de educación y de acceso a la información, por el avance de la democracia y la preocupación por los derechos humanos, la erradicación y el control de enfermedades que antes diezmaban a la población, así como por el aumento de la esperanza y la calidad de vida.

“Sin embargo, también es cierto que junto a esa mejoría persisten, e incluso se han agudizado viejos problemas, al tiempo que se han generado nuevos rezagos. ¿Quién, por ejemplo, puede negar que se ha favorecido la concentración de la riqueza y que se han acentuado la desigualdad y la exclusión social?, ¿cómo pasar por alto que los cambios tecnológicos han ocasionado desempleo y subempleo?, ¿quién puede desconocer el deterioro del ambiente y las amenazas a la vida ocasionados por el estilo de vida de amplios sectores de la población?”, cuestionó.

Y añadió: “Tenemos que trabajar, y mucho, para que las ideas, los sentimientos y el cultivo del espíritu se consoliden como parte esencial de la cultura humana. Debemos hacer que la búsqueda del placer y la acumulación de riqueza y bienes materiales dejen de ser las aspiraciones principales de la sociedad”.

“A las universidades corresponde, en parte, ayudar a conseguir el equilibrio, a lograrlo con el cultivo de las humanidades, las artes y la cultura, al igual que con el desarrollo de una ética firme y practicada en la vida cotidiana. Por ello es necesario fortalecer el sistema de valores laicos y fomentar el cultivo de la filosofía, la literatura, la historia, la música, las artes plásticas y las visuales y la poesía, entre otras”, indicó.

“Se debe reforzar el compromiso de formar profesionales y ciudadanos con espíritu crítico y conciencia social, de investigar en torno a nuestra sociedad y su cultura para entender los problemas del presente y anticipar los que nos esperan en el porvenir, y al igual, para plantear vías de solución a ellos. Para decirlo en pocas palabras, es indispensable que llevemos a efecto las funciones de docencia, investigación y difusión de la cultura con la calidad y pertinencia que reclama nuestra realidad”, planteó.

Y sentenció: “Soy uno de los muchos que están seguros de que existe una tarea adicional. Junto a la recuperación de las ideas, tenemos la responsabilidad de rescatar los ideales. Es necesario ayudar a definir las nuevas utopías, debemos trabajar para que este siglo sea el del nuevo renacimiento, el de la educación, la cultura y el entendimiento”.

Posteriormente al acto protocolario, Narro Robles fue entrevistado. Cuando le preguntaron sobre las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el rector de la máxima casa de estudios en el país describió varios de los problemas del sistema educativo y luego expresó:

“No basta un cambio legislativo, así sea constitucional, para que esa realidad se transforme. No basta una protesta, por enérgica que sea; para que esa realidad se cambie tenemos que ver el tema de los docentes; por eso también lo he dicho y lo repito: la reforma requiere de la participación de los maestros, de su intervención y de su compromiso, pero también nosotros tenemos que ver que en muchas ocasiones no están dadas las condiciones de la infraestructura”.

Narro señaló que las reforma educativa “es un paso en el sentido correcto, pero no es suficiente”, y en seguida, añadió:

“Yo celebro que en este país tengamos libertad para expresar nuestras opiniones y nuestros puntos de vista. Yo estoy convencido de que el derecho a la protesta es uno de los derechos fundamentales, pero al mismo tiempo también estoy convencido de que este país tiene un marco jurídico al que se tienen que apegar todos los ciudadanos, todas las personas, todos los mexicanos”.

Y abundó: “que no por esgrimir un derecho se pueden vulnerar otros. Que, por ejemplo, el derecho de libre tránsito, que es fundamental, el derecho de los niños mexicanos a educarse es esencial; a los niños no se les puede abandonar. A la niñez mexicana se le debe atender; existen formas para hacer la expresión de las inconformidades; hay instancias a las que les toca escuchar y responder esas inconformidades, pero hay derechos, particularmente el de los niños, que tienen que recibir educación, que no puede, no puede de ninguna manera hacerse a un lado”.

Cuando le cuestionaron cuál es el papel de las instituciones públicas de educación superior en la reforma educativa, contestó:

“No estamos exentos. Las universidades públicas tenemos que cambiar, tenemos que contribuir, tenemos problemas que habremos de resolver; tendremos que ayudar a México a incrementar la matrícula escolar sustancialmente; tenemos que hacer como país un gran esfuerzo, y las universidades públicas tenemos que ayudar; tenemos que ayudar en el cumplimiento de nuestras tareas asignadas en la formación de recursos humanos; contribuir a formar maestros, contribuir a desarrollar investigación en educación, acciones para difundir lo que se hace en las universidades, para ayudar a la capacitación para el trabajo, a la actualización permanente. Tenemos un enorme reto de financiamiento y también ahí tendremos que ayudar. Son muchas las tareas que las universidades adquirimos, y otras que debemos asumir con la reforma integral que la educación demanda”.

 

“Educar es

construir ciudadanía”

 

Durante el acto protocolario, el rector de la Universidad Autónoma de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz, presentó a José Narro como un “hombre de ciencia, profundo, humanista, sus aportaciones conceptuales y académicas han influido en el fortalecimiento educativo, siempre a partir de su convicción de que la universidad, como casa del saber, debe formar no sólo profesionistas sino ciudadanos capaces de contribuir al desarrollo justo y equitativo de la nación”.

Subrayó, a su vez, que “la universidad reafirma hoy su compromiso con la creación de una conciencia nacional que reúna principios éticos y ontológicos, para hacer de nuestro país una nación democrática, libre y próspera”.

Tras citar una frase de Narro Robles –“educar es construir ciudadanía”–, en el marco de la ceremonia protocolaria, señaló: “sirva la ocasión para reconocer a la universidad como el espacio en el que confluyen el conocimiento, la ciencia, la tecnología, la cultura y el arte, con las más profundas aspiraciones del hombre”.

Cualquier esfuerzo institucional para enfrentar los grandes retos, agregó, será insuficiente si no va acompañado por un renovado espíritu humanista que coloque a la persona como centro, propósito y fin último de la generación y difusión del conocimiento.

“Imprimamos a la educación el carácter de nobleza que siempre ha postulado el doctor Narro. Recuperemos para la universidad el sentido de totalidad que inspiró su origen: el de una comunidad de conocimiento, de saber conjunto, de concepción armónica de la cultura”, enfatizó.

Ultimas

Argentina campeón de Copa América en tiempo extra

Previo al encuentro se generó violencia y portazo en los accesos al estadio
- Anuncios -
- Anuncios -