El ARRIBO DE ARDELIO VARGAS AL GOBIERNO

Es Imagen

Tal y como se venía mencionando desde hace varios meses, el gobierno del estado se ha nombrado a Ardelio Vagas nuevo subsecretario de Gobierno, como una manera de fortalecer esta dependencia.

Vargas Fosado se estaba desempeñando como asesor en Seguridad Pública y se le había encargado principalmente atender los conflictos que habían surgido en los cuerpos policíacos en la actualización de salarios y prestaciones.

La presencia de Vargas Fosado siempre ha sido causa de polémicas por ser considerado un personaje de mano dura en los cargos en que se ha desempeñado, situación que siempre ha sido observada por organismos defensores de derechos humanos


Al mismo tiempo, Vargas se ha ostentado como un hombre que ofrece resultados y que, sin importar que sus decisiones puedan ser controvertidas, actúa siempre bajo el imperio de la ley.

Sin embargo, hay muchos detractores de Ardelio Vargas que han dicho que representa al viejo sistema autoritario por su actuación en los hechos de San Salvador Atenco, cuando fungió como jefe del Estado Mayor de la entonces Policía Federal Preventiva y luego sujeto de quejas y cuestionamientos de los obispos defensores de migrantes por el mal trato que se daba a ciudadanos indocumentados a su paso por Estados Unidos y que eran detenidos por el INM.

El actual gobierno tendrá sus razones para confiar en Ardelio Vargas, pero es necesaria la vigilancia en su actuar para prevenir decisiones equivocadas que violenten las garantías individuales. No se puede olvidar que la Cuarta Transformación Pública del País ha tenido como premisa fundamental el no recurrir a la represión ni al autoritarismo