El amor por los suelos

Tanto del suelo tiene el amor

Que se arrastra cuando lo recuerda

Que rasca con sus uñas buscándola


Que rueda como planeta visitante de la Tierra

Acariciándose cada poro con la humedad

Que produjeron abrazos antiguos

Y la hierbita de los recientes

 

Al suelo van de boca los amantes

Los hombros y las rodillas quedan marcados

Por los signos de la tierra

 

Abrazarse y perseguirse

En el suelo nos repone

Como ciudadanos de los tres  reinos

Animales en simbiosis

Plantas enredaderas y helechos

Minerales de colores esplendentes

A más de los opacos y terrosos

Besarse ahí es besar un suelo

Es tener piso

Enlodarse de deseos

Y resurgir gozosos en la pureza del orgasmo

 

Aunque hay suelos alfombrados

Los mármoles refrescantes

Y las piedras quemantes de las costas

Amarse en ellos es el ciclo de la vida

Reptar erguirse volar y caer

Como cinceles o semillas

 

El amor por los suelos

No es necesariamente una pena

Es templar el cuerpo  los cuerpos

Como se sosiegan las esculturas en la mente

Creando volúmenes extraños

Gráciles relieves

Marcan un territorio común los que se aman

Sin superficialidades

Amantes a ras de suelo

Sinceros y humildes habitantes

Hermanos del conejo  de la hormiga y la serpiente.

Ricardo Landa, 20 de enero de 2013. Imágenes:

Amantes, Egon Schiele; Foto, Flor Garduño; Amantes 3, Nicoletta Tomas.

Blog: https://elrojodelalengua.wordpress.com