Sábado, abril 10, 2021

Dramas en los migrantes

Destacadas

Se concluyen en Puebla 8 de cada 10 investigaciones por delitos

El promedio de conclusión de las carpetas de investigación que se inician en Puebla por algún delito, es del...

CEN del PAN investiga denuncias de venta de candidaturas en Puebla

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN investiga las acusaciones que enfrenta la dirigente del partido en Puebla, Genoveva...

Barbosa pide que SG intervenga para resolver conflicto con Bonafont en Juan C. Bonilla

La delegación de la Secretaría de Gobernación federal (SG) debe intervenir en el conflicto que hay con la planta...

Los últimos años han tenido como característica llamativa el fenómeno migratorio, que tiene como peculiaridad un importante desarrollo de medios de transporte y comunicación que se enmarca en un acelerado, atropellado, injusto y dinámico desequilibrio económico mundial.

Se llevan a cabo viajes que van desde actividades turísticas, comerciales, de índole política o académica (entre muchas otras); pero existe otro lado de una moneda, que en una condición diametralmente opuesta, muestra un lado oscuro, dramático, trágico y doloroso de la migración que actualmente se está dando en México, como una vía de paso de personas sudamericanas hacia Estados Unidos, que va dejando una estela de mitos, enojos, descalificativos y menosprecio por parte de un fragmento de la sociedad mexicana que, en una forma hipócrita y desconsiderada, maltrata a esos individuos que literalmente huyen de condiciones de vida verdaderamente insufribles; que escapan de condiciones marcadas por la más infernal idea que albergaría nuestra imaginación.

No puedo imaginar las razones por las que un individuo deja literalmente todo, hablando del lugar donde ha nacido. Las historias superan cualquier relato de terror. Niños que son víctimas de “trata de personas”; humillaciones que se ejercen para demostrar una imbécil idea de superioridad; degradaciones, bajezas de lo más ruin y un largo etcétera que nos ubica como seres de la más baja estirpe biológica.

- Anuncio -

En pleno Siglo XXI nos encontramos viviendo una pandemia que nunca pudimos imaginar quienes nacimos a mediados del siglo pasado y vemos un panorama nada halagüeño para un futuro que nos está cambiando la visión de la vida. Ya nada es igual a lo que vivimos apenas hace un año.

Efectivamente aún estamos sujetos a condiciones tan antiguas como guerras, conflictos territoriales, inestabilidades políticas, corrupción, todo esto aderezado con narcotráfico, sofisticado esclavismo que va de lo sexual hasta lo más básico en la dignidad humana y otras absurdas conductas humanas.

Pero entonces surgen una serie de mitos y dudas con respecto a lo que los migrantes pueden atraer como enfermedades, en estos flujos poblacionales. Debemos estar conscientes de que, ante los microbios y parásitos, con toda nuestra tecnología, biológicamente nos encontramos en una desventaja insuperable, debido a la rápida proliferación que los caracteriza, además de su dinámica tendencia a la adaptación por muchos medios dentro de las que sobresales las mutaciones e innumerables mecanismos de evolución y adaptación. Nada más, si consideramos que podríamos llegar al más lejano punto del planeta en un lapso no mayor a 36 horas de viaje, ya le dimos el tiempo suficiente de incubación a cualquier microbio como para ser potencialmente infeccioso, sin que nosotros siquiera lo podamos sospechar.

Caminando por las noches, he visto gente que hurga en la basura buscando comida. Beben agua de las fuentes que adornan jardines en los que está claramente escrito que ese líquido no es potable. Caminan ocultándose bajo condiciones psicológicas, biológicas, orgánicas y conductuales realmente inimaginables.

La salud pública mundial está literalmente desmantelada, excepto en países como Cuba, Países Bajos, Suiza, Islandia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Alemania, Luxemburgo, Francia o Finlandia que, en algunos casos, durante esta pandemia, se han visto colapsados.

Por supuesto que, en nuestro país, tenemos retos qué enfrentar desde el punto de vista sanitario, que sobrepasan con mucho nuestras capacidades. Si a esto le agregamos lo que representa el fenómeno migratorio, saltan a la luz muchas dudas que deben de ser investigadas formalmente. Las fronteras entre los países, para los microbios y parásitos, no existen. El desequilibrio económico y social mundial, por supuesto se refleja en la salud. La gente de condición extremadamente humilde, se enferma mucho más y en la vulnerabilidad de la migración, los fenómenos relacionados con diversos padecimientos adquieren un carácter verdaderamente aterrador.

La pregunta obligada en este caso sería en qué medida se podrían importar enfermedades, que en un momento acentuarían nuestros problemas de salud. Por supuesto de ninguna manera podría descalificar a estas personas que cruzan por nuestro país y en todo caso, es determinante imaginar qué fenómenos podrían generarse mediante su paso por México de esta manera tan inclemente.

Es urgente estimular el desarrollo de la microbiología, la parasitología, la virología, la antropología, la epidemiología, la medicina interna, la atención primaria y, sobre todo, la educación en salud general.

Las enfermedades importadas por migrantes son numerosas, aunque no necesariamente deben motivar rechazo o exageración en su magnitud, pues el fenómeno de la salud y la enfermedad son extremadamente complejos. Podría mencionar un buen número de padecimientos que podrían ser importados, pero no vale la pena referirlos, pues es imposible manejarlos cuando en estos momentos, azotados por el SARS-CoV-2, socialmente estamos confrontados, en una forma absurda, todos los mexicanos.

Lo que debemos hacer puntualmente es cuidar nuestra salud, tomando en consideración las recomendaciones de la Secretaría de Salud en nuestro país que, con un esfuerzo verdaderamente meritorio, se encuentra, a través de todos quienes la conforman, realizando un papel verdaderamente meritorio, loable, satisfactorio y por supuesto, acertado, pese a estar bajo una condición de verdadero desmantelamiento que los gobiernos pasados propiciaron en un proceso de búsqueda para privatizar, lo que en todos los sentidos, constituye un derecho que no solamente es de los mexicanos sino de cualquier persona en el mundo.

Comentarios: [email protected]

- Anuncio -

Ultimas

Rogelio López Maya fue nombrado encargado de despacho en la SSP

El gobierno estatal relevó a Raciel López Salazar de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP), y trascendió que...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -