Denuncian al secretario general y a cuatro regidores de Coyomeapan

Coyomeapan. Por abuso de autoridad, robo y daño en propiedad ajena, fueron denunciados el secretario general de este ayuntamiento, Sergio Rojas Arroyo, y los regidores Idelfonso Argüellez Pérez, de Ecología; René José Porras, de Hacienda; Miguel Cuevas Argüellez, de Obras Públicas, y Mario Saldaña de Educación.

La denunciante es vecina y comerciante de la cabecera municipal, quien indicó que todos esos funcionarios municipales destruyeron su fonda, la cual tenía ubicada a un costado del Palacio Municipal.

Maribel Marín narró que el pasado lunes alrededor de las 11 de la noche, se encontraba en su vivienda cuando recibió una llamada telefónica a través de la cual le informaron que su negocio, el cual estaba construido de madera y láminas, estaba siendo destruido por varias personas, ante lo cual se dirigió al sitio de inmediato.


Al llegar, dijo, ya todo estaba destruido, por lo que preguntó a los elementos de la Policía Municipal que estaban presentes en ese momento. Fue uno de los propios uniformados, aseguró, el que le dijo que el secretario y los regidores quienes cometieron esa agresión con el apoyo de un grupo de 80 personas, aproximadamente.

Manifestó que en ese mismo instante solicitó al agente subalterno del Ministerio Público asignado a Coyomeapan, que levantara un acta de los hechos, quien le tomó su declaración, pero, a decir de la quejosa, luego de firmar el documento se percató de que el funcionario ministerial cambió su declaración asentando que daba su consentimiento para archivar el caso porque no contaba con pruebas de su decir.

Expuso que, ante esa acción del agente subalterno, decidió levantar una demanda directamente en la Fiscalía General del Estado, para lo cual se trasladó a las instalaciones de la Casa de Justicia de Tehuacán, donde se dio inicio a la carpeta de investigación 1992/2929/Tehuacán.

Maribel calculó los daños provocados en su contra en 91 mil 845 pesos, ya que no solo se trata del material de construcción de su negocio, sino también de los enseres e insumos que guardaba en ese local.

Solicitó que se fije día y hora para presentar a sus testigos, así como que se investigue a fondo la agresión de que fue objeto y, sobre todo, que no se deje sin castigo a los responsables de esos ilícitos, sobre todo porque se trata de autoridades que deberían velar por el bien de los habitantes, pero no cumplen con ese deber.