Miércoles, abril 14, 2021

Desigualdad y polarización

Destacadas

Se agravan conflictos en el PRI y el PAN en la disputa por San Andrés Cholula

Tras la decisión del PAN y el PRI de competir por separado por la alcaldía de San Andrés Cholula,...

El gobernador insta a líder del PAN en Puebla a revisar antecedentes de sus candidatos

Luis Miguel Barbosa instó a la dirigente panista, Genoveva Huerta a revisar los antecedentes de sus candidatos antes de...

Claudia Rivera garantiza a sus incondicionales un lugar en la planilla de regidores

Claudia Rivera Vivanco buscará la reelección como presidente municipal de Puebla con una planilla de regidores que respaldarán los...

Para enfrentar a Morena, los partidos de la derecha tuvieron necesidad de participar coaligados en el proceso electoral en curso, que culmina el seis de junio próximo. El abandono de la simulación y el mostrarse tal como son, significó, explícitamente, que sus semejanzas son mayores que sus diferencias; además, su coalición vino a confirmar lo que se sospechaba desde el salinato: que el PRI y el PAN son lo mismo, que durante la era neoliberal ha existido el PRIAN, que les permitió trabajar unidos para conservar el poder, que ahora añoran, y al que quieren volver.

El púdico antifaz que los cubría ha dejado de existir. Ahora, se les reconoce y se reconocen, como los beneficiarios del régimen de privilegios que fue el mismo en los gobiernos de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo o Peña Nieto, que en los de Vicente Fox y Felipe Calderón, El latrocinio, el saqueo, el despojo, la corrupción y el autoritarismo no menguaron en ninguno de esos gobiernos. La privatización de las empresas públicas, fue el origen de muchas fortunas que crecían al mismo tiempo que aumentaba la desigualdad social, que no es sino una de las múltiples determinantes de la polarización de la sociedad mexicana, ¿Cómo no va a estar polarizada una sociedad en la que la riqueza de 13 familias representa el 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país en donde más del 50 por ciento de la población ha vivido por debajo de la línea del bienestar?

Las mediciones de la pobreza hechas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), muestran que durante buena parte de los gobiernos neoliberales la situación de la población que vivía en situación de pobreza no cambió. En 1992 la población que se encontraba por debajo de la línea de bienestar era alrededor de 52 por ciento, mientras que en 2016 fue el 50.6 por ciento. En los últimos 25 años de gobiernos neoliberales, el ingreso de los hogares se mantuvo prácticamente sin cambio. El ingreso corriente mensual por persona en 1992 era –en términos reales –, de 3 mil 508 pesos, prácticamente el mismo de 2016, cuando fue de 3 mil 628 pesos. Particularmente, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la población en situación de pobreza no disminuyó; en 2016, había 53.4 millones de personas en esa situación, 100 mil más que en 2012. La organización “Acción Ciudadana Frente a la Pobreza”, advirtió también que el gobierno de Peña Nieto fracasó en atacar el hambre y la pobreza: 62 millones de mexicanos (alrededor de 50 por ciento de la población total), no obtenían en 2016 los ingresos suficientes para adquirir lo básico para vivir. La desigualdad persistía, pero las manobras estadísticas la ocultaban. Sin embargo, la falta de dinamismo del ingreso de los hogares generó un incremento de la población en pobreza, que no se podía simular pues se hizo evidente en todo el país, aunque se concentraba en el sur-sureste de la República, una de las regiones más castigadas y empobrecidas por la modalidad que adquirió el desigual desarrollo del capitalismo en México, así como por la incuria de los gobiernos del PRIAN que profundizaron la desigualdad regional que producía la concentración económica del país.

- Anuncio -

Existen otras desigualdades de ninguna manera menores, la desigualdad entre géneros en todos los ámbitos de la vida social y la de los pueblos originarios, entre otras, que sin duda forman parte también de las determinantes de la polarización, que la derecha atribuye al presidente López Obrador. que recibió un país desigual y, por lo tanto, polarizado.

Frente a esta realidad, a partir de 2004 se amplió paulatinamente el consenso de la necesidad del cambio de régimen que, para 2018, era ya insostenible. El triunfo indiscutible de Morena ese año, mostró la disposición de la ciudadanía para enfrentar un poder anquilosado y cambiar las leyes e instituciones que sostuvieron al régimen de privilegios y corrupción prevaleciente en el país. Por supuesto, ese cambio de leyes e instituciones con las que el neoliberalismo “enjauló” a México, ha traído consigo la resistencia polarizadora de los beneficiarios del régimen de privilegios. Nada extraño hay en ello. Lo que si llama la atención es la actitud contemplativa de Morena. Que al parecer dejó de ser movimiento para convertirse en un partido electorero, en el que las preocupaciones de la militancia son ajenas a las de la burocracia que se formó con tránsfugas de otros partidos y que ha decidido las candidaturas de manera tan poco transparente que en muchas partes hubo protestas nunca atendidas y ahora si acuden a la militancia para pedirle que recorra el país “casa por casa para defender la esperanza”.

El riesgo es que, sin tener una estructura partidista, Morena no alcance los resultados necesarios para continuar con el cambio y que quienes llegaron de otros partidos para usar a Morena como instrumento electoral, luego de las elecciones abandonen el proyecto de la 4T, nada garantiza su lealtad al proyecto. Si esto llegara a ocurrir, y los neoliberales vuelven ahora al poder Legislativo, el cambio se retrasará por mucho tiempo.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:03

Denuncian invasión de linderos de la barranca La Mora en Lomas de San Miguel por antorchistas

Vecinos de la colonia Lomas de San Miguel denunciaron la invasión de los linderos de la barranca La Mora...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -