El arzobispo Víctor Sánchez en el tradicional lavado de pies en la Catedral de Puebla