Edil de Puebla acepta el mando único que propone Barbosa, pero defiende la permanencia de Lourdes Rosales

La alcalde de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, aceptó sumarse al mando único de la policía que propone el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, pero defendió la permanencia de Lourdes Rosales Martínez, en la Secretaría de Seguridad Ciudadana municipal (SSC).

La postura de Rivera Vivanco fue emitida este miércoles en respuesta a que el gobernador estatal decretó asumir el control de la seguridad pública de la capital.

En un comunicado, la edil instruyó a la secretaria de Seguridad Ciudadana que se alinee la Policía Municipal a las instrucciones de Barbosa Huerta y, que en total apego a la libre Hacienda, se coordine con las autoridades estatales en el combate a la delincuencia.


Esto ocurre independientemente de la ruta que tome la controversia constitucional que interpuso la presidenta Claudia Rivera, para que sea la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la instancia que determine si el mandatario estatal cuenta con facultades para remover a Lourdes Rosales y nombrar como nueva secretaria de Seguridad, a Carla Morales Aguilar.

La presentación de la demanda ante el máximo órgano de impartición de justicia en el país, por parte del ayuntamiento de Puebla, generó en estos últimos días  un enfrentamiento entre el gobierno municipal y estatal, ambos emanados de Morena, por la disputa del control de la fuerza pública local.

En ese contexto, Claudia Rivera informó en un escrito “he leído con detenimiento el decreto publicado por el gobierno del estado de Puebla y coincido con el gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta, en la necesidad de una coordinación total de los órdenes de gobierno en materia de seguridad”.

De igual forma, la alcalde capitalina celebró el respeto a la autonomía municipal para nombrar y remover a la titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Por esta razón, Rivera Vivanco dijo que instruyó a Lourdes Rosales a que se coordine con las autoridades estatales en la materia, lo cual significa su ratificación en el puesto. 

La edil enfatizó que valora el reconocimiento público que, a través del decreto, el mandatario estatal ha realizado a los resultados en seguridad que ha logrado el municipio de Puebla durante los últimos siete meses.

Lo anterior, sostuvo, manteniendo la incidencia delictiva a la baja, única demarcación de la entidad con estos logros.

Sin embargo, la presidenta reconoció que los resultados no son suficientes, pues también la percepción social adversa debe ir a la baja.

Al final, recalcó su obligación a reservarse el derecho de defender la autonomía municipal constitucional conforme a la Ley en éste y en todos los casos que sea vulnerada.