Lunes, septiembre 20, 2021

Disparatada FIFA y mudanza de jerarquías en el tenis

Destacadas

Alerta Genoveva Huerta que pretenden infiltrar al PAN con miras en 2024

Con la ausencia del alcalde electo Eduardo Rivera Pérez, que regresó al PAN al gobierno capitalino de Puebla, la...

La próxima semana pasará por Tehuacán la Carrera Antorcha Guadalupana, la dedicarán a la memoria del  padre Gustavo Rodríguez, defensor de los migrantes

Tehuacán. La Carrera Antorcha Guadalupana, en su edición XXI, pasará nuevamente por la Diócesis de Tehuacán la próxima semana....

Advierten organizaciones culturales que no permitirán que el INAH se lleve esculturas del Museo Sitio de la Zona Arqueológica Ndachijan

Tehuacán. Organizaciones culturales se unieron para anunciar que no permitirán que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)...

Jamás sucedió antes del sábado que una niña de 18 años ganara diez encuentros consecutivos para alzarse con la Copa de plata a la ganadora del Abierto de tenis de EU. Emma Raducanu lo hizo, sin perder la sonrisa ni la concentración. Clasificada en el puesto 150 del mundo, tuvo que pasar por la etapa de calificación previa para ganarse el derecho a participar en la fase regular del torneo, ya con público y contra la élite. Más asombroso aún: durante ese larguísimo trayecto –récord para cualquier participante en el clásico neoyorquino–, la británica no perdió un solo set. En la final sabatina superó 6-4, 6-3 a la canadiense Laylha Fernández, también morena, hija de padre ecuatoriano y madre filipina, 19 añitos nada más. Ambas protagonizaron un espectáculo delicioso, con un tenis lleno de variantes y salpicado de lances formidables –cruzados, paralelos, dejaditas, con gran sentido tenístico, sin rehuir riesgos ni dar ni pedir cuartel–. Y si por pura novatez revelaron alguna falta de oficio –en sus dificultades para hacer buenos sus primeros saques, por ejemplo– su versatilidad y audacia nos compensó de los monótonos e interminables intercambios que actualmente se ven. Con jóvenes de tan buena actitud y tanta calidad está claro que puede haber futuro. Aunque no hay que adelantar vísperas.

Y es que el sorpresivo ascenso de ambas impúberes, aunque abone a la esperanza, también remarca la ausencia de figuras dominantes que desde hace tiempo marca al tenis femenil. El mismo Abierto de EU lo demuestra: en los últimos 18 años tuvo hasta 14 campeonas y sólo Serena Williams fue capaz de repetir. Y el número 1 de la clasificación ha oscilado escandalosamente durante los últimos 10 o 12 años.

Djokovic arrollado. Otra sorpresa nos tenía reservada la final masculina, aunque de signo distinto. Pocas veces, quizá nunca, se había visto tan desorientado y bajo de ánimo en un encuentro al soberbio plusmarquista serbio Novak Djokovic. Había perdido con anterioridad cinco finales del Abierto de EU, pero en ninguna presentó una imagen de impotencia parecida a la de ayer. La verdad es que el Daniil Medvedev que esta vez tuvo enfrente habría vencido al que inventó el tenis, porque dominó como imperturbable maestro y consumado atleta todos los registros del deporte de la raqueta, intimidando a su adversario hasta convertir en guiñapo a un Nole titubeante, sin forma física ni tenística ni nada que oponer a la aplastante superioridad del ruso, vencedor en tres corridos (6-4, 6-4 y 6-4) y dos horas y media de partido. Sus reiteradas dobles faltas en la antesala del título simplemente certificaron que estábamos ante un ser humano y no un robot de última generación.

- Anuncio -

Muy emotivo el homenaje final del público neoyorquino al gran derrotado. Y si Medvedev fuese capaz de mantener ese nivel, estaríamos ante el Anatoly Karpov del tenis.

Azarosa Fecha FIFA. Se llevaron la palma las autoridades brasileñas con el exhibicionismo de esperar a que rodara el balón el otro domingo en Sao Paulo para, a los 5´ del muy esperado Brasil–Argentina por la eliminatoria mundialista, interrumpir el encuentro y aprehender, literalmente, a los albicelestes Martínez, Romero y Lo Celso –que estaban en el campo– y al reservista Buendía, que seguía las acciones desde la banca. La razón suena válida (los cuatro juegan en Inglaterra, mintieron en el informe de ingreso al país e incumplieron la cuarentena impuesta por las autoridades sanitarias locales), pero el momento elegido para el arresto constituye una flagrante falta de respeto al público y los demás deportistas en liza.

