Denuncian ante la UIF a la empresa altruista Bold Blue Fundraising por anomalías financieras

Bold Blue Fundraising , instalada en Puebla, fue denunciada ante la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) por un presunto uso irregular de recursos y contratar a personal sin darles beneficios de ley.

Dicha empresa se dedica a captar donativos para organizaciones no gubernamentales, con varios objetivos.

En su sitio web indican que entre estos están: “Generar donantes de calidad y a largo plazo para generar un impacto positivo en las diferentes causas que persiguen nuestros clientes…Generar fuentes de empleo para jóvenes. Con condiciones que permitan a un joven sin experiencia poder tener ingresos arriba del promedio y lo más importante: poder crear una carrera a largo plazo para su vida adulta”.


No obstante, paga salarios de menos de 2 mil pesos mensuales, evade sus prestaciones sociales a través de la figura de outsurcing, registra a otro sector de trabajadores con salarios mínimos ante el IMSS, pero mantiene en su nómina a personal ejecutivo con plazas de más de 150 mil pesos mensuales.

La empresa opera desde hace cuatro años en Puebla, tiempo en el cual habría logrado obtener ingresos de millones de pesos, gracias a este escuadrón de buscadores de donativos con los que cuenta en diversos puntos del estado y otros del país. 

En este grupo se encuentran mujeres, madres de familia, quienes cada tres meses son dejadas sin salario, para ser recontratadas al mes siguiente, de acuerdo a la denuncia.

Los trabajadores, quienes han pedido el anonimato por miedo a represalias, están solicitando la intervención del gobierno de Puebla, encabezado por Miguel Barbosa Huerta, para que las autoridades del trabajo en esta entidad investiguen la penosa situación en que se encuentran sus derechos laborales, a pesar de los llamados del Presidente de la República para combatir el uso de los outsourcing como medio para evadir las prestaciones laborales a que tienen derecho.

Bold Blue Fundraising opera para organizaciones no gubernamentales, como la Unicef y World Vision. Sin embargo, a pesar de su labor altruista en el mundo, en México dicha empresa, como ya se mencionó, rechaza otorgar seguridad social a sus empleados, menos de 100, entre los cuales figuran varios jóvenes eventuales a los que contrata para recaudar recursos para esas ONG’s en Cancún, Guadalajara, Ciudad de México, Puebla y Querétaro, entre otros puntos en el país.

La asociación, administrada por el empresario poblano Fernando Carvajal Pla, funciona como un negocio personal en el que factura mensualmente millones de pesos, a una filial en España, supuestamente como donativos que al parecer sirven como fachada. 

Los jóvenes contratados no reciben comisiones, bonos o prestaciones de esas cuantiosas facturaciones por su labor.

Los afectados solicitan también la intervención a fondo de la UIF para que compruebe si los ingresos de la empresa corresponden a los declarados, en los últimos cuatro años, así como verificar que Bold Blue Fundraising no funciona como una empresa fachada que se escuda en las organizaciones no gubernamentales para obtener ganancias o limpiar dinero proveniente de otros rubros.