Día de Muertos, una tradición en la UAP que ahora está dedicada a reconocidas mujeres

Flores de cempasúchil, incienso, calaveras con elementos prehispánicos, el tradicional pan de muerto y alimentos típicos de la región conforman los altares dedicados a Elena Garro, Herminia Franco Espinosa y María Cuanalo Rojas, reconocidas mujeres que este año fueron motivo de homenaje en la BUAP en la celebración del Día de Muertos.

Como cada año, la universidad se suma a esta celebración con el Corredor de Ofrendas 2019, espacios donde se rindieron culto a los muertos con ofrendas distinguidas por su creatividad sin perder la conexión con los elementos de la tradición mexicana.

El edificio Carolino es uno de estos espacios: a su entrada destaca la ofrenda a la escritora poblana Elena Garro, considerada una de las más importantes del siglo XX; dramaturga, cuentista y novelista, relacionada con el realismo mágico, escribió 11 novelas, 11 obras de teatro, nueve cuentos, entre otros trabajos.


Su altar, estilo Huaquechula, tiene una forma piramidal y está tapizada de tela de satín blanco, flores blancas y las ceras chorreadas; la ofrenda está elaborada con estructuras de madera en su mayor parte y cartulina troquelada que delinea figuras de herrería llamadas barandales de muertos. Cuenta con tres niveles: el primero representa el plano terrenal (en donde se ponen los objetos y comida que en vida le gustaron al difunto); el segundo es la división entre el cielo y la tierra, y el tercero, el paso del alma al cielo.

En el Museo Universitario Casa de los Muñecos se alza el altar en honor a Herminia Franco Espinosa, primera mujer en graduarse como médica del Colegio del Estado de Puebla, en 1918; como practicante atendió a heridos de la Revolución Mexicana y fue parte de quienes encabezaron la participación de la mujer en la vida científica mexicana del siglo XX.

Su ofrenda, que tan solo el pasado 28 de octubre recibió a más de mil visitantes, está constituida por 6 mil 200 flores de papel crepé hechas a mano por el personal del museo, las cuales adornan los siete pisos que representan los niveles que tiene que pasar el alma para poder descansar. Resaltan otros elementos tradicionales como canastas, sal, espejos, la cruz, veladoras, objetos de barro y calaveras simulando escapar del mundo de los muertos para quedarse con los vivos.

En el Museo de la Memoria Histórica Universitaria se encuentra la ofrenda a María Cuanalo Rojas, primera estudiante mujer que concluyó sus estudios en la Escuela de Medicina de Puebla en 1926 y obtuvo su título de médica, cirujana y partera un año después; además, fue la primera académica que defendió públicamente los derechos de la autonomía universitaria, acontecimiento relevante e histórico para la BUAP.

En la elaboración de su altar participaron alumnos de la Escuela de Artes, quienes elaboraron calaveras de cartulina con imágenes y símbolos prehispánicos en las que predominan los colores en blanco y negro, junto con figuras geométricas que le otorgan un aspecto sicodélico a la ofrenda; además, incorpora otros elementos como calaveras de dulce, pan de muerto y un largo camino de pétalos de cempasúchil que lleva al altar.

Si bien no forma parte del Corredor de Ofrendas, la elaborada por la comunidad de la Preparatoria Emiliano Zapata, es singular: montó una ofrenda monumental de siete pisos, 12 metros de largo, dedicada al reconocido caudillo a un siglo de su asesinato. La base del altar son diseños de Alejandro Teutli, docente de la preparatoria y artista plástico, los cuales fueron cubiertos con aserrín; cuenta con un largo camino de flor de cempasúchil que guía hacia un cráneo con elementos prehispánicos.

Esta ofrenda, que prácticamente ocupa todo el primer patio de la preparatoria, está adornada con las tradicionales calaveritas de azúcar, papel picado, incienso y velas, además de los alimentos tradicionales como mole, pan de muerto, fruta, tortillas y tamales. En los arcos que resguardan esta ofrenda también se colgaron papalotes en homenaje al artista oaxaqueño Francisco Toledo, quien falleció el mes pasado. La ofrenda dedicada a Emiliano Zapata ha sido compartida más de mil veces en las redes sociales de la preparatoria.