Madre de la joven Diana Celina duda de la versión de la FGE sobre el feminicidio de su hija

Mariah Hernández N, madre de Diana Celina –joven veracruzana desaparecida en Puebla, cuyo cadáver fue encontrado en Guerrero–, puso en duda la versión de la Fiscalía General del Estado (FGE) sobre el hallazgo de su hija muerta, como lo publicó dicha instancia a través de un comunicado. 

En sus redes sociales afirmó que a su familia no le ha llegado algo contundente sobre el hallazgo del cadáver de la joven en el estado de Guerrero e incluso mostró su temor ante un posible “carpetazo del caso”. 

“Soy la mamá de Diana Celina, se que deben estar confundidos, créanme que soy la primera en sorprenderme de dicho comunicado –de la Fiscalía– puesto que a mis manos no ha llegado algo contundente, por lo cual no se si haya determinado finalizar con la búsqueda de mi hija”, escribió. 


Subrayó que al hacer público el comunicado la FGE afecta a su familia y a su persona, por lo que exigió respeto de parte de la institución.

Indicó que tan pronto como le entreguen las pruebas dará a conocer los detalles, pues destacó que existe una llamada de siete minutos que Sergio N –que según la Fiscalía es el presunto feminicida– hizo a una persona en Cuernavaca.

Subrayó que todas las versiones que ha dado a conocer sobre la investigación por la desaparición de su hija ha sido con base en pruebas, por lo que confió en que de igual manera actúe la Fiscalía.

Asimismo, agradeció a todas las personas que le han expresado su solidaridad desde que se confirmó la desaparición de la menor.

El domingo 12 de enero la Fiscalía informó a través de un comunicado sobre el hallazgo del cadáver de la joven –oriunda de El Álamo Veracruz– en el estado de Guerrero, donde habría sido abandonado por su presunto feminicida, Sergio N, quien tras los hechos se suicidó. 

Tras un cateo, entrevistas, análisis de cámaras de video vigilancia, dictámenes periciales, inspección en el lugar de los hechos y del vehículo, así como el rastreo con binomio canino, entre otros, se determinó que el 20 de diciembre la joven fue raptada por Sergio N.

El presunto feminicida conducía un auto Mazda negro, donde la víctima y él supuestamente se dirigieron al fraccionamiento Paseos del Bosque, donde el primero vivía.

Las investigaciones ministeriales determinaron que en su domicilio Sergio N privó de la vida a la víctima y, posteriormente, viajó para abandonar el cuerpo sobre la autopista del Sol en inmediaciones de la localidad de Quetzalapa, estado de Guerrero.

Más tarde, en el municipio de Huitzuco, Guerrero, se quitó la vida con arma de fuego a bordo de su auto.