Miércoles, abril 17, 2024

De chacales, policías y gobernantes

Oscar Ochoa

El desplazamiento ideológico a la derecha en el espectro político mexicano es preocupante. La izquierda partidista es un ejemplo de esta situación sin que sus intelectuales (orgánicos) se atrevan a cuestionar la peligrosa promiscuidad entre la patronal, elementos policiaco-militares, crimen organizado y políticos reciclados al interior de sus filas, las cuales nutren un gobierno que se adjudica el cambio y la transformación (acaso del capital). Pero esta situación no es más que el claro ejemplo de dos vertientes constitutivas del capitalismo en esta fase tardía de su desarrollo: la acumulación militarizada y la macrocriminalidad.

La acumulación militarizada se refiere, de acuerdo con William I. Robinson, a la modalidad particular contemporánea en la cual la acumulación avanza ante la caída de la taza de ganancia global, en la cual la clase capitalista de orden global hace uso de la militarización, desplazando a los Estados nacionales de sus funciones fundamentales, promoviendo la extracción de materia prima amplificando y profundizando la acumulación .  La macrocriminalidad, definida por Karla Bautista, es un fenómeno surgido después de la Segunda Guerra Mundial que se presenta en redes internacionales conformadas por estructuras empresariales, políticas y criminales. Este fenómeno se caracteriza por: una crueldad excepcional, una amenaza difusa para el cuerpo social, genera un desorden e inquietud en la sociedad, hay una pluralidad de autores y víctimas al mismo tiempo, hay una diversidad de móviles y, por último, la indefensión de las víctimas ante estas formas de criminalidad. Y los criminales que manejan estas redes ya no son clases empobrecidas, sino élites políticas y económicas.

Ambos fenómenos son aspectos complementarios, pero oficialmente inconexos, de un proceso que implica el despojo territorial, que deriva en la pérdida de bienes naturales, culturales y espirituales; así como en la destrucción del tejido social y político entre sujetos y comunidades. Son ambos elementos, las dos puntas del garrote con el cual la clase capitalista global en general, y mexicana en particular, ejerce la nueva economía. Como se ha podido observar, ambos fenómenos se presentan de manera sincronizada en ciudades, regiones o localidades.

Los vasos comunicantes de estas dos caras del capital se perciben todo el tiempo en las instituciones de todo tipo, especialmente en las de procuración de la justicia. Por esto, fenómenos electoreros como el de Omar García Harfuch  (personero de la elite militar aunque sólo sea policía) resultan paradigmáticos; porque representan la conjunción del rostro bipolar del criminal y el policía, del narco y el político, de la mano dura que promete acabar con la delincuencia cuando esta mano es la misma que perpetra los crímenes de mayor infamia.

Lo anterior explica por qué los pueblos al sur de la Ciudad de México están llevando una lucha férrea en su rechazo al reordenamiento territorial promovido por el gobierno, cuando ya les han levantado una decena de cuarteles de la Guardia Nacional en las Alcaldías de Tláhuac, Xochimilco, Milpa Alta y Tlalpan. En otras colonias como La Obrera se organizan contra la gentrificación, al igual que en el digno Pueblo de Xoco, y en las periferias se lucha contra la pauperización de las condiciones de vida que de por sí ya lo eran antes de la llegada de este gobierno. Esta es una llamada de atención para quienes todavía no se deciden entre votar u organizarse.

  1. Para mayor referencia recomiendo leer el artículo del colega Víctor Villanueva en:https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/militarismo-militarizacion-acumulacion-militarizada-mexico/

Las luchas populares en defensa de la vida

¿Cómo valoramos las acciones populares en defensa de la vida ante el actual sistema capitalista? El momento mundial y nacional está marcado por un sistema capitalista militarizado, macro criminal y depredador. Sus funciones y estrategias patriarcales, racistas, colonialistas y de despojo de territorios, derechos y culturas parecen girar alrededor de esos ejes primarios y que son la base de la guerra del capital contra los pueblos y la vida misma del planeta.

