Decreta Barbosa no permitir el regreso de la industria automotriz y la construcción el 1 de junio

No existen condiciones para reanudar las actividades de la industria automotriz y el ramo de la construcción, establece el decreto del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, publicado en el Periódico Oficial del Estado (POE) este viernes por la noche.

En el documento se señala que hasta que existan condiciones sanitarias y de seguridad de los poblanos estará vigente el ordenamiento.

“Con el objeto de mitigar la dispersión y transmisión del virus SARS-CoV2 (COVID-19), y por estar en un grado de crecimiento de la pandemia, lo que indica máxima alerta, se declara que en el Estado de Puebla no existen condiciones para reanudar actividades en las industrias automotriz y el ramo de la construcción”, subraya.


El gobierno estatal informa que elaborará semáforos con datos propios y basados en un método científico, por lo que invitó a las empresas a la paciencia y la prudencia para rescatar unidos la economía del estado sin poner en riesgo la vida de los poblanos.

“No quiero decir mañana a las familias de los poblanos, a las miles de familias poblanas que fuimos débiles, porque entonces traicionaría el mandato que me otorgaron y a la confianza que en este gobierno depositaron”, acotó.

El documento aclara que la administración estatal no está en contra de alguna persona, empresa o autoridad sino de actuaciones equivocadas.

Indica que lo peor de la pandemia está por llegar ya que la ola de contagios y el riesgo sanitario está en todas partes.

“La tasa de letalidad en el Estado de Puebla está en 19 por ciento. No podemos ser inmunes al dolor humano, hacerlo sería renunciar a los ideales y convicciones por los que marchamos y protestamos muchas veces, en contra de los gobiernos neoliberales que veían a los pobres como cifras o datos”, expone.

Manifiesta que en la industria automotriz y en el sector de la construcción trabajan 159 mil 942 personas, quienes constituyen una fuerte movilidad humana con un riesgo exponencial de contagios y de muertes que desbordarían al sistema hospitalario de Puebla.

“Debemos de evitar que la pandemia se vuelva catastrófica en nuestro Estado, echando por tierra los esfuerzos de los médicos, enfermeras, camilleros, personal de salud y servidores públicos que han fallecido en la lucha contra la pandemia, así como de quienes con diligencia y cuidado han retomado las medidas de salud que el Estado ha dictado y ha permanecido en sus casas”.

El documento establece que corren tiempos angustiosos y agobiantes por lo que se hace imprescindible la toma de decisiones estrictas.

“Todo acto de gobierno es un acto de responsabilidad y ya que la razón de ser de mi gobierno es garantizar a todos los ciudadanos sin discriminación de ningún tipo, una vida digna y justa, estas circunstancias me obligan a decretar que Puebla no está en condiciones para reiniciar actividades en la industria automotriz y en el sector de la construcción”, manifestó.

Cabe subrayar que la determinación la tomó la administración tras reunirse con representantes de Volkswaguen y Audi, a quienes planteó sus argumentos.