La FIFA, jaque al futbol. Un mundial cada dos años es la propuesta formal de la FIFA, emitida esta semana con toda seriedad. Habrase visto semejante despropósito, que equivale a matar la gallina de los huevos de oro, pan para hoy y hambre para mañana. A quien se le ocurre convertir lo excepcional en rutinario, cambiar lo clásico por lo banal, apelmazar lo memorable en favor de un lodoso revoltijo de datos y resultados. No hay que olvidar que ya los codiciosos irremediables de Zúrich amagaron hace tiempo con mundiales de 48 equipos, “proyecto” que lo más probable es que pongan en marcha a partir de 2026, de modo que entre los diez partiditos que amablemente nos cederán en ese evento los gringos no descarte usted algún apasionante China-Honduras o un Italia-Tumbuctú de lo más sugestivo.

La esperanza es que la poderosa UEFA imponga su buen criterio y frene el descabellado despropósito bienal.

México, así así. Lidera el hexagonal y libró con bien dos visitas teóricamente complicadas, pero ni en San José (0-1) ni en Panamá (1-1) fue el equipo “superior” del que se hablaba, máxime que ni Costa Rica ni los canaleros están hoy para mayores cosas. Peor aún el 2-1 en el Azteca sobre Jamaica, que por poco hace la travesura. La duda no es si el Tri va finalmente a calificar, sino el cómo y el para qué de la cuestión. Preocupa sobre todo la última línea, una de las más flojas que puedan recordarse con la sola salvedad de Memo Ochoa. Y como cereza en el pastel está el nulo rendimiento de Funes Mori, para alimentar la polémica sobre los naturalizados a la Selección (y lo de si se nacionalizarán no por amor a su país de acogida sino por puro cálculo oportunista). Y que diga Martino, el repostero, que la opinocracia local al menos lo respeta, no como a Juan Carlos Osorio, que a las primeras de cambio tomaron aquí a pitorreo.

Alguna ventaja había de tener ser argentino.

Verstappen-Hamilton ayer, como Senna-Prost hace tres décadas. Por la buenas o por las malas, Monza rara vez defrauda. El GP de Italia de este año endemoniado, precedido por eso que llaman carrera sprint, botana sabatina a15 vueltas que otorga 3, 2 y 1 punto a los tres primeros y sirve para ordenar la parrilla de salida del día siguiente. En esa minicarrera Max Verstappen entró segundo detrás de Valteri Bottas pero heredó el lugar de honor en la parrilla debido a que el finlandés quedó relegado en la parrilla al lugar 19 por culpa de un cambio de motor. Pero en la arrancada fue superado por Daniel Ricciardo (McLaren), su escolta de la víspera y héroe máximo de la gran cita italiana. Hamilton había partido desde la cuarta posición, por detrás de un adversario tan correoso como Lando Norris, el holandés de Red Bull tampoco podía rebasar a australiano y, para colmo, sus mecánicos demoraron más de 11 segundos en cambiarle los neumáticos sobre la vuelta 23, por lo que al entrar Lewis al pit con el mismo propósito, ambos quedaron mano a mano, el británico apenas por delante. De cualquier modo no procedía la maniobra de Max, que prácticamente arrojó su Red Bull sobre el Mercedes de su rival en plena curva 1, haciendo inevitable un alcance tan temerario y peligroso que le costará al actual líder un castigo de tres puestos en la próxima carrera.

Descartados los dos máximos candidatos a la corona de este año por el inesperado percance (vuelta 27/53), lo que quedó fue una carrera de alta tensión, con menos de 10 segundos entre el líder (Ricciardo) y el sexto (Carlos Sainz) durante el último tercio del evento, luego de dos autos de seguridad más. Bottas, con su Mercedes hecho un avión, resultó un animador constante de la contienda al escalar hasta la cuarta posición, superado sólo por el McLaren de Norris y el Red Bull de Sergio Pérez, sólo que el Checo fue castigado con 5 segundos por haber cortado la chicana al rebasar al joven inglés y eso lo relegó hasta la quinta posición, detrás de Leclerc (Ferrari), por lo que Valteri fue tercero en el podio, detrás del resignado Norris y el exultante Ricciardo, saludado por la multitud como si fuese un ídolo local, pues como se sabe una de las características del australiano es su actitud relajada e invariable buen humor en un mundillo sembrado de oscuras rencillas y tensas rivalidades.

Un 1-2 de McLaren no se veía desde 2011, lo que ha puesto a la escudería británica por delante de Ferrari (y eso que Leclerc fue ayer cuarto y Sainz sexto). En la disputa por el liderato individual la ventaja de Verstappen sobre Hamilton se extendió a 5 puntos con los dos que consiguió el sábado en el evento sprint. La vuelta rápida fue para Daniel Ricciardo, votado también por la hinchada electrónica como piloto del día.

- Anuncio -

Ultimas

Puebla deja ir el triunfo en la Comarca

El Puebla deja ir el triunfo en la cancha del TSM al recibir el gol del empate en el...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -