Lunes, abril 19, 2021

Durante dos meses Beatriz Manrique ignoró intento de depredar Flor del Bosque y ahora quiere tapar el sol con un dedo

Destacadas

Amplían de 5 a 7 años de prisión sentencia vs. comandante que torturó a Lydia Cacho

Juan Sánchez Moreno, el comandante a cargo de la detención de Lydia Cacho a finales de 2005, sufrió este...

“No espero mucho de la justicia electoral”, dice Barbosa sobre exoneración a consejeros del IEE

El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, aseveró que no espera mucho de la justicia electoral, una vez...

Cerca de 80 impugnaciones enfrenta el PAN poblano por candidaturas

El Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN enfrenta 77 impugnaciones en tribunales, donde aspirantes de diversos puntos de Puebla...

A lo largo de septiembre y octubre se dununció ampliamente como se está generando un nuevo ecocidio en Puebla, por parte de desarrolladores inmobiliarios ligados a intereses económicos del morenovallismo, al pretenderse arrasar unas mil 200 hectáreas de bosque en la zona aledaña a Flor del Bosque. Todo mundo sabe de ese atropello, menos quien se tenía que enterar: Beatriz Manrique Guevara, la titular de la Secretaría del Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial. La funcionaria con dos meses de atraso, quiere tomar las riendas de un conflicto que le empieza a llegar al agua al cuello.

Ante lo ocurrido en este asunto, vale la pena preguntarse: ¿Los miembros del gabinete estatal están para solucionar problemas o para generarle problemas al gobernador Luis Miguel Barbosa?

Pareciera que Beatriz Manrique se ubica entre los funcionarios del segundo rubro. Lo siguiente sustenta esta visión:

- Anuncio -

Este día, a las 10 de la mañana, un grupo de ambientalistas se presentarán en Casa Aguayo –la sede oficial del Poder Ejecutivo– para demandar una audiencia con el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, para solicitarle que frene la depredación de mil 200 hectáreas de bosques de encinos y exponerle que se dirigen directamente con el mandatario porque desde hace un par de meses, han sido ignorados olimpicamente por Manrique.

A la par de que esos grupos ambientalistas decidieron dirigirse este día a Casa Aguayo, curiosamente –entre ayer y antier– recibieron una llamada telefónica de la oficina de la secretaria del Medio Ambiente en donde los invita a dialogar, este día, a las 13 horas en las oficinas de la dependencia.

Es decir, pareciera que Manrique Guevara quiso evitar que los quejosos llegaran hasta las oficinas centrales del gobierno del estado. Un intento que llegó muy tarde.

Y es que desde principios de septiembre se expuso que hay un conjunto de proyectos inmibiliarios, avalados por los cabildos de tres municipios, que busca destruir mil 200 hectáreas de bosques y que estarían participando empresarios ligados a los exgobernadores Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali Fayad.

No solamente se hizo la denuncia, de que la dio puntual seguimiento La Jornada de Oriente, sino que grupos ambientalistas buscaron un acercamiento con la secretaria Beatriz Manrique, pero nunca obtuvieron una respuesta favorable.

Por lo menos, la funcionaria oriunda de Guanajuato y militante activa del PVEM, tenía que haber escuchado la denuncia y la petición de que se emita un decreto que proteja las pocas hectáreas de bosque que quedan en la zona metropolitana de Puebla.

Y lo minimo que tendría que haber hecho la funcionaria es hacer una investigación propia de este asunto.

Eso no ha ocurrido, ya que ha guardado un silencio absoluto de este tema como si no existiera, mientras avanzan los proyectos inmibiliarios en la zona en riesgo.

Resulta contradicctorio que por un lado el Congreso local haya echado abajo una permuta de 42 hectáreas de la reserva ecológica de Flor del Bosque a favor del empresario Carlos Haghenbeck, quien es pariente político del exgobernador José Antonio Gali Fayad, y que no se haga nada para defender mil 200 hectáreas que se encuentran en la misma área geográfica.

Y sobre todo, que se dice que los mismos desarrolladores que querían construir en las 42 hectáreas que le donaron a Haghenbeck, ahora son los mismos que quieren destruir los encinos en las mil 200 hectáreas en cuestión.

En octubre de 2018, cuando estaba por concuir el gobierno de Gali, se tomó un acuerdo en Amozoc, que también implicó a los cabildos de Puebla y Cuautinchan, para poder lotificar mil 200 hectáreas de bosque.

Dicha zona tiene una alta riqueza de bosques de encinos y no hace mucho, se pudo detectar a un lobo mexicano, que esa una especie peligro de extinción.

Todo esto lo saben ambientalistas, vecinos de la zona, miembros de los anteriores ayuntamientos de Puebla, Amozoc y Cuautinchan, así como un sector de la opinión pública, menos la secretaria del Medio Ambiente.

¿O ya lo sabrá y finge que no está enterada?

- Anuncio -

Ultimas

Vecinos de Tlacotepec vandalizan el Palacio Municipal y golpean a un policía en protesta por una detención

Vecinos del municipio de Tlacotepec de Benito Juárez causaron daños en el mobiliario de la presidencia municipal y golpearon...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -