Detiene el Ejército a director de la Policía Estatal de Puebla por presuntamente encubrir el robo de combustible a Pemex

El Ejército Mexicano detuvo la madrugada de este martes al director general de la Policía Estatal Preventiva de Puebla, Marco Antonio Estrada López, y al jefe del Grupo de Operaciones Especiales (Goes), Tomás Mendoza Lozano, por estar presuntamente inmiscuidos en el delito de robo de combustible a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Fuentes de dicha dependencia informaron que al mediodía los mandos policiacos fueron trasladados a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Puebla, en donde recibieron asistencia jurídica de la Secretaría de Seguridad Pública, bajo la titularidad de Facundo Rosas.

En Puebla es la primera captura que realizan los militares desde que arribaron hace un mes al municipio de Tepeaca, con la finalidad de frenar la “ordeña” a ductos de la paraestatal.


Al cierre de esta edición, el gobierno del estado que encabeza el panista Rafael Moreno Valle informó que ambos funcionarios fueron separados de sus cargos mientras se realizaban las indagatorias.

“Desde el primer momento en que se tuvo conocimiento del caso, la Procuraduría General de Justicia de Puebla (PGJ) ha estado en comunicación y compartiendo información entre áreas de inteligencia de la PGJ Puebla y de la delegación de la PGR, para deslindar responsabilidades y llegar hasta las últimas consecuencias”, se lee en el comunicado que la autoridad emitió 12 horas después.

Los militares informaron que en la región de Tepeaca se detuvo en flagrancia a una persona por robo de hidrocarburo, quien durante su declaración ante el Ministerio Público federal admitió el ilícito.

El presunto delincuente informó a la autoridad federal que el teniente Estrada –como le conocen al director general de la Policía Estatal–, y el jefe del Goes, alías “El Intenso”, lo entregaron a la PGR con la mitad del combustible robado.

El resto –aseveró– se lo quedaron los funcionarios poblanos.

Por dicha razón, extraoficialmente se supo que se ordenó la detención de los altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, en el municipio de Tepeaca, donde llevaron a cabo su aprehensión.

Este martes el titular de la Policía Estatal no se presentó a laborar cuando se advirtió su ausencia en la Secretaría de Seguridad Pública; se ordenó rastrearlo y se ubicó en la dependencia federal.

El equipo jurídico de la SSP se presentó a la delegación de la PGR para la defensa del funcionario.

En redes sociales, policías estatales denunciaron la red de corrupción y las irregularidades que presuntamente cometían estos funcionarios.

“El director general Estrada va casi todas las noches a Tepeaca y todo ese rumbo, preguntamos a qué, algo cuida. Hace dos semanas los compañeros agarraron a dos halcones que roban los gasoductos. Estrada los tableó y no los puso a disposición, les dieron ley fuga. Preguntamos por qué. El día de mañana podría ver represalias en contra del personal. Pendientes compañeros porque esa zona no tarda en reventar”, se lee.

Como jefe de Operaciones Especiales, Marco Antonio Estrada López fue uno de los responsables de coordinar el operativo policiaco para desalojar a los manifestantes en San Bernardino Chalchihuapan, el 9 de julio de 2014, en donde la Policía Estatal hirió de muerte al niño José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo.

El menor de 13 años de edad recibió un impacto en la cabeza que le provocó una agonía de 10 días hasta su muerte.

En septiembre, Estrada López ascendió de rango para ocupar la Dirección General de la corporación estatal, promoción que fue vista como un “premio” a la lealtad de Facundo Rosas, el secretario de Seguridad del estado, quien hace dos años al mando de un operativo en Guerrero también se dio muerte a dos estudiantes de la normal rural “Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

Puebla ocupa el tercer lugar a nivel nacional por el número de tomas clandestinas con 297, solo superada por Tamaulipas, con 627, y Guanajuato, con 371.