Sábado, mayo 25, 2024

Despedida de Pepe Ortiz

José Ortiz Puga (Guadalajara 12.12.1902-DF, 16.04.75) ha sido uno de los toreros más creativos de la historia, famoso por la invención de una serie de quites que ejecutaba con cadencia musical. También fue un favorito en los afectos de la afición mexicana, y sin pretenderse un diestro de pelea, su valor sin exhibicionismos le permitió sobreponerse a las muy graves heridas sufridas en sus años mozos –Chicuelo lo había hecho matador en El Toreo (02.11.1925)–, cada una de las cuales le cortó las alas cuando parecía en condiciones de remontar el vuelo. Como resultado, las empresas lo fueron relegando, pero un público que tenía memoria y sabía de la lucha de Ortiz y de su autenticidad torera no dejó de querer y estimular a quien había merecido el sobrenombre de Orfebre Tapatío en homenaje a sus dotes artísticas, su fértil inventiva, su delicada manera de manejar el capotillo y de interpretar el toreo. Un genio del primer tercio que no llegó a ser gente muleta en mano, aunque la armonía no haya abandonado nunca sus procedimientos.

Hacía tiempo que Ortiz no daba con el éxito en la capital, donde toreaba poco –su famosa tarde de la larga cordobesa databa de enero del 39–, pero la nostalgia de sus antiguos seguidores sufrió un vuelco sentimental cuando rico, casado con la actriz Lupita Gallardo y confortablemente instalado en su rancho de San Miguel de Allende –donde llegó a criar ganado de lidia– anunció su adiós definitivo de la profesión para el 14 de marzo de 1943. Lorenzo Garza, viejo admirador suyo, no tuvo inconveniente en dejarse anunciar mano a mano con Pepe para ocasión tan señalada. Por cierto, las desavenencias de Lorenzo con Maximino Ávila Camacho, quien sobre funcionar como poder detrás del trono dentro de la empresa de El Toreo era secretario federal de Comunicaciones y Transportes y hermano del presidente de la república, llevaron al regiomontano a anunciar a su vez una “despedida” más bien estratégica para el domingo siguiente, cuando se encerró con seis toros de San Mateo que, por primera vez, iban a fallarle.

Crónica del Tío Carlos. Pero estamos en el día final de la carrera de Pepe Ortiz. Nada mejor que repasar lo escrito por Carlos Septién García con motivo de la despedida del Orfebre:

“Decíamos hace un año: “… Pepe Ortiz es lo barroco del toreo. Gira y mariposea frente al toro (…) Una serie de tapatías es como esos derroches de volutas que hacen cantar a la piedra en la fachada del Sagrario (…) No serán lo fundamental de la arquitectura, pero tienen un valor inmenso para el arte…”

Y ese fue, en realidad, el sentido del toreo de Ortiz. Sólo que fue el suyo un barroco leve y aéreo; gracia pura, exenta de angustia o de tragedia. También Silverio Pérez fue barroco con “Peluquero” (pero) en Pepe Ortiz (…) el barroco fue tan inmaterial, tan desligado de la gravedad como lo es la arquitectura de su Guadalajara “en donde las piedras parecen flotar en el aire”. Todo su arte fue como un afán de vuelo, truncado a hachazos en mil ocasiones; pero el toreo orticista fue más y más suave conforme más cornadas recibía su cuerpo. En sangre de torero está mojado el capote que creó los giros ondulantes de la orticina, la majestad del quite de oro, la fantasía de los remates con que ennobleció la lidia. Al rojo precio de sus venas pagó Pepe el cumplimiento de su misión en el toreo mundial. Porque el hombre no puede ser creador de balde.”   

Toreros como Ortiz sólo se conciben en México (…) son ellos los que más llegan al público independientemente de su intrínseco valor como lidiadores. En el fondo de todo mexicano hay un barroco: un adorador de la complicación y el estallido, un apasionado buscador de la belleza con temblor y arrebato. Y a ese fondo entrañable es al que le habló durante largos veinte años Pepe Ortiz cuando hacía revolotear su capote estremeciendo de ritmos el aire, convirtiendo la fiereza del toro en una bella figura de embestidas a compás, llevando a límites inexpresables de gracia los lances fundamentales del toreo (…) fueron sus lances y sus pases la aparición de la suavidad en la fiesta de la fuerza y el empuje. Y es claro que en ese cambio sustancial de conceptos quedó deshecho su organismo. Los toros no saben de transformaciones estéticas (…)

Fue además un torero caballero. En la plaza y en la vida (…) llevó la gloria sin arrogancia falsa ni orgullo desproporcionado. Fue escrupuloso en su respeto al público. Y nunca buscó exculpantes en la derrota ni practicó el teatro para ganarse compasión o simpatías (…) a él le habían de ovacionar su creación como torero, no sus capacidades de político o de dominador de multitudes. Y eso, tan precioso, tan extraño ya, es sinceridad artística, es honradez de torero.