Parece débil y  hasta ineficaz la serie de respuestas ante las 33 zonas o puntos críticos en  guerra del mundo. Se les ve como episodios de una historia de terror, aunque continúan los combates y masacres. Así, Ucrania ha dejado el paso al genocidio en Palestina tendiente a regionalizar la guerra al Medio Oriente Lo mismo ha pasado ante el silencio ante las masacres en Ruanda o la intervención contra el pueblo de Haití

Los pueblos en guerra o en resistencia son muchos y sólo en Palestina -y quizás en Kurdistán- ya actúan como una resistencia armada que cuenta con apoyo muy ambiguo de gobiernos de esa región afectada por la industria de la matanza que realizan Estados Unidos, Israel y los países de la OTAN contra el pueblo palestino en Gaza y Cisjordania y que mira  hacia otras zonas donde los palestinos cuentan como pueblo desplazado.

Ahora se agrupan como pueblo en armas y acuerdan el combate político-militar y el auxilio y atención urgente a la población mil veces masacrada de Palestina. Hacerlo es un desafío y una necesidad  ante la nueva fase plan de expulsión de los palestinos de Gaza para constituir el estado israelí invasor que es una mera base militar de ocupación del sionismo y de los Estados Unidos.  La lucha de la resistencia es etiquetada por la campaña mundial de los medios capitalistas que les acusa de terrorismo y sólo muestra a una de las organizaciones de la resistencia, Hamas, la  organización protagonista del ataque el 7 de octubre contra los invasores militares y los colonizadores israelíes en territorios que cercan y despojan a los habitantes de Gaza.

Las acciones de los gobiernos y organismos mundiales, realizan foros pero no son capaces de evadir el veto estadounidense a exigir un alto al fuego y menos declarar crimen de lesa humanidad el bombardeo de Israel a los palestinos

Y es cuando, con sus diversas definiciones políticas e ideológicas, se levantan las acciones demostrativas de repudio masivo al sionismo israelí y al armamentismo como negocio de la muerte del imperialismo estadounidense. Más allá de la zona inmediata en las capitales de la mayoría de los países europeos y en grandes ciudades de los Estados Unidos, las masas gritan No en Nuestro Nombre, para repudiar los pretextos de la escalada sionista y las miles de muertes diarias que sufre el pueblo palestino desde hace 75 años para arrebatarles su territorio y exterminarlos. Pero las manifestaciones no han logrado impedir los envíos de armamento, ni el boicot a las transnacionales del capital yanqui e israelí. Se pide la Paz y el fin del apartheid, pero nunca ha habido paz, y ahora no buscan solo segregarlos en los campos de concentración, con bloqueo de los medios básicos para la sobrevivencia. Ahora amenazan con expulsión o exterminio y califican de “animales” a las y los palestinos que interrumpen su hegemonía y negocios en esa región del mundo.

Tal catástrofe es solo la que crea la acumulación militarizada del capital que encuentra en el mercado de la muerte una base para recuperar y extender sus ganancias. No se puede tener oídos sordos ni ceguera a cómo se produce  con esa misma acumulación militarizada la depredación del planeta, la crisis climática y el desplazamiento de millones de personas despojadas de bosques, agua, mares, tierra, etc. Hay un Colapso en muchos lugares del mundo y son cada vez más frecuentes los desastres “naturales” ocasionados por la destrucción del medio ambiente biodiverso (ayer la pandemia de Covid-19 y ahora huracanes sorpresivos como el que atacó las costas de Guerrero en octubre, son ejemplos).

Finalmente, los pueblos en Latinoamérica, África y Asia padecemos la macro criminalidad que bajo la cara de cárteles de la droga, Narco Estados y fuerzas paramilitares extorsionan, vigilan a los pueblos En ese crimen hay empresas  de  mercenarios y sicarios que lo mismo trafican con personas migrantes y con mujeres y que realizan los despojos de territorios a favor de las empresas mineras, cobros que van a bancos lava dólares y a transnacionales con sus megaproyectos.

Repetimos la pregunta: ¿Cómo valoramos las acciones populares en defensa de la vida ante el actual sistema capitalista?

La defensa ocasional y demostrativa seguirá, es legítima y necesaria para visibilizar y animar las  resistencias, pero hace falta la defensa consciente, organizada y articulada regional, nacional e internacionalmente. Es tiempo de salvar la vida derrocando al Capitalismo de muerte,

Militarización en México se profundiza de forma inédita en este sexenio

Por Ñaní Pinto /Avispa Midia

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha logrado profundizar el proceso de militarización en México de manera inédita, de modo que la actual concentración de tareas civiles en las fuerzas castrenses no podrá ser desmontada fácilmente.

