Dispuesto AMLO a cambiar traza de gasoductos en México para evitar que las obras sigan frenadas por las comunidades

Es Imagen/ Jafet Moz

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió que para evitar conflicto con los pueblos podría modificarse el trazo del que forma parte el Proyecto Integral Morelos (PIM), que afecta a más de 60 comunidades de los estados de Puebla, Tlaxcala y Morelos.

Como sucede en el caso del gasoducto de Guaymas-El Oro, obra que se encuentra frenada por los pueblos Yaquis, dijo que en Puebla podrá cambiar la ruta a fin de concretar el megaproyecto, debido a que las pérdidas son millonarias.

En su conferencia matutina, López Obrador expuso que heredó la problemática de la construcción de varios gasoductos en el gobierno pasado que resultó todo un negocio para las empresas transnacionales, quienes tras concluir la instalación de la obra se quedan como dueños absolutos de la infraestructura.


Actualmente, enfatizó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) continúa pagando multas porque los gasoductos se encuentran frenados por amparos que interpusieron los pueblos que rechazan los trabajos.

De ahí, Andrés Manuel destacó el interés de su gobierno de dialogar con las comunidades para cambiar el trazo de los gasoductos, aunque esta reingeniería resulte más costosa para el erario.

“Como en el caso de los yaquis, la propuesta es hacer un nuevo trazo, cosa que no se había intentado. Nos va a costar más, pero vamos a resolver el problema, porque costaría muchísimo si ese gasoducto queda inconcluso”, reconoció.

Señaló que los gobiernos que lo antecedieron utilizaron la fuerza pública y persiguieron a los opositores a los gasoductos hasta encarcelarlos para imponer las obras.

“Se quería resolver el asunto con el uso de la fuerza, hay presos, y nosotros queremos mediante el diálogo llegar a un acuerdo”, declaró.

En febrero pasado, Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que la construcción del Gasoducto Morelos continuaría en las comunidades que cercan el volcán Popocatépetl, como resultado de una encuesta a los pueblos de la región.

Argumentó que en la consulta, el 59.5 por ciento de los encuestados dieron su aval para que la obra continúe en Puebla, Morelos y Tlaxcala.

Sin embargo, siguen en proceso al menos una decena de amparos que han interpuesto las comunidades de los tres estados, afectadas por el megaproyectos.

Por último, el presidente de México informó que los gasoductos con obras paradas en el país se efectuaron a través de contratos leoninos para generar energía eléctrica, a través de termoeléctricas que utilizarían gas que se tenía que comprar a los Estados Unidos de Norteamérica.

“Todo esto porque el negocio estaba en la construcción de los gasoductos y en la compra de gas; un buen negocio para las empresas particulares, un mal negocio para la Hacienda Pública”, sostuvo.

Por esta razón, declaró que su gobierno analiza qué hacer con el gas comprado a Texas, el cual no descarta vender a Asia.