El público despidió a Pepe con emoción verdadera en su tarde última. Le pagó en instantes inolvidables su sangre y sus esfuerzos, sus creaciones artísticas y su amor a la fiesta. En la historia deja escritas las páginas originales de los lances orticistas, que prolongarán el nombre de Pepe a través en el tiempo mientras haya un ruedo, un público y un torero que sepan vibrar al impulso del arte creador del tapatío.”  (Septién García, Carlos. Crónicas de toros. Edit. Jus. México. 1948. pp 68-71)

Su última tarde. No encontró Pepe Ortiz mayor colaboración en ninguno de los astados tlaxcaltecas, “Cubanito” de Piedras Negras y “Bajista” de La Laguna—, aunque al primero lo lanceó exquisitamente por verónicas y le hizo un quite bellamente giratorio; y con la franela, nos dice Don Tancredo, “un trasteo muy vistoso, muy tranquilo y muy confiado, en el que Ortiz se hizo aplaudir con entusiasmo, finalizándolo con un pinchazo y una estocada casi entera.”  (La Lidia, semanario. 19 de marzo de 1943). El lagunero (3º), relata la misma fuente, además de soso tenía problemas en la visual. Pepe lo aliñó acertadamente.

La misma revista especializada hace, bajo la firma de El Resucitado,  pormenorizado relato de la última lidia en la vida de Pepe Ortiz al negro entrepelado “Vigía”, de La Laguna, marcado con el número 35. Sabemos por él que abandonó al toril a las 17 horas 11 minutos y fue corrido a una mano por Francisco Gómez “El Zángano”, que también se cortaría la coleta esa misma tarde. De su detallada crónica entresacamos lo siguiente: “Con los pies juntos y frente a la puerta de la enfermería (Ortiz) le dio cuatro verónicas toreando de brazos y despidiendo perfectamente que se ovacionaron con calor (…) En la primera vara, en la querencia, Lázaro Zabala “Pegote” fue derribado estrepitosamente, haciéndole Ortiz su quite Guadalupano en dos lances por delante para levantar el capote en los tres siguientes, a la manera de la chicuelina, y rematando con lucida revolera. El toro recibió dos varas más, de Felipe Mota, ejecutando Pepe en su segundo turno la orticina para escuchar dianas y aclamaciones (…) dos quites consecutivos por encontrarse Garza en la enfermería (…) “El Zángano” cuarteó un par abierto y delantero, cumpliendo Rafael López en su turno (…) Exactamente a las 17 horas y 19 minutos la autoridad ordenó el cambio de tercio y Ortiz, de violeta y plata, se dirigió al centro de la plaza para brindar su último toro mientras la música tocaba “La Golondrina” (…) En el tercio de la contraporra inició su faena con un pase alto cargando la suerte por el lado derecho; otro pase alto, por el derecho, y un pase de costado, con los pies juntos, por el izquierdo, que era el más claro del toro. Dos naturales, en los que el toro se queda al final de la suerte (…) En el centro de la plaza un ayudado por alto, un molinete por el lado izquierdo y otro por el derecho que resultó muy ceñido. Dos derechazos y un pase cambiándose la muleta de mano, en el que el toro dobló las manos (…) Perfilado Ortiz frente a la puerta de caballos dio un pinchazo en lo alto (…), otro pinchazo, delantero (…) y en el mismo terreno, entrando recto y rápido, dejó todo el acero en lo alto (…) “Vigía” rodó sin puntilla exactamente a las 17 horas con 25 minutos (…) La autoridad, en un rasgo por demás simpático, ordenó que se le entregara una oreja (…) Cuando la autoridad ordenó la salida del sexto toro, Ortiz había sido felicitado, homenajeado y aclamado durante exactamente 12 minutos” (La Lidia…).

Gran tarde de Lorenzo. El regiomontano, a las puertas también él de la retirada, sólo que en su caso las razones no eran taurinas sino políticas, no podía irse sin manifestar con hechos su tantas veces probada grandeza. Y salió a comerse crudos a sus toros, sin importarle que favorecieran o no su intención de triunfar a cualquier costa.

De acuerdo con la crónica de Don Tancredo (Sosa Ferreyro) “tuvo una tarde imponente de valor y torerismo, de arte y de maestría, pues hizo gala de su casta y de su pundonor, acallando con lances imponderables y con trasteos de indiscutible mérito la hostilidad de los antigarcistas (…) con astados nada propicios al triunfo. Fue cogido aparatosamente, y reaccionó con mayor valor aún, con más celo de gloria y de aplausos (…) A su primer enemigo, “Alhajito” de Piedras Negras, le hizo faena de pelea, con ayudados por bajo largos y mandones y derechazos de exquisita calidad (…) Y después cortó las orejas del cuarto y del sexto, “Cirquero” y “Marinero”, de La Laguna (…) por faenas de intensa emoción, de absoluta verdad y de positivo mérito, haciéndolos pasar con su prodigioso aguante y su portentoso temple. Fueron dos faenas típicamente garcistas, con naturales, pases de pecho, de costadillo, derechazos y toreo de rodillas… Fue cogido y zarandeado por los dos broncos astados (…) pero les cortó las orejas entre frenéticos aplausos, vueltas al ruedo, y la salida en hombros en compañía de Pepe Ortiz.” (La Lidia…)

¿Será que una fértil vida torera pueda quedar clausurada del todo una vez escrito su capítulo final? ¿O al contrario, según premonizara Septién García en sus líneas dedicadas a la despedida de Pepe Ortiz, la pervivencia de los quites orticistas “prolongarán el nombre de Pepe en el tiempo mientras haya un ruedo, un público y un torero que sepan vibrar al impulso del arte creador del tapatío.”?

Uno quisiera aferrarse a esta ilusoria, hermosa y hoy tan lejana posibilidad.

Las demostraciones de cariño de la afición por PEPE ORTIZ (derechazo y parabienes de todos, incluidos los monosabios y el puntillero MACARIO CASTELÁN “GALLINITO”) empezaron antes de la corrida y se prolongaron hasta el brindis que le hizo LORENZO GARZA (6º) y la salida en hombros. Fue, la del Orfebre Tapatío, una despedida de perenne recuerdo

GARZA, urgido de callar bocas, estuvo más entregado y torero que nunca. El natural garcista brilló como pocas veces, y a pesar de las dificultades de su lote, LORENZO desorejó a “CIRQUERO” (4º) y “MARINERO” (6º), ambos de La Laguna

Temas

Más noticias

La elaboración del chile en nogada es patrimonio cultural intangible de Puebla

Tal como el trueque de San Pedro Cholula y el mole de caderas de la región de Tehuacán, el chile en nogada y su...
00:01:39

Agotados y asediados por el INM, integrantes de la Caravana Viacrucis 2024 esperan a “La Bestia” para seguir camino a EUA

Agotados, con casos de insolación, con lesiones en los pies y hostigados por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) los integrantes de la...

Últimas

Últimas

Relacionadas

00:08:29

A tres años del Estallido Social del 28A

A tres años del Estallido Social del 28A  Revista  Insurrección. Colombia. Comando Central del ELN de Colombia Después de tres años del estallido social, ejerce un nuevo...

Lluvia deja dos lesionados en el IEE y daños en la sede del PREP

La tormenta que se registró la tarde hoy en Puebla capital dejó dos lesionados en el Instituto Electoral del Estado (IEE) y daños en...

INM y GN detienen a la Caravana Viacrucis 2024 que estuvo en Puebla en Tlaxcala, temen los regresen a la frontera sur

Los cientos de integrantes de la Caravana Viacrucis 2024 que estuvo en Puebla fue detenida por agentes del Instituto Nacional de Migración y la...

Más noticias

La elaboración del chile en nogada es patrimonio cultural intangible de Puebla

Tal como el trueque de San Pedro Cholula y el mole de caderas de la región de Tehuacán, el chile en nogada y su...
00:01:39

Agotados y asediados por el INM, integrantes de la Caravana Viacrucis 2024 esperan a “La Bestia” para seguir camino a EUA

Agotados, con casos de insolación, con lesiones en los pies y hostigados por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) los integrantes de la...

Puebla, sin recuperar 14% de las unidades económicas que había antes del Covid, indican cifras del Inegi

Puebla no ha logrado retomar la cantidad de establecimientos, que tenía antes de la epidemia de Covid, son 14.8 por ciento menos, respecto a...