El huracán económico que viene

El Producto Interno Bruto (PIB), o sea, la riqueza nacional, tendrá un retroceso de quince años, pasando la pandemia que se espera intensa y de larga duración. Por lo que regresaremos a los niveles económicos de 2010. Estaremos, nuevamente, ante otra década perdida para América Latina, según la doctora Alicia Bárcena, que dirige la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

En México, aumentará la pobreza, de 53 millones a 65 millones de individuos, y los pobres extremos, es decir los miserables, se elevarán seis millones:  del 11 por ciento al 17 por ciento.

¿Qué hacer ante este terrible panorama, en el cual la crisis será profunda y estructural?


Se necesita mayores gastos de emergencia y gastos de reactivación, además de apoyos fiscales y monetarios a largo plazo. Incluso, dice la organización, sería importante hacer posible para muchos sectores la renta mensual básica, también llamado ingreso universal.

Algunas naciones europeas y hasta latinoamericanas, ya lo han realizado en estos meses de cuarentena. Aunque es indispensable hacerlo más amplio y de forma permanente, como han discutido varias agrupaciones y al parecer lo hará próximamente la Cámara de Senadores.

Lo anterior es indispensable, ya que no se podrá avanzar ahondando la austeridad, medida inconveniente en estos momentos tan complicados.

Alicia Bárcena celebró las medidas que ha puesto en acción el gobierno de López Obrador de apoyo a la población, sobre todo a la de mayor pobreza, entre ellas a los adultos, jóvenes y escolares, entre otros.

Pero es necesario en este cruce de desgracias: económica, petrolera, financiera y la sanitaria realizar mayores esfuerzos estatales para que el huracán que ya está aquí no arrase con millones de personas.

[email protected]

@jamelendez44