Este es el análisis realizado por la organización no gubernamental Washington Office on Latin America (WOLA), con datos públicos del gobierno y solicitudes de acceso a información pública. Los resultados fueron presentados en septiembre en el informe Trasnformación Militarizada: Derechos Humanos y Controles democráticos en un contexto de creciente militarización en México.

El gobierno de López Obrador logró aprobar leyes y normativas que garantizan la institucionalización de la militarización. En 2017, el entonces presidente Enrique Peña Nieto logró que se aprobara la Ley de Seguridad Interior, pero fue invalidada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en 2018, por pretender normalizar la utilización de las Fuerzas Armadas en temas civiles.

Por su parte, López Obrador logró una reforma constitucional en marzo de 2019 que les brindó a los militares la facultad de realizar tareas policiales hasta 2024, si es que el presidente lo considera conveniente. En 2020, el mandatario mexicano publicó un Acuerdo Presidencial mediante el cual ordenó la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública. La SCJN validó la procedencia del Acuerdo citando el artículo quinto transitorio de la reforma constitucional de 2019. Ya para el año 2022, se decide que la disposición de las fuerzas armadas en tareas policiales se extiende hasta 2028 mediante otra reforma constitucional. Quien suceda a López Obrador en el poder, podrá hacer uso de las fuerzas armadas en el ámbito civil y administrativo.

Como consecuencia, en mayo del mismo año, se creó la Guardia Nacional (GN) como nueva fuerza de seguridad federal, en sustitución de la extinta Policía Federal entrenada y equipada por los Estados Unidos. Aunque el artículo 21 de la Constitución dispone que la GN sea “una institución policial de carácter civil”, adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), en los hechos es una fuerza cuya formación, estructura de mando, despliegue territorial mediante cuarteles e identidad institucional son fundamentalmente militares.

De acuerdo con la investigación, existen documentos oficiales que revelan que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) asumió la coordinación operativa de la GN a partir de octubre de 2020.

López Obrador logró una reforma a la Ley de la Guardia Nacional en septiembre de 2022 para otorgar el control operativo y administrativo de la GN a la Sedena.

Para abril de 2023, la SCJN invalidó la reforma a la GN por contradecir el texto de la Constitución, al considerar a la GN como una fuerza civil. No obstante, la SCJN otorgó un plazo hasta enero de 2024 para el cumplimiento de su resolución. De cumplirse lo ordenado por la SCJN en ese plazo, presumiblemente la GN seguiría bajo la coordinación de facto de la Sedena.

Militares reconocen “logros” del presidente

El informe menciona el recuento que hace el secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Cresencio Sandoval:

“[En sexenios anteriores] nunca nos dieron lo que siempre, tanto mi general Galván como mi general Cienfuegos, pidieron. En esta administración se dio de una manera fácil porque el señor presidente entendió perfectamente cuál era la necesidad que teníamos para no exponernos y para obviamente tener la facultad legal de actuar. Además, se logró con algo muy sencillo, no con una ley sino con un artículo transitorio que nos da respaldo legal. Con uno, dos o tres renglones, que es lo que abarca este transitorio, se logró lo que en tantos años no pudimos. […]”.

Despliegues

El despliegue de fuerzas militares y militarizadas se mantiene en niveles históricos. El Primer Informe Semestral de la Fuerza Armada Permanente en Tareas de Seguridad Pública, presentado en mayo de 2023, reporta un despliegue de 79 mil 399 “efectivos de la Fuerza Armada Permanente repartidos en el territorio nacional en tareas de seguridad pública”, de los que 59 mil 217 corresponden al Ejército y 20 mil 182 a la Marina.

Si se suma el despliegue de las fuerzas federales en otras tareas, de acuerdo al informe mensual de junio de 2023, en el periodo que va del 30 de mayo al 12 de junio de 2023, estaban desplegados 109 mil 281 integrantes de la GN y 145 mil 995 integrantes de las fuerzas armadas, dando un total de 255 mil 276 elementos adscritos a Sedena.

La militarización de las tareas policiales ocurre a través del nombramiento de mandos militares en las instituciones de seguridad estatales y locales, sostiene el informe. López Obrador ha recomendado a los gobernadores y gobernadoras consultar con la Sedena y la Semar antes de nombrar a las personas titulares de las secretarías de seguridad pública estatales, “para que se tenga personas honestas, íntegras, honestas, repito, incorruptibles”.

En megaproyectos

El gobierno federal también ha asignado una creciente lista de otras tareas civiles a las fuerzas armadas, mediante una serie de acciones y reformas tanto administrativas como legislativas.

Estas tareas incluyen la construcción de megaproyectos o la administración de empresas a cargo de estos: el Tren Maya, el Corredor Interoceánico, aeropuertos, plan para que opere una aerolínea militar. Las instituciones militares también controlan puertos y aduanas.

El estudio alerta que mientras crecen sus facultades y su poder, las fuerzas armadas no cuentan con controles civiles eficaces sobre su actuación. México vive niveles históricos de violencia, y la gran mayoría de delitos quedan impunes.

La biblioteca de San Gregorio Atlapulco sigue en riesgo

El día 27 de octubre de 2023 la Alcaldía Xochimilco comenzó un corredor turístico que incluye la biblioteca del pueblo como uno de los principales centros de cultura y tradición de la demarcación.

¿Por qué esto es problemático?

Porque el gobierno local no está respetando los acuerdos firmados el día 9 de diciembre de 2022 por autoridades de la Ciudad de México, dentro de las cuales se encuentra el actual Jefe de Gobierno Martí Batres, en los que se incluye la entrega del edificio de la biblioteca a la cual ahora llaman “Casita de la Ciencia”.

Estos acuerdos se firmaron a raíz de la represión que sufrieron pobladores el día 2 de diciembre de 2022 por un millar de granaderos que encapsularon y agredieron a los manifestantes ese día, dentro de los cuales una mayoría eran mujeres adultas mayores.

La alcaldía promueve este espacio como si fuera suyo y de forma oculta cuando por acuerdo debe de ser entregado a Atlapulco, mismo que no ha sido resuelto y la administración del alcalde José Carlos Acosta ha utilizado como salón de eventos privados y por años la población en general no ha podido acceder a la instalación que históricamente ha sido manejada por Atlapulquenses.

Exigimos la entrega de la biblioteca a la Asamblea General Permanente de Atlapulco.

Así mismo, condenamos el hecho de que la Alcaldía Xochimilco y los operadores políticos morenistas quieran pasar sobre la defensa de espacios como la biblioteca, la lucha por el territorio y el derecho colectivo a la libre determinación.

¡Aquí estuvimos aquí estamos y aquí estaremos!

Asamblea General Permanente del pueblo de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco

www.elzenzontle.org

[email protected]

[email protected]

Temas

Más noticias

Presentarán El agua en nuestras manos, libro para repensar y atender la crisis hídrica actual

El agua en nuestras manos, de Pedro Moctezuma Barragán, es un libro que muestra las diversas experiencias vividas y compartidas en el territorio nacional...

No habrá repetición de balaceras ni robo de urnas en Puebla, como sucedió en 2018, afirma Segob

En Puebla hay condiciones para no repetir el escenario que se presentó durante el proceso de 2018, con el registro de robo y quema...

Últimas

Últimas

Relacionadas

En casi 20 años, la producción de miel en Puebla ha caído 24.2%: Inegi

En un laspo cercano a dos décadas, la producción de miel ha caído 24.2 por ciento en el estado de Puebla, pasando de una...

Pobladores de Zapotitlán retienen, desarman y entregan a la GN a policías municipales por altercado con jóvenes

Zapotitlán Salinas.-  Agentes de la Policía Municipal fueron retenidos, desarmados y puestos a disposición de la Guardia Nacional señalados de abuso de autoridad y...

Eduardo Rivera solo destinó 8 mdp al año para erradicar la violencia contra las mujeres en Puebla; es una refliejo de su misoginia: Morena

Durante el 2023, el gobierno panista de Eduardo Rivera Pérez destinó 9.7 pesos anuales en apoyo a cada una de las 800 mil mujeres...

Más noticias

Presentarán El agua en nuestras manos, libro para repensar y atender la crisis hídrica actual

El agua en nuestras manos, de Pedro Moctezuma Barragán, es un libro que muestra las diversas experiencias vividas y compartidas en el territorio nacional...

No habrá repetición de balaceras ni robo de urnas en Puebla, como sucedió en 2018, afirma Segob

En Puebla hay condiciones para no repetir el escenario que se presentó durante el proceso de 2018, con el registro de robo y quema...

Detienen policías camioneta en la que viajaba Fernando Morales, el candidato acusa persecución del ayuntamiento de Puebla

Fernando Morales Martínez, candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a la gubernatura de Puebla, acuso persecución del ayuntamiento de Puebla, por -presuntas- órdenes de su...