EL FRENO DE MORENA A LA DESPRIVATIZACIÓN DEL AGUA

De acuerdo con la agenda que ha diseñado  la fracción de Morena para transitar en el último año de la actual legislatura local, destaca que no se encuentra ningún tema relacionado con la posible desprivatización del servicio de agua potable en la capital del estado y otros municipios de la zona metropolitana, pese a que existe un reclamo ciudadano de que no se cumplió con el compromiso de campaña de 2018, consistente en re municipalizar dicho servicio público.

El tema del agua potable se tiene que revisar no solamente desde la perspectiva de que no se está cumpliendo con un ofrecimiento que se hizo en las campañas electorales de 2018, sino en la posibilidad de que el poder económico y tal vez hasta corruptor de los empresarios que están atrás de la compañía Concesiones Integrales pudiera ser el factor para que no se eche atrás este proyecto que ha sido un rotundo fracaso, cuyo costo lo están pagando los usuarios al enfrentar la escases de líquido, tarifas altas, cobros arbitrarios, amenazas y algo muy grave que es la falta de saneamiento de las descargas residuales.

La intención de echar abajo la privatización no es una obsesión de algunos grupos políticos locales tal como argumentan los directivos de Concesiones Integrales sino es una tendencia mundial, luego de que en varias ciudades importantes como es el caso de París, fracasó el modelo de que particulares administren con fines mercantiles el servicio de agua, el cual se tiene que ver como un derecho social y no como un negocio.


No solo por fines electorales los diputados de Morena tendrían que reflexionar y rectificar su posición errónea fren0te al tema del agua potable, sino que tendría que ser por un acto de congruencia por pertenecer al movimiento de la 4T que tiene una visión nacionalista y social del poder público.