Dirigente del SNTSS cumple 4 meses sin toma de nota, sin dinero y sin unidad en su dirigencia

Un líder sindical que ya se tambalea es el secretario general de la sección 1 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Sergio Herrera Vázquez, pues ya cumplió cuatro meses sin obtener la toma de nota –luego de que en junio llegó al cargo– que reconoce legalmente a su dirigencia, en que no tiene recursos económicos para las necesidades básicas de la organización y porque no hay cohesión entre los grupos que lo ayudaron a ganar el proceso electoral de este gremio.

Cada vez que hay cambio del secretario general del SNTSS hay un periodo crítico y recurrente en el cual se demora el otorgamiento de la toma de nota por parte de la Dirección del Registro de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), que se tarda un promedio de dos meses. En esta ocasión ya se llevan cuatro meses y todo indica que, dicha condición, amenaza con ampliarse mucho más o incluso provocar la caída de Sergio Herrera.

¿Qué es lo que hace la diferencia con otras ocasiones? Que una vez que se concretaba el triunfo de una planilla en un proceso electoral del Sindicato del Seguro Social se admitía el resultado y nunca había espacio para que una impugnación revirtiera el resultado oficial. Ahora con el gobierno lopezobradorista parece que se puede romper esa inercia.


Hace unos días, en la secretaría particular de María Luisa Alcalde, la titular de la STPS, se admitió el recurso 211/DGRA/ 06–09–2019/653, mediante el cual se impugnó el proceso electoral que avaló el triunfo de Sergio Herrera, toda vez que este abogado no reunía los requisitos para ser candidato y aun con ello el órgano electoral del sindicato admitió su registro como aspirante a la secretaría general.

Sergio Herrera no cubrió dos requisitos fundamentales que se establecen en el estatuto del sindicato: tener 6 años de experiencia laboral en el IMSS y haber ocupado un cargo de dirigente de un comité del SNTSS ganado en las urnas.

En las oficinas de María Luisa Alcalde fueron recibidos los autores de esa impugnación: Felipe Meza Texis, Hayda Bello y Eduardo Pérez, a quienes les expresaron que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quiere democratizar la vida de los sindicatos y ahora si se admitirán, se analizarán y se sancionarán las denuncias que demuestren actos de ilegalidad en los procesos electorales de las organizaciones gremiales.

Sergio Herrera no ha logrado la toma de nota y eso no le permite tener acceso a las cuentas bancarias del sindicato. Por eso en la organización no se tienen fondos para las actividades básicas y eso genera mucho malestar entre los trabajadores.

Por ejemplo, no hace mucho se celebró el día del trabajador administrativo y no hubo ningún festejo por parte de sindicato.

Y se acerca el día del médico y se dice que la organización gremial cancelará la tradicional cena que se ofrece a la columna vertebral del IMSS, que son sus galenos.

La situación no es sencilla. Sergio Herrera no ha logrado lo toma de nota por tres motivos:

Primero: porque tres veces ha cambiado la lista de miembros de su comité ejecutivo, por la falta de acuerdos y cohesión entre los grupos que le ayudaron a ganar la elección. Ello ya causó mucha molestia en la dirigencia nacional del SNTSS que ven a Sergio Herrera como un líder poco estable.

Segundo: por un juicio de amparo que aún no se resuelve y cuestiona la legalidad del último proceso electoral del Seguro Social.

Tercero: por el recurso que se presentó ante la STPS cuestionando la validez del registro de Sergio Herrera como candidato a la secretaría general del sindicato.

Ante esa crisis, Sergio Herrera ha recurrido a un recurso poco ortodoxo para hacerse de fondos: rentar las instalaciones del sindicato para bailes populares.