Lunes, junio 24, 2024

El maíz no es mercancía, sino cultura, memoria e identidad, afirma Diego Prieto

Destacamos

“El maíz no es mercancía, es cultura, memoria e identidad que se refleja en la gastronomía mexicana, reconocida además como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco)”, afirmó el director del INAH Diego Prieto Hernández.

Al participar en las jornadas académicas Maíz transgénico y soberanía nacional que fueron organizadas días atrás por el propio INAH y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), dijo que éstas fungieron como una tribuna en defensa de los múltiples y milenarios saberes que subyacen en la producción agrícola del maíz, principal alimento de la población y rasgo identitario tanto en tiempos prehistóricos como en la época prehispánica y en la actualidad.

Sobre todo, expuso, por el pasado decreto presidencial del 13 de febrero de 2023 en el que se da la prohibición del uso de maíz genéticamente modificado en siembras comerciales y en la elaboración de masa y tortillas para consumo humano.

En ese sentido, el antropólogo Diego Prieto recordó que México es el centro de origen y diversificación del maíz, “pues fue hace 10 mil años cuando nuestros antepasados emprendieron una de las proezas biotecnológicas más grandes de la humanidad, la domesticación de la planta silvestre teocintle mediante el mejoramiento genético autóctono”.

En estas jornadas, a las que acudieron especialistas en biología, antropología, legislación y otras disciplinas, los investigadores Cristina Barros Valero y Víctor Manuel Toledo Manzur coincidieron en señalar que detrás de la consulta técnica solicitada por Estados Unidos, en el marco del T-MEC, subyacen dos formas de concebir la naturaleza, la agricultura y la alimentación.

Ello, como señaló Cristina Barros, integrante de la campaña nacional Sin maíz no hay país, porque el modelo estadounidense y del norte global en general prioriza las ganancias sin importar los efectos irreversibles que tienen los pesticidas y los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en los suelos y en la salud.

A la par, criticó la divulgadora dedicada a la investigación de la cocina, historia y cultura popular mexicana, porque dicho paradigma privatiza también el conocimiento ancestral de los pueblos.

En ese tenor, el investigador del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM Víctor Toledo llamó a dejar atrás el dogma de que la producción agrícola es subdesarrollada o anacrónica.

Ello, apuntó, porque los alimentos producidos en milpas tradicionales no solo son más diversos y resistentes al cambio climático y a los siniestros, sino que aportan más contenido calórico que los OGM.

“La peor destrucción la han generado los OGM en Sudamérica, donde existen 190 millones de hectáreas, prácticamente, equivalentes al territorio mexicano, sembradas con soya y maíz transgénico en Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia”, afirmó el especialista.

De paso, Toledo Manzur acotó que la llamada “república de la soya” integra terrenos en donde la diversidad de selvas, matorrales, bosques y casi todas las especies animales han desaparecido”.

Mientras que del maíz, como detalló el investigador del Centro INAH Veracruz, Eckar Boege Schmidt, se registran en México más de 55 razas de maíz, las cuales convierten a este alimento en el único cereal del mundo que se cultiva desde los 100 hasta los 3 mil metros sobre el nivel del mar, y puede resistir precipitaciones de solo milímetros o de tres o cuatro metros al año.

Ultimas

Propondrá Armenta una iniciativa para crear la figura de Diputado y Alcalde migrantes en Puebla

Para garantizar el pleno ejercicio del derecho político de votar y ser votado, el gobernador electo de Puebla, Alejandro...
- Anuncios -
- Anuncios -