Sábado, septiembre 18, 2021

El mensaje de AMLO que frenó deslealtades dentro de Morena Puebla

Destacadas

La próxima semana pasará por Tehuacán la Carrera Antorcha Guadalupana, la dedicarán a la memoria del  padre Gustavo Rodríguez, defensor de los migrantes

Tehuacán. La Carrera Antorcha Guadalupana, en su edición XXI, pasará nuevamente por la Diócesis de Tehuacán la próxima semana....

Advierten organizaciones culturales que no permitirán que el INAH se lleve esculturas del Museo Sitio de la Zona Arqueológica Ndachijan

Tehuacán. Organizaciones culturales se unieron para anunciar que no permitirán que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)...

Se complicó la elección de Puebla por no dimensionar la carga de trabajo del IEE, admite el consejero Arturo Baltazar

El consejero Jesús Arturo Baltazar Trujano, quien forma parte de una ola de exfuncionarios del INE que arribó al...

Un momento clave para evitar que cayeran los ánimos en las fuerzas lopezobradoristas de Puebla, luego de la elección fraudulenta del 1 de julio, ocurrió durante el Quinto Congreso Nacional Extraordinario de Morena, en donde Andrés Manuel López Obrador tuvo una deferencia hacia Luis Miguel Barbosa Huerta, el candidato a gobernador por la coalición Juntos Haremos Historia, a quien le habría dicho palabras más, palabras menos: “No te desesperes. Aguanta. Tú vas a ser gobernador de Puebla”.

Ese espaldarazo fue fundamental para que en ese entonces varios candidatos ganadores de curules en el Congreso local y de alcaldías de ciudades importantes en el estado, dejaran de escuchar los “cantos de sirenas” que desde el morenovallismo les pedían “dar la vuelta a la hoja” y reconocer públicamente a Martha Érika Alonso Hidalgo como ganadora de la contienda de la gubernatura, así como aceptar cargos y cuantiosos financiamientos.

Dicho episodio ocurrió en el Deportivo Reynosa, de la Ciudad de México, el pasado 19 de agosto, al finalizar el Quinto Congreso Nacional Extraordinario de Morena. En ese acto, Andrés Manuel López Obrador prácticamente se despidió de la actividad partidista, ya que semanas después le entregarían la constancia de presidente electo de México y desde ese momento, hizo a un lado los asuntos de su fuerza política y empezó a actuar como un hombre de Estado.

- Anuncio -

López Obrador tuvo un largo discurso que dividió en tres partes: hablar de los activistas, intelectuales y movimientos que provocaron el cambio democrático del país desde la izquierda; dar un mensaje emotivo de agradecimiento a las bases de Morena y enumerar las acciones de gobierno que pretende llevar a cabo en los próximos seis años, pero sobre todo, dejar claro que sería resultado de una articulación institucional.

El ambiente estaba desbordado. Se seguía disfrutando el triunfo como si no hubiera ya pasado mes y medio de las votaciones del 1 de julio. Era imposible que ahí Andrés Manuel López Obrador pudiera hablar con algunos de los presentes de temas específicos, pues había más de mil asistentes y todo mundo quería tocar, saludar, tomarse fotos con el líder nato de Morena, a quien no le gusta usar escoltas ni gente que lo aleje de quienes se le acercan.

López Obrador al finalizar su discurso tomó rumbo a la salida del Deportivo Reynosa, en medio de un tropel de militantes de Morena que sabían que tal vez era la ultima vez que podían estar cerca de él.

Dicen que tardó casi 20 minutos en llegar al acceso principal, donde lo esperaba su auto blanco, modelo sedán, y cuando ya estaba cerca del vehículo, súbitamente se detuvo y dio media vuelta. Para sorpresa de todos, el tabasqueño empezó a regresar hacia el templete oficial y ya cuando estuvo cerca del escenario, preguntó: ¿Dónde está Barbosa?

El candidato a la gubernatura de Puebla permanecía sentado en la primera fila de los invitados al congreso. Esperaba a que se despejara el lugar para poder marcharse, pues su capacidad diferente no le permite caminar en donde prevalecen los empujones y tropiezos.

Hasta ese lugar llegó López Obrador y cuentan algunos testigos, que el ahora presidente le México le habría dicho a Barbosa, más o menos, lo siguiente:

“Ya me dijeron que te estás empezando a desesperar”.

Y sin esperar una respuesta de Barbosa, agregó: “No te desesperes. Aguanta. Tú vas a ser gobernador de Puebla”.

López Obrador, primero serio, y luego sonriente, le extendió la mano a Barbosa y se retiró del congreso.

¿Qué fuerza tuvo ese breve mensaje? Hay dos lecturas:

Primero: en los discursos públicos era como algo habitual, normal, que López Obrador al hacer un balance de la elección del 1 de julio tocara el malestar por la elección anómala de Puebla, la única que estaba bajo la sospecha del fraude electoral.

Pero mostrar el interés de exhibir un respaldo directo, personal y emotivo, fuera de los escenarios, a Luis Miguel Barbosa Huerta era un signo de que López Obrador sabía puntualmente que había ocurrido en Puebla, que quería limpiar los comicios en la entidad y que no se había debilitado su respaldo al ex senador Barbosa.

Segundo: que ya sabía que sí se podía anular la elección, luego de examinarse las irregularidades, y que quería lanzar entre líneas una advertencia a los miembros de Morena en Puebla de que no se iban a tolerar deslealtades.

Y es que una semana antes, el 12 de agosto, la presidente nacional del Morena, Yeidckol Polevnsky, había estado en Puebla en una marcha y había recibido quejas de que algunos ganadores de la contienda ya estaban con la tentación de acercarse a escuchar las propuestas de los morenovallistas y que implicaba, alejarse de la lucha contra el fraude electoral.

Esa muestra de expresión de apoyo de López Obrador a Barbosa cimbró a varios de los alcaldes y diputados electos, en ese entonces, para no entrar al terreno de las deslealtades.

Dicha situación permitió que Morena se mantenga –más o menos– cohesionada  ahora que parece que el miércoles próximo se podría anular la elección de gobernador, de acuerdo al proyecto de sentencia que elaboró José Luis Vargas Valdez, el magistrado ponente del Tribunal Estatal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

- Anuncio -

Ultimas

El INAH se compromete a regresar a Tehuacán cuatro esculturas prehispánicas que se exhibirán en la exposición Grandezas de México

Tehuacán. Juan Manuel Garibay López, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH),...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -