Sábado, noviembre 27, 2021

Tras 9 meses de espera, el Ejército informa que 304 miembros enfrentan denuncias por violencia sexual

Destacadas

A dos meses de su despenalización, Puebla sigue criminalizando el aborto con 4 carpetas de investigación

A dos meses que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puso fin a la criminalización del...

City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan atentaría contra la Reserva Estatal Sierra del Tentzo: Semarnat

El Desarrollo inmobiliario City Lomas en Malacatepec-Ocoyucan del Grupo Proyecta pondría en riesgo la Reserva Estatal Sierra del Tentzo,...

No hay ninguna intención de cambiar al auditor superior del estado: Sergio Salomón

El gobierno del estado presentó al Congreso local una reforma constitucional que tiene como objetivo ampliar la regulación sobre...

Tras nueve meses de trámites vía transparencia, finalmente la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reveló que en los últimos seis años se han registrado 304 denuncias por acoso y hostigamiento sexual de mujeres militares contra altos mandos. La Ciudad de México y el estado de México encabezan la estadística de agresiones sexuales, seguida por los numerosos casos registrados en Guanajuato, Chiapas, Puebla, Jalisco, aunque el fenómeno está presente en todas las entidades del país.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), abrió los expedientes en Puebla que se mantenía en secrecía y confidencialidad. De acuerdo con la Dirección General de Derechos Humanos y la Fiscalía General de Justicia Militar, mujeres militares en Puebla presentaron siete denuncias contra sus superiores: generales, coroneles, tenientes, agresores sexuales, que además, se encubrían entre sí.

Tras la desclasificación del expediente ordenado por el comisionado del INAI, Francisco Javier Acuña Llamas, al resolver el Recurso de Revisión (RRA 6560/2021), la Sedena informó que el año 2015 se documentaron 44 denuncias por acoso sexual, en 2016 fueron 36, 2017 registró 33 denuncias, los años 2018 y 2019 la cifra se disparó a 77 casos en cada año. El 2020 se interpusieron 32 acusaciones y del 1 de enero a octubre del 2021 se computaron 5.

- Anuncio -

Aunque en la respuesta a la solicitud de información pública 700171521 la Sedena confirmó que los 304 expedientes de denuncias se concluyeron al haberse otorgado a las víctimas la orientación legal y atención psicológica de primer contacto, no se precisó la condena de los agresores, las quejas que permanecían en trámite, en archivo o sobreseídas y en cuántos casos el acusado ha sido absuelto.

 “Se hace de su conocimiento que después de haber realizado una exhaustiva búsqueda en los archivos que se resguardan en esta secretaría, no se localizó evidencia documental que atienda al requerimiento”, replicó la Sedena.

Pacto patriarcal entre militares, feroz

De acuerdo al expediente 61/2019, la denuncia del hostigamiento sexual que vivió una soldado auxiliar contra el Teniente perteneciente a la 6 Compañía del Servicio Militar Nacional de Puebla, llegó hasta el Comité de Ética y de Prevención de Conflicto (CEPCI) de la Sedena, luego que se revelara que el Capitán 1/o ABDEM conoció la violencia sexual que se ejercía contra la soldado a su cargo, y él impidió su denuncia por más de un año.

“No es para tanto. No debes dar parte ¿Quieres perjudicar a tus compañeros?, ¿Quieres supervisiones?”, le dijo el Coronel el 4 de enero de 2019, en la primera denuncia recibida, declaración que repetiría desde entonces, cada mes, cuando ella acusaba los hechos que cada vez subían más de tono.

En la queja de la soldado se narran los hechos que comenzaron desde el primer día, cuando el teniente la conoció en 2018. De inmediato empezaron los acercamientos lascivos, llamadas telefónicas en la madrugada del Teniente en estado de ebriedad. Señala que la negativa de la soldado para acceder a los deseos de su superior hizo que éste corriera el rumor en la compañía de que la soldado era una prostituta y que ella lo acosaba invitándolo insistentemente a “fiestas”.

Del mes de octubre a diciembre de 2018 fueron frecuentes las veces que el militar propiciaba que la soldado se quedara hasta tarde sin motivo, encontrándola a solas y atacándola sexualmente. En enero del 2019, la soldado por primera vez se atrevió a denunciar a su superior, sin resultados.

Meses después, en un encuentro más del que ella quiso escapar, él la tomó del cabello, sometiéndola. El hecho fue evidenciado por más de un militar. Una vez más acudió al capitán quien le dijo que “había malinterpretado los hechos”, e hizo traer a los testigos de aquella escena, el Sargento 2/o AB que ese día montaba guardia, un segundo militar no identificado y al Teniente, todos negaron los hechos.

El 18 de abril la soldado fue sometida a un arresto de 48 horas -acusada por el mismo teniente- de haber falsificado la firma de unos documentos. El capitán acudió nuevamente al llamado de la soldado, pero nuevamente desestimó los hechos, le pidió que aceptara el castigo sin réplica “Ya te chingaste, ni modo. Solo son dos días”.

Estando en arresto, la joven recibió la visita de un militar conmovido por lo que pasaba, éste le aconsejó acudir con el Ministerio Público de la 25 Zona Militar para denunciar los hechos, así y hasta entonces la acusación se registró formalmente el 5 de junio de 2019.

El testimonio de 20 puntos desgarradores, termina con el señalamiento de que días después de la denuncia, la soldado auxiliar recogería su oficio de vacaciones, pero le hicieron entrega de todos sus documentos oficiales, lo que le hizo pensar que la amenaza del teniente de darla de baja del Ejército se había cumplido.

Violación sexual en el almacén de la 25 Zona Militar

Entre el registro de las denuncias interpuestas en Puebla, destaca el caso de una violación sexual clasificada como ´acoso sexual’. Los hechos fueron acusados por la soldado auxiliar de Informática contra el Sargento del servicio de Herrería de la JRSSAI de la VI Región Militar en el estado.

La versión pública de la denuncia señala que el Sargento 1/o Herrero por meses se habría dirigido a la soldado con albures y palabras de doble sentido. La agresión escaló el 29 de julio de 2018, cuando el sargento pidió a la joven acudir al fondo del almacén para acopiar cobijas, donde minutos después le dio encuentro y la atacó sexualmente, arrojándola contra una pila de uniformes, le quitó su pantalón y ropa interior para penetrarle con sus dedos, mientras le decía obscenidades.

“Sentí que mis piernas temblaban, mientras me penetraba luché por empujarlo. Yo lloraba y gritaba. …Él eyaculó sobre mi pierna y glúteo… Por minutos quedé petrificada. Como pude me incorporé, me vestí y salí corriendo, encontré a una soldado auxiliar de Contaduría a la que abracé y conté lo sucedido”, narra en la denuncia.

A los pocos minutos, el sargento 1/o herrero ordenó a la soldado entrevistarse con él en el comedor donde le amenazó, fuera de sí, para que no denunciara. “Yo sé que hice mal, sé que dijiste que no, pero dime si me vas a denunciar para que de una vez me mate”, decía mientras sostenía un cuchillo a la altura de su muñeca.  La joven escapó a una oficina donde explicó lo sucedido al cabo archivista que a su vez dio parte al sargento 2º, quien tramitó la denuncia.

Secrecía y confidencialidad

Pese a la resolución del INAI que ordenó a la Sedena la entrega de la versión pública de las denuncias, permitiendo solo la omisión de datos personales, en un expediente que no se registra folio, se advierte el testeo exagerado de todos los datos haciendo imposible la identificación del cargo agresor y la víctima, incluso el lugar donde ocurrieron los hechos, solo revelando la fecha de febrero de 2017 y el señalamiento de que las agresiones ocurrieron “varias veces”.

En la relatoría de hechos se da cuenta que el militar, con un probable alto rango, fue denunciado por acosar sexualmente por más de un año a joven perteneciente al Ejército que se dedicaba a labores de limpieza, incluida la atención a la ropa personal de éste, así como provisión de café y alimentos.

La denuncia señala agresiones sexuales sostenidas y en privado, también castigos a la joven que debía permanecer en su puesto 24 x 24, sometiéndole a jornadas extenuantes por no acceder a las pretensiones del militar.

El esquema de agresiones por contacto físico como tocamientos, manoseos, conductas dominantes, intimidatorias sexuales y castigos físicos, humillaciones, medidas disciplinarias en represalia, están presentes en expedientes abiertos contra el Sargento con 20 años de servicio en el Campo Militar 25-A y el Teniente de la Policía Militar de la Coordinación de Regional en Zacatlán, acusados por mujeres con cargo de soldados, ambos casos registrados en 2020.

- Anuncio -

Ultimas

Cabildo autoriza al edil Eduardo Rivera solicitar al gobierno estatal 14.8 mdp para obra pública

El Cabildo capitalino autorizó al edil Eduardo Rivera Pérez solicitar al gobierno del estado apoyo financiero de “recursos no...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -